La Policía revisa la documentación sobre el "Niño Pintor" de Málaga para reabrir el caso

David Guerrero desapareció hace 33 años en Málaga. Se lo tragó la tierra sin explicación alguna hasta el momento

La Policía revisa la documentación sobre el Niño Pintor de Málaga para reabrir el caso

 

COPE.es | ABC

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:22

La Policía Nacional está revisando toda la documentación sobre la desaparición de David Guerrero el 6 de abril de 1987 para reabrir el caso judicialmente. Según explican fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), se hace después de que el Juzgado de Instrucción 10 de Málaga, que llevó en su día esta causa, pidiera a la Policía Nacional que obrara diligencias para saber los por menores de la aparición de un dibujo, que había en los archivos de la instrucción, en la casa de una amiga de la infancia de David Guerrero. Era una caricatura del que fue principal sospechoso del caso, un turista suizo, al que el «niño pintor» dibujó antes de desaparecer.

Guerrero desapareció hace 33 años en Málaga. Se lo tragó la tierra sin explicación alguna hasta el momento. Desde entonces, varias han sido las investigaciones, tanto oficiales como paralelas por parte de la familia, que han tratado de arrojar luz sobre este caso. Sin embargo, todo esfuerzo ha sido infructuoso a lo largo de los años. Ahora la Policía Adscrita al Juzgado está llevando a cabo una nueva revisión para tratar de aportar nuevos puntos de vista y posibles evidencias que sirvan para la que el juzgado vuelva a reabrir la instrucción para aclarar qué ocurrió.

Como explica «Diario Sur» la causa quedó archivada en 1996 por la ausencia de pruebas y la prescripción de los posibles delitos. El juzgado lo dio por cerrado, pero no así la Policía Nacional. Desde hace tres décadas se le sigue buscando. Las diligencias policiales sobre la desaparición siguen abiertas. «No se cierran hasta que no aparece», afirman fuentes de este cuerpo a ABC. Ni siquiera porque el chico se le diera por muerto oficialmente en 2016 al no tener pistas sobre su paradero y para poder resolver la herencia de su padre. Ya entonces, el jefe de Homicidios de Málaga aseguró que la Policía seguirá investigando «hasta que aparezca».

Y es que en los últimos años nuevas evidencias han arrojado interrogantes importantes y reavivado el caso. Primero fue un anónimo enviado al domicilio de Antonia Guevara, la madre de David Guerrero. En el documento se decía que David había ido a la antigua peña «El Cenachero» antes de desaparecer y que allí se vio con una persona identificada como «Gervasio».

Este sujeto fue recordado por varios miembros de la peña cuando la familia preguntó 32 años después de la desaparición. Este hombre sería la última persona que lo habría visto y el anónimo lo señalaba como uno de los implicados en la desaparición, pero esa pista nunca se siguió y era uno de los datos que cambiaba la versión sostenida durante 30 años sobre cómo se produjo la ausencia del niño.

Siempre se sostuvo que el «niño pintor» salió de casa a las 18.40 horas para coger el autobús en la parada del mercado de Huelin hasta el Muelle Heredia. Se dirigiría en primer lugar a la galería de arte La Maison, ubicada en la calle Duquesa de Parcent, donde tenía prevista una entrevista por la exposición de un cuadro dedicado al Cristo de la Buena Muerte. Lugo debía ir a la peña, donde estaba la academia de pintura en la que recibía clases. Las pesquisas oficiales decían que nunca llegó a la entrevista. Cuando su padre, Jorge Guerrero, fue a recogerlo le dijeron que no había acudido aquella tarde. El progenitor también comprobó que no había ido a la pinacoteca.

Tres décadas después, una reconstrucción de los hechos hecha por la familia y el periodista, Daniel Carretero, hizo que dieran con el pintor Rafael Jaime. Aquel hombre contó que había estado con el niño la tarde de la desaparición en la galería. Explicó que lo vio y que, en su día, lo dijo a los agentes que le tomaron declaración. Pero esa parte de la historia no se tuvo en cuenta en las diligencias practicadas.

La familia de David Guerrero pidió entonces colaboración ciudadana al conocer estos datos. Buscaban poder arrojar luz sobre estos nuevos interrogantes y es cuando apareció otra pista nueva. En el buzón de una amiga de David Guerrero se halló una de las evidencias aportadas hace 32 años a la investigación. La imagen es una caricatura de un viejo investigado por la Policía. El boceto de un ciudadano suizo que se hospedó en un hotel de Málaga en los días de los hechos y cuyo rostro apareció entre la publicidad del buzón el pasado 4 de octubre. Esa prueba, que no está en el archivo que se está revisando, por lo que se cree que se le entregó a la chica el original, ha sido determinante para que se vuelva a remover el tema.

Lo más

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar