Boletín

TRAS AÑOS DE ESPERA

Tecnicos de Cultura acuden por fin a la Catedral para revisar las restauraciones pendientes de aprobación

La polémica generada con el mal estado de las vigas de la fachada renacentista, apuntaladas desde hace años, parece haber surtido efecto en la Consellería.

Vigas de la Catedral

Luis M. Agudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:34

Desde primera hora de esta mañana, técnicos de la Consellería de Cultura se encuentran en la Catedral de Valencia analizando los distintos proyectos de restauración pendientes de autorización por este departamento.

La visita se produce tras advertir la Catedral del riesgo de “colapso parcial” en su fachada renacentista de su Lonja de los Canónigos, del siglo XVI, por el mal estado de las vigas, cuya restauración viene solicitando efectuar desde hace cuatro años sin que la Dirección general de Patrimonio de la Consellería le haya autorizado hasta el momento.

“Todas las vigas radiales que sostienen la techumbre de madera de la Lonja de los Canónigos, según el estudio que se hizo con georadar, se encuentran gravemente afectadas por diversas patologías, principalmente termitas o por el propio pudrimiento derivado de las filtraciones de agua desde las cubiertas lo que obliga a mantener apuntalada la estructura desde hace ya tres años”, según el arquitecto de la Catedral, Salvador Vila.

“Se trata de vigas de mucha envergadura, de 45 centímetros de ancho y se encuentran en muy mal estado”, ha precisado Vila, que insiste en que su desplome podría afectar al equilibrio de la fachada renacentista que es muy ligera al contar con gran cantidad de arcos. 

La Lonja de los Canónigos, conocida como la “Obra Nova” fue diseñada en 1566 en estilo renacentista por Gaspar Gregori. Se trata de una tribuna mirador de tres alturas con arcadas abiertas al exterior destinadas a la contemplación de procesiones. Consta de tres galerías superpuestas formadas por vanos con arcos de medio punto y carpanel. 

La Catedral de Valencia presentó en el año 2014 ante la Dirección General de Patrimonio, de la Conselleria de Cultura, el proyecto de restauración de la Lonja de los Canónigos y envió, posteriormente, dos informes sobre el contenido del proyecto, que eran favorables, solicitados por la propia Conselleria. 

El proyecto presentado “tiene carácter de urgencia porque así está especificado” y “hemos hablado con la Conselleria cerca de una decena de veces, sobre este proyecto y otros relacionados con la Catedral”, ha confirmado Salvador Vila.

Además, tras presentar el proyecto “la Conselleria nos pidió un informe sobre este proyecto, y sobre otros, que nosotros presentamos y que elaboró la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de Valencia. También solicitaron otro informe de arqueología, y se presentó, realizado por el Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Valencia”.

Por parte de la Conselleria de Cultura “no nos ha respondido nada ni sobre el proyecto ni sobre estos dos informes, ambos favorables”, ha precisado el arquitecto.

Igualmente, el proyecto “también incluye un estudio de la Universitat Politècnica de València que analizó con un sistema de georadar, una a una, todas las vigas de madera del techo de la Lonja de los Canónigos, que son del siglo XVI, y que han sufrido daños en el siglo XX por un ataque de termitas, que se detuvo, y por las filtraciones de agua de lluvia a través de la cubierta, lo que ha mermado su capacidad portante”.

Tal como explica el proyecto, “muchas de estas vigas se podrían reforzar con fibra de vidrio, aumentando sus masas, y otras se tendrían que sustituir, y además el proyecto propone desmontar y restaurar el forjado del siglo XVI tan valioso”.

Lo más