COPE

INMIGRACIÓN

Un inmigrante acogido en Las Raíces: "Mi familia vendió las vacas para que viaje de Tenerife a la Península"

Un joven de Marruecos denuncia que las autoridades le impiden reunirse con su pareja en Sevilla

Campamento Las Raíces

Thalía BelloTenerife

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:47

El drama humano del campamento de acogida de Las Raíces, en La Laguna, se agudiza cada día más. Entre protesta y protesta, algunos migrantes han podido expresar el trato que reciben a diario en este espacio

“Pensábamos que España era un país del primer mundo, como dicen. Nos arriesgamos yo y mi mujer. Tuve que dejar a mi hijo de tres años con mi padre, por si acaso se muriera o algo. Llegamos a Gran Canaria. Me separaron de mi mujer y se la llevaron a Sevilla. A mí me dejaron aquí. Estuve en Las Palmas de Gran Canaria tres meses y luego me trajeron a Tenerife”, ha relatado un varón de origen marroquí con la ayuda de un traductor.

El hombre ha explicado que, durante su estancia en Gran Canaria, pudo tramitar su pasaporte en el Consulado de Marruecos. “Me costó un montón de dinero. Intenté irme dos veces por el aeropuerto de Tenerife Norte y me dijeron que no”, ha manifestado.

“A mí lo que me da rabia es que, cuando fui a la agencia de viajes, me vendieron el billete, pero no me comentaron que la Policía Nacional no te deja salir. Compré los pasajes con el dinero de mi familia. Mi madre tuvo que vender no sé cuántas vacas y me mandó el dinero. Ahora nos tienen aquí encerrados... No sé qué tiene pensado esa gente hacer con nosotros. Los agentes me cogieron en la puerta, con el billete en la mano, y me dijeron que no podía viajar. Por ello, me subieron al campamento otra vez, dos veces”, ha afirmado.

Confundido, el hombre confiesa que tampoco sabe por qué no le dejan viajar, no le dan ningún motivo. Según él, perdió “el billete y el dinero, porque ni siquiera te lo devuelven. Les interesa que estemos aquí y así ellos también ganan dinero”.

Ante la incertidumbre de si se podrá volver a reencontrar con su mujer o no, el traductor ha aclarado que “aún no le han dicho nada”, pero que “ella está bien. Se llevaron a su mujer y a otras dos chicas más a un piso. Pero él no, él está aquí”.

El migrante ha asegurado que dentro del recinto no peciben “ningún tipo de racismo”, pero sí que “el único maltrato” que han recibido es que “la comida no está bien, el frío, nos dan media manta que no llega ni a la mitad del cuerpo, no hay agua caliente para bañarse... Hoy mismo, el baño está cerrado y me dijeron que se abre a partir de las cinco de la tarde”.

Asimismo, el varón ha explicado que ha sobrevivido en el campamento gracias a que “tenía un dinero ahorrado y me salvé gracias a eso durante unos meses. Pero ahora me quedé sin nada. Aquí estamos pasando hambre día a día y tenemos que hacer compra a diario, aunque sean de cinco o diez euros. ¿Ahora qué hacemos? Nos tienen aquí metidos sin ningún objetivo”.

También ha asegurado que se cayó jugando a un partido con otros internos y que cree que tiene un dedo partido. “Ni siquiera me llevaron al hospital ni nada. Lo único que me dieron fueron unos calmantes”, ha denunciado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar
Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE