Piden ayuda para mantener abierta la ruta premiada por la Fundación Juana de Vega

Pasa por los municipios de Becerreá, Navia de Suarna y Cervantes

Piden ayuda para mantener abierta la ruta premiada por la Fundación Juana de Vega

Ramudo

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:33

La directiva de la Asociación Castaño y Nogal ha solicitado hoy la implicación de todas las administraciones para mantener abierta y transitable la ruta Quintá-Donsel que este colectivo ha creado, después de diez años de trabajo, y que acaba de ser reconocida en los premios Paisaje 2019 por la Fundación Juana de Vega.

Esta ruta, de 18,2 kilómetros de longitud ha sido creada por esta organización privada y sin ánimo de lucro gracias a la organización de 10 campos de trabajo con voluntarios, pero sus promotores recuerdan que, sin el necesario mantenimiento para que sea permanentemente transitable, “en seis meses volvería a cerrarse”.

Uno de los portavoces de la asociación Antonio Álvarez, recordó que “los paisajes no pueden estar abandonados a la buena de Dios”, porque “aunque la provincia de Lugo” y en concreto esta zona de Os Ancares tenga “paisajes maravillosos”, en realidad “no existen si no son transitables”.

En los últimos años, precisó, 5.300 personas han recorrido esta ruta, que pasa por tres municipios de A Montaña de Lugo, “el 80% por Becerreá, el 18% por Navia de Suarna y, en su tramo final, un 2% por el de Cervantes”.

Antonio Álvarez aclaró que se trata de una ruta con “cinco o seis tramos” a los que los visitantes pueden acceder desde “pistas o núcleos rurales” y cuyo recorrido completo, “si la gente no se para demasiado a hacer fotos, puede completarse en 5 o 6 horas”.

Desde su punto de vista, es fundamental que ahora las administraciones se impliquen para que una parte de ese “oro negro” que tiene la montaña de Lugo, que es “su paisaje”, se pueda mantener vivo y representar una alternativa a la agricultura tradicional a través del turismo etnográfico y de naturaleza.

Lo más