LABORAL

Los trabajadores de Noa Madera Creatia acusan al Grupo Malasa de “desmantelar y precarizar” sus condiciones

El comité de empresa de la planta de Fene llevó sus protestas al municipio coruñés de Cambre, en donde se inició Comercial Malasa

Concentración en Cambre a las puertas de un centro de trabajo del Grupo Malasa - FOTO: Cedida

Concentración en Cambre a las puertas de un centro de trabajo del Grupo Malasa - FOTO: Cedida

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:21

Representantes del comité de empresa de la firma Noa Madera Creativa, situada en el polígono industrial de Vilar do Colo, en Fene, han denunciado la decisiones que está realizando el nuevo propietario de esta empresa, el Grupo Malasa, para “desmantelar este centro de trabajo y precarizar las condiciones laborales de sus operarios”.

Dichas manifestaciones las ha realizado sobre las 9.00 horas de este miércoles, 4 de diciembre, en la concentración que han secundado en el municipio de Cambre, ante las instalaciones en donde comenzó su actividad este grupo, que ahora cuenta también con un centro productivo en el polígono de Cerceda, y en la que se han dado cita delegados de CIG, CCOO y USTG.

Así, han asegurado que desde el año 2018, cuando el Grupo Malasa adquirió la empresa Noa Madera Creativa, dedicada sobre todo al montaje de tiendas para clientes como el grupo Inditex o la marca de ropa deportiva Adidas, se han venido producción “despidos individuales y la no renovación de contratos eventuales, para sustituirlos por personal contratado a través de Empresas de trabajo temporal (Ett) en peores condiciones”.

INTENTO DE ERE

Según han asegurado los representantes de los trabajadores, esta actitud “la inició el Grupo Malasa después de pretender aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo para cerca de 100 empleados tan sólo un mes después de adquirir la empresa, y que no fructificó gracias a la movilización y a la imposibilidad de justificar dicha medida”.

También han denunciado que en los últimos días muchos trabajadores de las instalaciones situadas en la comarca de Ferrolterra están recibiendo cartas en las que se les informa que “debido a la mala situación económica por la que está pasando la empresa, sus condiciones van a ser modificadas, mientras otros están siendo trasladadas a las instalaciones que el Grupo Malasa tiene en Cerceda”, motivo por el que los delegados se han concentrado ante la sede de la compañía para mostrar su rechazo a su proceder y forma de actuar.

Lo más