Exigen presencia policial en el Metro de Barcelona.

Nerviosismo en los trabajadores por el aumento de la violencia.

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 17:03

De violencia verbal a la física,atreviéndose incluso a atacar a una mujer embarazada a la cual  rociaron con un spray en la cara.La creciente y alarmante agresividad de los grafiteros desmostrada este fin de semana cuando detuvieron un convoy que circulaba por la L-4 a su paso por la estación de Maragall,ha provocado la indignación de sindicatos y usuarios.

En la madrugada del sábado,un grupo de 35 grafiteros activó la palanca de emergencia de los vagones y durante 11 minutos pintaron  los 2 lados del tren y atacaron a 3 pasajeros que les recriminaban desde los vagones su acción.No se detuvieron ante el hecho que una mujer estaba en estado y su ataque se saldó con 3 heridos leves.

Lo vivído en la estación Maragall no es nuevo,pero sí que ha sorprendido  la  agresividad" cada vez hay más violencia,los trabajadores van con miedo al turno de noche de fin de semana, y si no hay más protección algún día pasará algo gordo en el metro de Barcelona" advierte en Cadena Cope, Jordi Gómez (UGT). Desde CSIF, Eugenio Zambrano considera" esta justificada la presencia policial en el subsuelo, necesitamos a la Guardia Urbana y a los Mossos d'escuadra en el Metro,porque los Vigilantes y los trabajadores no pueden ante los vándalos que no los respetan".

Transportes Metropolitanos de Barcelona(TMB) presentará denuncia por las agresiones de este fin de semana y piden acciones coordinadas entre las fuerzas de seguridad y la judicatura para evitar y sancionar  las acciones de los vándalos.

El año pasado, Renfe gastó sólo en Barcelona 4,5 millones de euros para eliminar 2.700 pintadas en sus trenes y para este año las previsiones apuntan a un incremento de 20% en esta partida presupostaria.

Los usuarios censuran los hechos del Metro y exigen una mayor seguridad , especialmente los fines de semana.

Lo más