COPE

El Covid-19 afectó a 157 residencias de mayores en Asturias. En 33 de ellas provocó 173 muertes

El 40% de todos los fallecimientos ocasionados por el coronavirus en Asturias, durante la segunda ola de la pandemia, se han generado en residencias de mayores

Foto Residencia El Lauredal (Europa Press)

Entre el mes de marzo y el mes de noviembre se han registrado 2.470 contagios por Covid-19 en las residencias asturianasEuropa Press

EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:49

Un total de 157 de las 270 centros de mayores que hay en Asturias han registrado al menos un caso de coronavirus durante esta segunda ola de la pandemia y en 33 de ellas se contabilizaron 173 fallecimientos, el 40 por ciento de todos los decesos relacionados con la covid-19 durante estos últimos meses en Asturias.

Según el coordinador del Observatorio de la Salud del Principado de Asturias, Mario Margolles, aunque hay más casos ahora que en la primera ola, son mucho menos graves y hay una menor letalidad, ya que mientras en los primeros meses de la pandemia murieron 283 residentes en estos centros, en esta segunda fase, lo habían hecho hasta ayer 173.

En concreto, mientras que la tasa de letalidad se situó en el 31 por ciento de los residentes positivos durante la primera onda, en la actual se ha reducido hasta el 13 por ciento, lo que supone que ha disminuido 2,7 veces.

Margolles ha subrayado además que, si bien en la primera ola los casos registrados en geriátricos fueron el 40 por ciento del total y el 66 por ciento de los fallecidos, en esta segunda fase de la pandemia no llegan a uno de cada diez los positivos detectados y al 40 por ciento de las víctimas mortales.

La edad media de los fallecidos en los geriátricos asturianos se sitúa en 87 años y todos ellos cuentan con patologías previas generalmente "muy graves", ha apuntado Margolles.

Entre marzo y el 9 de noviembre se han contagiado 2.470 usuarios de este tipo de establecimientos (1.804 mujeres), con una media de edad de 85 años (siete más entre las residentes) mientras que la letalidad se ha situado en el 3 por ciento del total de residentes (unos 15.000), un porcentaje muy alejado del 21 o 22 por ciento que se ha alcanzó en algunas comunidades autónomas.

Solo en la segunda ola, a partir de julio, se han detectado en geriátricos y centros de dependientes de la región 1.684 casos (1.238 residentes y 446 trabajadores), aunque el 90 por ciento de los casos son asintomáticos.

Solo ayer, se contabilizaron 50 nuevos positivos en 17 centros, de los que 38 eran usuarios y 12 casos correspondían a empleados.

Según ha explicado, la entrada del virus en las residencias no se produce por las visitas de los familiares, sino por los trabajadores de los centros (contagiados con una edad media de 44 años), que se unen a las salidas de los residentes, pero en una proporción muy menor.

"No se trata de culpabilizar a nadie", ha dicho sobre el hecho de que estos trabajadores, que suman un total de 7.000 en toda Asturias, sean la principal vía de transmisión, puesto que la "mayoría son suficientemente responsables".

Por ello, se aplican unos protocolos "muy estrictos" con la realización de cribados cada 28 días, llegando a realizarse hasta 2.000 PCR en un solo día.

Para el director general de Cuidados, Humanización y Atención Sociosanitaria, Sergio Valles, "la situación es muy jodida" por lo que ha hecho un llamamiento al "autoconfinamiento" de la población porque es la única medida que ha dado resultado para frenar la expansión de la pandemia y porque la primera de protección en las residencias están en la calles.

En este punto, ha vuelto a señalar que la petición de confinamiento de toda la comunidad realizada por el Gobierno del Principado al Ministerio de Sanidad "está sobre la mesa de manera continua".

Valles ha explicado que con la elevada incidencia que existe en la calle es "prácticamente imposible" impedir que el virus acceda a los centros de mayores, si bien se siguen realizando "intervenciones rápidas".

Tampoco se descarta, en función de la situación epidemiológica, medicalizar algunos equipamientos "a corto o medio plazo" si fuera necesario.

Según ha apuntado, el incremento de la capacidad diagnóstica de Asturias permite conocer el 80 por ciento de la situación "real" del coronavirus en el Principado frente al 15 por ciento de la primera ola.

En relación a la aplicación de los test de antígenos en las residencias, Margolles ha destacado la rapidez en el diagnóstico, pero ha advertido de que es una técnica que se debe realizar a las personas con clínica compatible con el coronavirus.

"Su validación en un contexto sin síntomas puede ser problemática", ha comentado antes de señalar, no obstante, que la Consejería de Salud está estudiando la posibilidad de poder aplicarlos en los cribados masivos que se realizan en los centros de mayores donde se detecten "muchos casos".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar