COPE

SALUD

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de beber agua?

Beber agua es imprescindible para que nuestro organismo continúe funcionando a pleno rendimiento. Hidratarse lo suficiente es imprescindible si no lo haces te puedes pasar esto...

ctv-baj-person-775073 1920
Antonio Agudo
  • item no encontrado

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:51

A todos nos han enseñado en el colegio que la mayoría de nuestro cuerpo está conformado por agua. Somos de medía un 75% del líquido elemento y el resto diferentes materiales que se cohesionan gracias a una buena hidratación. Tan importante es el agua para el ser humano que sus dos principales órganos: cerebro y corazón son agua en más de la mitad de su composición y que alcanza el 83% en los imprescindibles pulmones. Hasta los duros huesos están compuestos en más de un tercio por agua. Así que si no se bebe suficiente agua lo podemos pasar mal, muy mal.

Pero el agua en nuestro organismo no está en compartimentos estancos si no que va fluyendo por todo el organismo aportando nutrientes, regulando la temperatura y hasta sirviendo de lubricante poara los ojos y de las articulaciones. Mucha de esta agua se pierde a tavés del sudor, la orina o la respiración. Por eso es necesario beber agua regularmente para mantener los “depósitos” en niveles óptimos.

ctv-ukh-bottle-2582012 1920

Para dar la señal de alarma. Para indicar que se enciente del piloto de nivel bajo de agua aparece un mecanismo automático que responde a esa necesidad: la sed. Según los expertos es necesario beber entre dos litros y medio y algo más de tres al día, Aunque todo depende del sexo, el peso, la dieta, el clima y la actividad física que se realiza. Cuando aparece la sed y no se bebe la suficiente el cuerpo se prepara par ahacer frente a esa “economía de guerra” y ordena a los riñones ralentizar su trabajo: orinaremos menos y tendremos menos saliva. En el proceso de deshidratación los orines se vuelven más oscuros y sus olor es mucho más fuerte. Es una señal a tener cuenta.También aparecen una sustancias que ayudan a que la sangre retenga más agua y que se mantenga una “reserva”

Cerebro



También la falta de agua puede producir mareos o desorientación. Ya hemos dicho que más de la mitad del cerebro es agua y si no tiene la suficiente tiene que adaptarse a la escasez y eso puede provocar algunos síntomas. Hay que tener en cuenta que dejar de beber agua durante pereiodos prolongados provoca trastornos graves como la diabetes, colesterol alto, problemas de piel y digestivos, fatiga y estreñimiento. El tiempo medio en el que podemos sobrevivir sin beber se sitúa, según cada personas, entre tres y cinco días

Así que para evitar problemas graves basta con seguir estos sencillos consejos que nos dan desde el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos

  • Consuma al menos entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios, incluyendo el agua que proviene de los alimentos.

    Distribuya la ingesta a lo largo del día. La sed es una señal que nos avisa que hay que beber líquidos, porque ya tenemos cierto grado de deshidratación. Por tanto, no es saludable “aguantar” sin beber; al contrario, debe beber sin esperar a tener sed. Si realiza actividad física en ambientes calurosos es necesario aumentar la cantidad de líquido ingerido.

  • Preste atención muy especial a las situaciones que puedan favorecer la deshidratación, como el calor y la sequedad ambiental anormalmente elevados, fiebre, diarreas, vómitos, etc.

    Se desaconseja realizar actividades físicas en las horas centrales de días calurosos, usando excesivas prendas de abrigo, exposición exagerada al sol, etc.

  • Es importante que sepa reconocer situaciones de deshidratación.

    Los síntomas que orientan hacia un cuadro de deshidratación son, entre otros, sed, sequedad de las mucosas y de la piel, disminución de la cantidad de orina y, en casos más graves, pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema.


  • El agua y otras bebidas con diferentes sabores son necesarias para asegurar una adecuada hidratación.

    En situaciones de deshidratación, leve como las mencionadas anteriormente (puntos 2 y 3), las bebidas con sales minerales, en concreto sodio, y con azúcares de absorción rápida pueden facilitar una mejor rehidratación.

  • Es conveniente hidratarse antes, durante y después de realizar ejercicio.

    Cualquier ejercicio físico, aunque sea moderado, produce la eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales, además de un consumo energético. Por tanto, aportar sodio ayuda a reponer las cantidades perdidas a través del sudor, sobre todo si las temperaturas son superiores a 25 grados centígrados.

  • Siga una dieta variada y equilibrada, rica en frutas y verduras frescas.

    Además de los líquidos, ciertos alimentos ricos en agua, como frutas y verduras, nos pueden ayudar a mantener un buen nivel de hidratación.

    ctv-qgw-man-937384 1920

  • Las comidas copiosas requieren un aporte suplementario de bebida.
  • Si realiza algún tipo de dieta pueden variar sus necesidades específicas de hidratación. Consulte con su médico.
  • Limite el consumo de bebidas alcohólicas.

    Las bebidas alcohólicas no evitan la deshidratación e incluso pueden llegar a empeorarla.

  • Consulte con su farmacéutico cuáles de los medicamentos que toma habitualmente pueden modificar su nivel de hidratación.

    La utilización de forma habitual de ciertos medicamentos (diuréticos, por ejemplo) puede afectar a su estado de hidratación, aumentando el riesgo de deshidratación y agotamiento por calor.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar