LA SEU

La Fiesta de la Luz: 11 del 11

El domingo la Catedral de Mallorca abrirá sus puertas un año más

La Fiesta de la Luz: 11 del 11

Redacción

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:41

El día 11 de noviembre, después de la salida del sol, hacia las 8:30h, se produce en la Catedral un efecto lumínico excepcional, consistente en la proyección cromática del monumental rosetón que preside el altar mayor sobre la fachada principal. La luz del sol naciente atraviesa el rosetón mayor y se proyecta en la pared opuesta, justo debajo del rosetón de la fachada principal, de forma que, durante un corto periodo de tiempo, se pueden contemplar dos rosetones tangenciales –unidos por un punto-, uno de vidrio y otro de luz.

La conjunción circunstancial de una serie de hechos no planificados, dan como resultado este fenómeno singular. Las causas históricas que lo hacen posible son las siguientes:

1. La orientación de la Catedral, 120º SE aproximadamente, que coincide con la salida del sol durante el solsticio de invierno.

2. La construcción del templo que definió su planta basilical incorporando los ámbitos de la mezquita preexistente, así como los espacios del entorno urbanístico. La fábrica se inició a partir del siglo XIII y concluyó en la década de 1630.

3. Las dimensiones de la nave central que vienen determinadas por la ocupación del espacio anterior de la mezquita. Estas medidas se asocian a la ubicación del rosetón mayor, a su diámetro interior de 11,38 metros y a la alineación longitudinal de la nave central.

4. La construcción de la fachada principal que se hizo en tres fases cronológicas (siglos XVI-XVII y XIX) y presenta dos frontis diferentes, interior y exterior. Este es un factor decisivo en la ubicación actual de su rosetón visto desde el muro interior.

5. La finalización del programa de instalación de vitrales en todos los ventanales y rosetones disponibles de la Catedral que empezó a finales del siglo XIX. La última fase de los vitrales es coincidente con la adecuación postconciliar según prescripciones litúrgicas del Concilio Vaticano II. Las condiciones de la luz natural en el interior del templo se mantienen estables desde el año 2010, cuando finalizó la restauración integral del rosetón mayor.

Con la denominación de la Fiesta de la Luz, la Catedral de Mallorca quiere revitalizar la denominación histórica procedente del siglo VI en Occidente, de tradición devocional mariana y asociada a la celebración de Candelaria el día 2 de febrero, fecha coincidente con la repetición del mismo efecto lumínico que se produce el día 11 de noviembre. Desde la década de 1970, la Catedral de Mallorca identificó esta doble circunstancia de luz proyectada desde el rosetón mayor y lo ha venido divulgando progresivamente.

El fenómeno de la proyección lumínica del rosetón mayor constituye un itinerario que cada año se reproduce icónicamente, relacionado con el solsticio de invierno y el preludio de la primavera. En fechas muy precisas, 11 de noviembre y 2 de febrero, el hecho es idéntico. Igualmente, los solsticios de invierno y de verano aportan nuevas expresiones de luz, vistas desde el exterior de la Catedral, en fechas próximas a Navidad, o, vistas desde el interior del templo, en el solsticio de verano el 21 de junio, donde el fenómeno de proyección se invierte, desde la fachada principal o de poniente hacia el rosetón mayor.

Durante todo el año, en el interior de la Catedral se pueden contemplar otros episodios de luz siguiendo la rotación solar y su difusión policroma proyectada sobre la estructura arquitectónica y los elementos muebles del patrimonio catedralicio. La arquitectura de la Catedral, de factura gótica y trazas constructivas según la tradición del arte de la cantería de Mallorca, ha creado un monumento único en Europa que facilita la excepcional lectura de su luz.

Lo más