Boletín

El nuevo reto de Abdón Prats

El delantero mallorquín, en la recta final de recuperación de la lesión del partido del ascenso, tendrá mucha competencia

Abdón

Jordi Jiménez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:04

Nunca ha sido fácil para los de la casa, y para Abdón Prats menos, el más claro ejemplo de un jugador que ha tenido que buscar y aprovechar sus oportunidades. Ahora se recupera de una lesión de ligamento lateral de la rodilla que se produjo en el partido del ascenso ante el Deportivo el pasado 23 de Junio. Apura su puesta a punto pero se encontrará una línea de ataque con mucha competencia.

La línea en la que más jugadores han llegado es el ataque, además de la continuidad de Budimir llegaron Alegría, Cucho Hernández(aún de baja), Chavarría y Trajkovski. Es cierto que estos dos últimos están siendo utilizados por Moreno en medio campo más en la banda, pero no dejan de ser segundas puntas. Si hablamos del puesto de 9 clásico, son tres jugadores, Budimir, Alegría y el propio Abdón, y normalmente Moreno emplea un 4-1-4-1 o 4-3-3. Puede pasar a un 4-2-3-1 por lo que las opciones para el nueve se reducen a una.


Abdón siempre ha tenido que ganarse el puesto y los prejuicios sobre sus posibilidades son los que afectan a cualquier canterano en cualquier equipo del mundo. Tuvo que marcharse a otros equipos para no detener su carrera porque en el Mallorca no tenía sitio, y seguir progresando. Cuando se había olvidado del Mallorca llegó la llamada del Club tras el descenso a Segunda B, provocada por la gran segunda vuelta del de Artà en el Racing. 

Abdón no se lo pensó, era la oportunidad de hacerse valer en el equipo de su tierra y ayudar al Mallorca a volver al lugar que le correspondía. Su temporada en Segunda B a base de trabajo, pelea, compromiso y goles (12) obtuvo la recompensa del ascenso y especialmente la gratitud y cariño de la afición mallorquinista. 

La pasada temporada para Abdón tampoco fue fácil, podía desaparecer del equipo durante semanas sin entrar en la convocatoria. Con Vicente Moreno el que se duerme ni la huele. Abdón agachó la cabeza y se puso a trabajar como un poseso. Su recompensa estuvo ahí, volvió a contar y volvió a ser protagonista. Su cénit fue el partido del ascenso en el que marcó un auténtico golazo que aupaba a su Mallorca de vuelta a primera división. El sueño de todo canterano hecho realidad.

Salvando las diferencias técnicas entre jugadores, Abdón es una especie de "Toquero lendakari" de San Mamés. Ese jugador de la casa que simboliza el espíritu de combate e implicación por su club. Abdón ha podido cometer errores pero ha demostrado ser capaz de seguir aprendiendo y corregirse para dar lo mejor de sí mismo en el terreno de juego. 

Ahora cuando ya parece estar en disposición de volver, tendrá que ganarse la oportunidad de volver a jugar con su equipo. La gente le adora y muchos ya esperan ese momento para poder cantarle de nuevo. 

Lo más