Boletín

Piden prisión permanente para la madre y el abuelo de la bebé hallada en un vertedero

vertedero alhendin

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:23

 La Fiscalía ha solicitado en sus conclusiones provisionales la pena de prisión permanente para una mujer y el padre de esta, abuelo de la víctima, acusados de asesinar a la bebé recién nacida que fue encontrada sin vida en un vertedero de Alhendín (Granada) en enero del 2018.

Según recoge el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Efe, tanto Fátima A. O. como su padre y abuelo de la bebé, Miguel A. F., están acusados de un delito de asesinato con alevosía, con la circunstancia agravante de parentesco.

El relato del Ministerio Fiscal recoge que la acusada, hija del otro procesado, convivían de forma habitual en la localidad de Talará, perteneciente al municipio de Lecrín (Granada), donde igualmente residía la madre del acusado y una niña de unos 18 meses, hija de la primera.

La investigada, que mantuvo una tormentosa relación sentimental con el padre de su hija en la que eran continuas las rupturas y reanudaciones, se quedó nuevamente embarazada de este sobre marzo del 2017.

A lo largo del embarazo fueron numerosas las veces en las que ambos rompieron la relación e incluso el hombre llegó a iniciar otra relación con una tercera persona.

Según la Fiscalía, los acusados, en ejecución de un plan preconcebido y actuando de muto acuerdo, decidieron deshacerse del nuevo bebé que venía en camino, razón por la cual intentaron ocultar por todos los medios a su alcance el embarazado durante su transcurso y no acudieron a revisión o control del mismo.

Llegada la fecha del parto, entre los días 14 y 16 de enero del 2018, ambos investigados de común acuerdo en ejecución de ese plan, con manifiesto ánimo de acabar con la vida del bebé, una vez que se verificó el alumbramiento en el dormitorio que Fátima ocupaba en la vivienda familiar y del cual nació viva una niña, tras cortar el cordón umbilical, la golpearon fuertemente para acabar con su vida.

Le ocasionaron fracturas y hemorragias que inevitablemente y en situación total de indefensión del bebé produjo su muerte, señala la acusación pública en su escrito, en el que añade que después se deshicieron de la niña tras introducirla en una bolsa de basura anudada y la arrojaron a algún contenedor.

El cadáver del bebé fue localizado el 16 de enero, sobre las 18:00 horas, en la planta de recuperación y compostaje del municipio de Alhendín (Granada).

La acusada, en la mañana de enero del 2018 y con ánimo de buscar coartada y evitar sospechas del crimen atroz cometido, envió por Facebook un mensaje al padre biológico de la bebé asesinada y le comunicó que el día anterior se había caído en la ducha, había perdido al bebé que esperaban, y concertaron una cita a fin de explicarle lo supuestamente sucedido.

Posteriormente, ante las sospechas del padre sobre la falsedad de la versión que Fátima le había comunicado en torno a la muerte accidental del bebé, ya que esta le dio hasta tres versiones diferentes de los hechos y había contradicciones, estaba convencido de que ella sola o junto a su padre la habrían asesinado.

De igual modo, con ánimo de ocultar el asesinato, los acusados limpiaron los restos y vestigios que había en la habitación donde el mismo se produjo e incluso cambiaron la distribución de la misma, así como la cama de matrimonio que había y en la que la investigada dio a luz a la bebe fue sustituida y trasladado el colchón.

Fátima y el padre de la víctima mantuvieron unas conversaciones telefónicas en el mes de marzo desde un terminal que le prestaron a la acusada, en la que este le imputaba la muerte de su hija biológica y que, tras la correspondiente investigación policial, dio lugar al descubrimiento de estos hechos.

El letrado del abuelo de la bebé, Solimán Ahmed, ha declarado este martes a Efe que luchará por la defensa de su cliente y que no comparte la acusación de la Fiscalía

Lo más