COPE

Casi 4.000 trabajadores vinculados a la industria de automoción cántabra están afectados por un ERTE

UGT-FICA advierte que el sector automovilístico español "ya está llegando tarde a la transformación al coche eléctrico y de hidrógeno"

ctv-f99-nissan

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:37

Casi 4.000 trabajadores vinculados con la industria de la automoción de Cantabria están afectados por un proceso de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ya aplicado o en negociación o por alguna medida de flexibilidad de empleo, como en SEG Automotive o Nissan.

Así lo han trasladado responsables de UGT en una jornada técnica sobre la crisis industrial que está generando el desabastecimiento de dispositivos semiconductores o chips.

Algo más de los 3.000 trabajadores mencionados son de las principales industrias de componentes de automoción o auxiliares, 800 de los concesionarios de automóviles y cerca de un centenar de otras empresas relacionadas con el sector.

Según precisó el secretario general de UGT-FICA en Cantabria, Luis Díez, "por ahora las empresas en Cantabria han respondido al desabastecimiento de chips y su impacto en la producción y los pedidos con ERTE o con alguna medida de flexibilización; el problema es que esto se alargue en el tiempo y se comiencen a ver medidas más drásticas".

La jornada técnica organizada por UGT-FICA, en la que participó Jordi Carmona, responsable nacional del sector automovilístico del sindicato y una veintena de delegados y miembros de comités de empresa del sector de automoción, analizó la situación actual de una industria que aporta un 20% del PIB y más de 10.000 empleos directos e indirectos en Cantabria.

Carmona destacó que "el problema de los dispositivos semiconductores no deja de ser coyuntural y no nos tiene que hacer olvidar que esta industria está inmersa en una transformación estructural hacia el vehículo eléctrico y de hidrógeno en la que España ya llega tarde, aunque estamos a tiempo".
De todos modos, el responsable nacional del sector automovilístico de la Federación de Industria de UGT aclaró que "si algo ha puesto en evidencia el problema con los chip son las consecuencias de externalizar tareas y trabajos en la cadena de valor del sector, aunque si se aplicará una política realista y fuerte se podría solucionar para no depender tanto de la producción de determinados países".

Más de 200.000 empleos perdidos

Jordi Carmona precisó que "por ahora hay una parte significativa del sector del automóvil que está afrontando la situación actual con ERTE u otras medidas de flexibilización pero hay otra parte en el que ya se han perdido más de 200.000 empleos, aunque el Gobierno maneje otras cifras porque no incluye a los trabajadores eventuales".

El sindicalista subrayó que "al margen de los efectos coyunturales de la escasez de dispositivos semiconductores tras la pandemia de la Covid-19, la industria del automóvil tiene que afrontar más problemas como el encarecimiento de los precios de la electricidad o del transporte, a lo que hay que sumar el reto de una transformación estructural en la que ya están trabajando en Francia o en Alemania".

"En España, estamos preparados para esta transformación del sector y lo hemos demostrado porque no en vano somos el segundo productor de automóviles de Europa y el octavo del mundo, aunque insisto en que otros países ya están en ello y aquí no podemos caer en la desidia porque seamos uno de los principales fabricantes mundiales" agregó. .

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar