COPE

SOCIO-RELIGIÓN

Carta semanal de Monseñor Jesús Fernández- "Un descanso como Dios manda"

Escucha y lee aquí la carta de esta semana del obispo de Astorga

Audio

Ponferrada

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17 jun 2021

Carta semanal de Monseñor Jesús Fernández, obispo de Astorga: "Un descanso como Dios manda"

“UN DESCANSO COMO DIOS MANDA”

Por fin, llega el verano. Muchos lo vienen esperando con verdaderas ansias después de un tiempo de ajetreo y agobio. A las preocupaciones laborales y económicas habituales se han añadido en los últimos tiempos las causadas por la pandemia, las tareas de prevención de contagios del Covid-19, la inestabilidad laboral y empresarial, los cambios de formato en las tareas escolares… A lo largo del mes de junio, los estudiantes van dejando los libros en las estanterías. Muchos trabajadores encuentran también su tiempo de asueto. Los jubilados y parados, siempre que pueden, cambian de domicilio intentando “desconectar”. Se impone el descanso.

Ciertamente, el descanso es una necesidad humana. Lo explica muy bien la parábola que narra que una persona, al ver que un arquero llevaba el arco un poco flojo, le preguntó por qué no le daba más tensión para poder lanzar con más fuerza y abatir la caza. Él contestó que el arco no puede estar siempre a la máxima tensión, pues se rompe; de vez en cuando hay que aflojarlo para que se recupere. Así es la persona, también necesita descansar.

Trabajo y descanso no realidades absolutas. De hecho, el trabajo nunca llega a satisfacer del todo al ser humano. Ni siquiera aquel que está ocupado en labores vocacionales está plenamente feliz haciendo lo que hace. Tampoco el descanso constituye un absoluto. De hecho, también éste puede ser alienante y dejar una sensación de vacío cuando se reduce a mera distracción, objetivo por el que pugna la industria cultural.

Hay un descanso falso y otro verdadero. Hoy se busca compulsivamente convertir el tiempo libre en un momento de evasión, lo que constituye un falso descanso. Nunca el hombre ha descansado tanto como hoy y, sin embargo, nunca ha experimentado el vacío de forma tan intensa. ¿Cómo ha de ser el verdadero descanso? Las palabras del libro del Génesis referidas a este tema ofrecen una motivación: <<Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien>> (Gen 1, 31). El día de descanso, según el mensaje cristiano, es el día de la contemplación y de la bendición. El descanso es el momento de la contemplación, de la alabanza, no de la evasión. Como dice el Papa Francisco: “Al descanso como fuga de la realidad, el Decálogo opone el descanso como bendición de la realidad”.

El filósofo F. Nietzsche reconocía que, entre las correcciones que necesitamos hacer en el carácter de la humanidad está el fortalecer en gran medida el elemento contemplativo. Hemos de contemplar la realidad en su belleza y valor, como una aliada, no como un obstáculo o un objeto a explotar. Dejando atrás las prisas y la manipulación de las cosas, ¡cuánto bien nos hará pararnos para contemplar la belleza del amanecer, de la montaña, del mar, de un árbol, de una mariposa…! Prueba a saborear una manzana cogida del árbol, a disfrutar del canto de un ruiseñor, de la conversación entretenida con una persona con la que te cruzas en el paseo o en su propio domicilio.

Y, desde la fe, ¡bendice al creador! Las vacaciones son también tiempo propicio para la alabanza. Y pensando en el domingo: recuerda que su centro lo ocupa la Eucaristía, que es acción de gracias. El domingo no es el día para cancelar los otros, sino para recordarlos y bendecirlos, para “hacer las paces con la vida”.

Recibid mi bendición.




  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar