COPE

CURIOSIDADES

¿De dónde surge llamar ‘lustro’ a los periodos de cinco años?

El hecho de decir ‘lustro’ para referirnos a un quinquenio proviene de tiempos de la Antigua Roma donde se realizaba una ceremonia conocida como ‘lustratio'.

Audio

La Linterna CatalunyaBarcelona

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:25

Alfred López és divulgador científic y autor de la saga de libros de curiosidades "ya está el listo que todo lo sabe". Cada lunes nos explica, en La Linterna Catalunya, unas cuantas curiosidades.

El histórico y religioso origen de la expresión ‘ser un rollo macabeo’

Cuando alguien da unas largas explicaciones y éstas parece que no se acaban nunca, una de las expresiones que se utiliza para describir lo que está haciendo es decir que ‘está soltando un rollo macabeo’.

Pero… ¿quiénes fueron los macabeos? Estos eran un movimiento judío de liberación que en el siglo II a.C. luchó contra los sirios con el fin de no ser helenizados.

La historia de cómo sucedió está recogida en la Biblia, pero originalmente se escribió en unos rollos de papiro. El relato de lo acontecido es tan pormenorizado y su narración tan detallada que su lectura se hacía tediosa e inacabable, motivo por el que comenzó a utilizarse la expresión rollo macabeo (y sus variantes: enrollarse, soltar un rollo…) como sinónimo de algo largo y pesado.

¿De dónde surge llamar ‘lustro’ a los periodos de cinco años?

Sabemos que una década la compone diez años porque el propio término ya nos está dando una pista sobre la misma (proviniendo de decenio, diez). Lo mismo ocurre con el vocablo ‘trienio’ y su significado de ‘periodo de tres años’.

Pero sin embargo es muy habitual encontrar que para referirse al periodo de cinco años es más frecuente utilizar el término ‘lustro’ (que aparentemente nada tiene que ver con el número cinco) en lugar de hacerlo con el de ‘quinquenio’ (el cual da muchas más pistas sobre su significado).

El hecho de decir ‘lustro’ para referirnos a un quinquenio proviene de tiempos de la Antigua Roma (a partir del siglo VI a.C.) donde se realizaba una ceremonia conocida como ‘lustratio’ y que tenía lugar cada cinco años.

El lustratio consistía en un acto de purificación de los habitantes del Imperio (etimológicamente lustratio significa purificar) mediante un rito por el cual se lanzaba agua sobre la cabeza de cada romano con la ayuda de una rama de laurel (incluso con la de un olivo).

Dicha ceremonia, a la que era obligatorio asistir a todos los habitantes de Roma, también servía para realizar el censo de ciudadanos y, de ese modo, saber oficialmente el número de habitantes, nacimientos y defunciones que se habían dado en el transcurso de los últimos cinco años.

A lo largo de varios siglos se mantuvo la tradición del lustratio, quedando asociado el periodo que transcurría entre una ceremonia y otra (cinco años) con el término ‘lustrum’ (lustro).

¿Cuál es el origen del término ‘mendigo’?

El término mendigo, es utilizado para referirse a aquellos pobres que piden limosna procede de la palabra en latín mendīcus que era el modo como se denominaba en la Antigua Roma a aquellas personas que tenían algún defecto físico.

Aquellos que habían tenido la desgracia de sufrir un accidente o tenían algún ‘medum‘ [defecto en latín] no solían encontrar empleo o estaban impedidos para desempeñar algún trabajo (teniendo en cuenta que en aquella época la práctica totalidad de los empleos requerían algún esfuerzo físico), por lo que, ante la falta de una faena remunerada, la mayoría de los ‘mendīcus’ acababan pidiendo limosna para poder subsistir.

Con el tiempo acabó generalizándose el término mendigo para referirse a todos aquellos que habitualmente piden caridad, tengan algún defecto o no.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo