Los forenses certifican que Sara murió por un fuerte golpe en la cabeza y sufrió agresión sexual

Los informes de las dos psicólogas que entrevistaron a los acusados destacan la personalidad dominante de él y la dependencia emocional de ella

Comparecencia de los forenses que practicaron la autopsia a la niña Sara

GRAF620. VALLADOLID, 14/05/2019.- Los forenses que practicaron la autopsia a la niña Sara, de 4 años, comparecen como peritos en el juicio que se sigue por el crimen, violación y maltrato cometidos contra la pequeña, unos hechos por los que la Fiscalía pide prisión permanente revisable para la madre de la menor, Davinia M.G., y su compañero sentimental, Roberto H.H. En la imagen el presidente de la sala, Feliciano Trebolle, escucha la declaración de una de las forenses. EFE/R. GARCÍA ***POOL***R. GARCÍA

Laura Ríos

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:48

La décima sesión del juicio por el crimen de la pequeña Sara ha revelado el calvario por el que pasó la niña de tan solo cuatro años de edad en agosto de 2017. Los informes forenses se han convertido en un duro recordatorio de las últimas horas que Sara pasó en su casa, cuando Roberto, acusado y pareja sentimental de su madre, cuidaba de ella en ausencia de la progenitora, Davinia.

Las declaraciones de los médicos forenses han desvelado que Sara fue víctima de múltiples golpes, de ahí las numerosas lesiones que presentaba por todo su cuerpo. La causa de la muerte fue un traumatismo craneoencefálico, un fuerte golpe que la pequeña recibió, según Fiscalía, contra el suelo o la pared de la vivienda. Del estremecedor relato de los forenses se desprende, además, que Sara fue víctima de agresión sexual en las horas previas a su fallecimiento.

La sesión de hoy ha servido también para conocer los informes psicológicos de los dos acusados y que revelan datos inquietantes sobre la personalidad de los dos acusados. De Roberto, las psicólogas constatan que es una persona con aires de grandiosidad, narcisista y que no admite sus defectos ni errores. "Desconfiaba de la gente" y "no ocultaba una personalidad dominante en sus relaciones con otras personas", han relatado. Aunque no responde a un perfil psicópata, según las mismas psicólogas, sí es cierto que tenía rasgos de impulsividad y era fácilmente irritable debido a su falta de control de la frustración.

Sobre Davinia, madre de Sara, el informe psicológico ha demostrado que era una persona que confiaba por su dependencia emocional hacia terceros. Recibía tratamiento para controlar su ansiedad y tiene una autoestima baja, con muy poca confiaza en si misma.

Para ambos acusados, la Fiscalía mantiene la petición de Prisión Permanente Revisable.

Lo más