Javier de Juan: "Los tutelados tienen derechos, no podemos ponerles un guardaespaldas"

El presidente del IMAS recuerda que los menores que residen en los centros de protección no son delincuentes y que no se les puede privar la libertad

Audio

Mallorca

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:54

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), la Policí Nacional y la Guardia Civil se han reunido este miércoles para tratar el caso de las menores tuteladas por el Consell de Mallorca que son explotadas sexualmente. Pero, además, también la consellera de asuntos sociales, Fina Santiago, ha confirmado que en los últimos años se ha despedido a cinco educadores del Govern por abusos a menores en los centros que gestiona el ejecutivo, que son es Pinaret, es Fusteret y es Mussol.

Fina Santiago ha explicado que en ninguno de los casos hubo "relaciones sexuales entre el trabajador y el joven" y ha concretado que "uno de los despidos tuvo lugar en 2016, dos en 2018 y otros dos en 2019". Santiago defiende la actuación "contundente" llevada a cabo por su departamento abriendo expedientes sancionadores y despidos.

Tras la reunión, el IMAS ha asegurado que no va a tomar más medidas, porque aseguran que se están siguiendo los protocolos y que funcionan, aunque los casos no dejan de incrementarse año tras año. La jefa de la Unidad de Coordinación de Violencia sobre la Mujer de la Delegación del Gobierno en Baleares, Julia Vázquez, ha negado además, que exista un red de explotación de menores, se trata de casos aislados, dice. Lo que ocurre es que ahora se están destinando más recursos y aparecen más casos, pero no tienen relación, asegura. 

Una de las educadoras de estos centros nos ha contado son las propias niñas del piso que, sobornadas por los proxenetas, captan a otras jóvenes del centro. Nos ha explicado que entre semana los menores están en casa antes de las nueve de la noche. Los fines de semana, se les deja hasta las once aproximadamente. Por su parte, el presidente del IMAS, Javier de Juan, dice que estos menores no son delincuentes, por lo que no se les puede privar de su libertad y actuar como guardaespaldas.Y como no se les puede privar de su libertad, aunque muchos hayan sido víctimas de delitos sexuales, De Juan asume que en muchas ocasiones desconocen dónde pasan su tiempo los menores tutelados. Los educadores destacan que esto es solo la punta del iceberg, ya que en realidad, hay muchos más casos que se desconocen. El foco, dice De Juan, debería ponerse en los consumidores de prostitución.

Lo más