COPE

Cómo preparar el Gin Tonic perfecto desde casa

Sorprende a tus amigos en casa con estas claves para hacer la bebida de moda con las que te convertirás en un experto

Cómo preparar el Gin Tonic perfecto desde casa

Cómo preparar el Gin Tonic perfecto desde casa

Inmaculada Cabello de Alba
@inmitacac

Redacción COPE Córdoba

Córdoba

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 09:08

El gin tonic es una de las bebidas más elegidas a la hora de tomar una copa. Y es que, gracias a una de las propiedades de la tónica, la quinina, esta bebida también es muy digestiva.

Te damos las claves para preparar esta bebida en casa, como si estuvieses en tu bar favorito, y con la que sorprenderás a tus amigos.

Cómo preparar el Gin Tonic perfecto desde casa

Cómo preparar el Gin Tonic perfecto desde casa

Ginebra

Existen un montón de variedades de ginebras diferentes con sabores y aromas muy diferentes que van desde más dulce a más amargas o incluso con pequeños matices florales.

La ginebra debe estar fría para retrasar que se derrita el hielo. La ginebra es la bebida que primero hay que poner en la copa, puesto que en todos los cocteles siempre va primero la bebida de mayor graduación alcohólica.

Una vez elegida la que más te guste, es importante que cuando la sirvas no lo hagas pegando la botella al vaso. Para servir bien la ginebra necesitarás echarla con altura de forma que se oxigene y libere su aroma.

Tónica

Con el mundo de las tónicas pasa un poco parecido a lo que ocurre con el mundo de las ginebras, existen un sin fin de ellas y cada una combina mejor con una ginebra que con otra.

En cualquier caso y elijas la que elijas, cuando sirvas la ginebra debes inclinar el vaso y deslizarla por el cristal para que no pierda sus burbujas.

Cítrico

Según la ginebra que hayas escogido, deberás seleccionar el cítrico que la acompañe. Corta una rodaja para el interior del vaso, y con la piel, puedes frotar el borde de la copa para que se aromatice antes de servir la ginebra.

El limón y la lima son los cítricos que mejor combinan con el gin tonic, pero no los únicos.

El vaso

El contenido importa, pero también es importante el continente. Por ello, la forma ideal para servir esta bebida es un vaso amplio y bien frío.

Un recipiente perfecto es la copa de balón, y si no tenemos, un vaso de sidra, ya que son amplios y nuestras medidas lo completarán en su totalidad sin necesidad de añadir nada más. Tiene que tener suficiente capacidad como para que quepan todos los ingredientes de forma desahogada.

Hielo

El hielo debe ser grande, gordo, compacto y duro. Su función es enfriar, no aguar el cóctel. Hay que poner suficiente para que la copa esté fría, pero no tanto como para dificultar el beber.

A ser posible, evita aquellos que tienen un agujero en el centro, ya que se derretirán antes aguando el gin tonic. Si puedes, utiliza un hielo industrial, de los que se fabrican a muy baja temperatura y con agua osmotizada, ya que el hielo casero, al estar en contacto con el resto de alimentos en nuestro congelador puede coger aroma a carne, pescado, etc.

El hielo no debe sobresalir por encima del vaso, por lo que utilizaremos cuatro o cinco piezas y los removeremos para ayudar a enfriar un poco más nuestro vaso.

Botánicos

Cada ginebra es diferente y todas tienen distintos aromas que las hacen únicas, por eso cada una de ellas combina mejor con algunos de ingredientes como canela, enebro, regaliz, pepino, frutos rojos, granos de café o incluso albahaca.



La elección de los botánicos está vinculada directamente con la elección de la ginebra, según la presencia que exista de ellos en la preparación de la ginebra, lo que ayuda a potenciar mucho más su sabor. No debemos meter dentro de la copa cualquier cosa que luzca bonita.

Por ejemplo, no debes echar fresas en una ginebra que no sea rosa, salvo que haya sido empleada en su elaboración.

¿Cuánto necesito?

Es importante conocer las medidas exactas para ponerte manos a la obra, ya que si te saltas este canon, tu gin tonic tendrá demasiado alcohol o demasiada tónica y no estará proporcionado.

Las proporciones correctas para elaborar un buen gin son de 50 mililitros de ginebra (entre 50 y 60 sería lo adecuado) y 200 mililitros de tónica. Con esas proporciones, el digestivo que vas a prepararte tendrá unos 8 grados aproximadamente.



Cómo preparar el gin tonic perfecto

  1. El gin tonic perfecto se hace directamente en el vaso, no en coctelera. Cómo ya te hemos explicado, elige una copa de balón o un vaso de sidra.
  2. Ponemos el hielo en la copa y si tienes una cuchara de coctelería, enfriamos la copa removiendo el hielo con la cuchara dando vueltas, siempre pegado al cristal de la copa. Si el hielo suelta algo de agua en el proceso, la vertemos fuera de la copa.
  3. Parte una rodaja entera de lima o limón y ésta, a su vez, en dos medias lunas. Con una de ellas, frota suavemente el borde la copa y exprime unas gotas de su zumo en el interior. Coloca la otra media luna de lima en el interior de la copa.
  4. Servimos la ginebra, a distancia y con las cantidades que hemos indicado anteriormente
  5. Incorporamos la tónica suavemente, directo desde su botellín o lata pegada a la copa sin romper la burbuja.
  6. Añade el botánico que hayas escogido para acompañar tu ginebra.
  7. Por último, removemos con la cucharilla trenzada o con un palito de coctelería, da un cuarto de vuelta a la copa, para mezclar todos los ingredientes.

Disfrútalo

No tengas prisa, disfruta de tu elaboración, apreciando su sabor y su aroma. Tómate tu tiempo para beberlo, pero no te alargues. Si se bebe muy rápido no se disfruta enteramente, pero si se tarda demasiado, los hielos se derretirán y acabaremos con un gin tonic aguado.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar