COPE

¿Qué ha sido de los jugadores del Córdoba C.F. de Primera de la 2014-15?

Esta semana Gunino contó que trabaja de camillero y Cartabia lamentó en una entrevista su paso por el club blanquiverde. Suertes dispares para todos los actores de esa dura campaña

¿Qué ha sido de los jugadores del Córdoba C.F. de Primera de la 2014-15?
Toni Cruz González
@tonicruzgon

Redacción COPE Córdoba

Tiempo de lectura: 10'Actualizado 01:46

Hace no tanto (aunque parezca que hayan pasado décadas) el Córdoba C.F. fue un equipo de Primera. La enorme ilusión del regreso a la máxima categoría del fútbol español 42 años más tarde terminó en uno de los más grandes chascos de la historia de la entidad cordobesista. Los 35 futbolistas que dispusieron de algún minuto en esa 14-15 fueron dirigidos primero por Ferrer, luego por Djukic y por último por José Antonio Romero. Tras completar una primera vuelta muy digna (18 puntos para ser decimocuartos), por motivos más o menos desconocidos El Arcángel comenzó a vivir batacazo tras batacazo hasta el bochornoso 0-8 endosado por el Barcelona que supuso la certificación del descenso. En los últimos 19 encuentros aquel Córdoba apenas sumó dos puntos.

La pasada semana la afición cordobesista ha revivido aquella campaña por sendas entrevistas a dos de los componentes más criticados de esa plantilla. El uruguayo Adrián Gunino declaró al programa 'Último al Arco' que se retiró del fútbol a los 28 años por un cúmulo de cosas y que tras tener “un currículum de una sola hoja” ahora trabaja de camillero en una ambulancia. Por su parte, el también sudamericano Fede Cartabia manifestó en instagram: “Me equivoqué al irme al Córdoba, debí ir a otro club más importante”. El fiasco del argentino, cedido por el Valencia, tal vez fuera el más llamativo de esa temporada. Pero, ¿qué ha sido de los futbolistas que vistieron la blanquiverde en esa 2014-15? Aquí van las trayectorias, ordenadas por los minutos que dispusieron en Primera, todos los protagonistas de aquel drama deportivo.



Juan Carlos: (2880 minutos) El meta alternó en esa campaña actuaciones memorables con considerables errores. Bagaje suficiente para seguir en Primera. Juan Carlos fue fichado por el Rayo para volver a bajar a Segunda. Luego se afianzó como meta de Plata en Elche -donde acumuló su tercer descenso seguido-, Lugo y actualmente lucha en el Girona por ascender.

Pantic: (2413 minutos) El defensa, que fue cedido ese año al Córdoba por el Villarreal, se mantuvo en la élite acumulando minutos en el Éibar, pero su posterior paso por el Alavés fue anecdótico. El Dinamo de Kiev le fichó y en Ucrania ganó la Supercopa de aquel país. Fue cedido el pasado verano al Cádiz, pero una lesión le ha impedido debutar en Segunda.

Crespo: (2116 minutos) Su salida al Aston Villa tras el descenso fue un palo para la afición. Crespo acumuló dos descensos en la 15-16 -fue cedido al Rayo, que bajó al igual que el club de Birmingham-. Después encontró su sitio en Grecia. Con el PAOK de Salónica ha logrado tres copas helenas consecutivas.

Fede Cartabia: (2162 minutos) Tras su pésimo comportamiento en Córdoba -con manifestaciones salidas de tono e incluso enfrentamientos con la afición- regresó al Valencia donde siguió con su altivez y su engreimiento hasta su traspaso al Deportivo. Fue cedido al Sporting de Braga y la pasada temporada sí dio un buen nivel y fue fijo tanto para Natxo González como para Martí en el Depor que casi sube a Primera. Actualmente está cedido en el Shabab-Al Ahli de Dubai.

Ghilas: (2099 minutos) Fue el autor del gol que significó el primer triunfo del Córdoba 15-16 (al Athletic) e incluso marcó de penalti al Real Madrid en el mejor momento de la temporada. Sin embargo, el argelino fue bajando su rendimiento y acabó siendo muy criticado. No obstante, dispuso de otra oportunidad en Primera el año siguiente en el Levante. No marcó y a partir de ese momento trabajó en Turquía (Gaziantepspor y Göztepe) y Portugal (Vitoria de Setúbal). Está, en estos instantes, sin equipo a sus 30 años.



Borja García: (1974 minutos) De los pocos a los que el fútbol le ha regalado un futuro mejor tras su paso por el Córdoba. El madrileño, 29 años ahora, lleva cinco temporadas seguidas rindiendo a un buen nivel en el Girona y ha vivido incluso un ascenso a Primera y dos campañas más en la élite. Sigue siendo importante en el equipo que ahora dirige Martí.

Gunino: (1943 minutos) A pesar de ser uno de los jugadores con más minutos en esa 14-15 y de haber militado en dos colosos sudamericanos como Boca y Peñarol, el lateral diestro -internacional con Uruguay en categorías inferiores- se retiró del fútbol un año más tarde tras jugar en el modesto Fénix. Ahora, ya está contado, trabaja de camillero.

Deivid: (1801 minutos) Fue de los pocos que se quedó en la plantilla tras el descenso. Fue fijo para Oltra el año del play-off perdido en Girona y luego, a pesar de una grave lesión, también resultó importante para conservar la categoría en la 16-17. Después formó parte de la plantilla del Valladolid que ascendió a Primera en la 17-18 y en las dos últimas campañas apenas ha jugado quince partidos en su retorno a Las Palmas.

Íñigo López: (1788 minutos) Su vergonzante (sospechoso a ratos) final de temporada en el Córdoba no le alejó del fútbol profesional. El central riojano militó en el Huesca primero y luego firmó de manera extraña por el Deportivo y el Extremadura, donde apenas jugó. Este año formó parte del Sanse de Segunda B, pero su nombre ha sonado más porque ha sido investigado en el marco de la Operación Oikos por arreglo de partidos.



Andone: (1524 minutos) El jugador más regular de esa temporada terminó de convertirse en el ídolo de la afición tras sus 21 tantos en la 2015-16. Su pundonor le permitió disputar con Rumanía la Eurocopa de 2016 cuando todavía era futbolista del Córdoba y disfrutar de dos campañas más en Primera con el Deportivo y otras dos más en la Premier con el Brighton. Para colmo, sus traspasos dejaron un importante montante -teóricamente- en las arcas de El Arcángel. Actualmente está cedido en el Galatasaray.

Edimar: (1498 minutos) Fue uno de los fichajes de invierno de esa temporada y su rendimiento fue de más a nada conforme pasaron las jornadas. Su imagen siendo golpeado por Cristiano Ronaldo se convirtió en uno de los iconos del fútbol español en 2015. El carrilero zurdo llegó cedido por el Chievo Verona y se fue luego a su país para competir en Cruzeiro, Sao Paulo y ahora -con 34 años- en el Red Bull Bragantino de Serie B brasileña.

Bebé: (1462 minutos) El gol que a Tiago Manuel Dias Correia, Bebé, se le resistió en el Córdoba sí lo logró en sus otros dos equipos en los que ha militado en España. Tanto en Vallecas como en Éibar pueden dar fe de su potencia y de su irregularidad. En todo caso no ha llegado a ser la estrella internacional que en él vio Carlos Queiroz cuando convenció a Ferguson para que le hiciera debutar en el Manchester United.

Rossi: (1459 minutos) La trayectoria del turinés se fue desinflando tras su segundo descenso consecutivo en España tras el que sufrió en Valladolid. Rossi, criado en la cantera de Juve, pasó después de jugar en Córdoba por los modestos Pro Vercelli y Trapani de su país y luego por el Universitate Craiova rumano. Actualmente milita en el Reggio Audace, heredero de la Reggiana, en la Serie C-1 (Segunda B transalpina).

Fidel: (1430 minutos) Si un árbitro cobarde hubiera pitado el claro penalti que le hicieron en Girona en la 15-16 la historia del Córdoba podría ser distinta en estos momentos. El interior onubense ha sido capaz de mantenerse en el fútbol profesional y ha disfrutado de minutos en Almería, Las Palmas y Elche, donde sigue jugando esta temporada.

Luso: (1398 minutos) Suyo fue el último gol del Córdoba -un golazo de chilena al Rayo- como equipo de Primera. Mantuvo un buen nivel durante dos temporadas más hasta que decidiera marcharse al Huesca, donde vivió su segundo ascenso a Primera. Pasó por el Rayo Majadahonda, con el que bajó la pasada temporada, y en la presente ha competido en 12 partidos en el Lleida Esportiu del grupo III de Segunda B.

Abel Gómez: (1254 minutos) El hombre-ascenso todavía celebró dos éxitos más en su carrera como futbolista. En la 15-16 subió con el Cádiz a Segunda y en la 16-17 hizo lo propio con el Lorca F.C. Colgó las botas tras pasar por UCAM en el Atlético Sanluqueño y, dado su jerarquía y sus conocimientos de fútbol, se convirtió sin solución de continuidad en entrenador de los gaditanos en la misma 18-19. Justo antes del parón por la Covid-19 fue despedido del conjunto de Sanlúcar de Barrameda.

Krhin: (1203 minutos) El esloveno, otro que dejó buen recuerdo en El Arcángel, siguió cedido por el Inter en Andalucía. Dos temporadas estuvo en el Granada, con el que bajó a Segunda. El Nantes se interesó por sus servicios y dispuso del mediocentro primero a préstamo y, tras ejercer su opción de compra, desde 2018 en propiedad. En el norte de Francia sigue acumulando minutos, aunque no es titular habitual.

Campabadal: (1084 minutos) El catalán no volvió a tener minutos en Primera tras los 14 partidos con el Córdoba de la 14-15. Eso sí, se convirtió en pieza importante en el lateral derecho del Mallorca -con el que descendió a Segunda B en la 16-17- y desde el verano del 17 en el del Lugo. En el Anxo Carro, estadio por el que han pasado muchos excordobesistas, sigue.

Fede Vico: (911 minutos) El prometedor extremo cordobés vivió una temporada muy dura -con doloroso autogol incluido ante el Getafe-, pero se recompuso y tras pasar por Albacete y Lugo encontró la continuidad y la gloria en el Granada. De rojiblanco ascendió la pasada temporada y con 25 años tiene todavía mucho recorrido futbolístico por delante.

Pinillos: (864 minutos) El riojano quedó en libertad tras el descenso y se marchó al fútbol inglés para jugar en el histórico Forest. Después de 35 partidos regresó al Córdoba en Segunda en otra de las grandes operaciones del agente FIFA Joaquín Vigueras. Su rendimiento en la 17-18 fue muy pobre, a pesar de lo cual el lateral zurdo encontró acomodo en el Barnsley de la segunda inglesa. Ahí sigue.

Ekeng: (754 minutos) La historia más triste de todo ese grupo. El camerunés se fue a jugar al Dinamo de Bucarest rumano y el 6 de mayo de 2016 encontró la muerte de manera fulminante en un encuentro contra el Viitorul Constanta. La Fiscalía de aquel país inició una investigación contra la médico Elena Duta por negligencia. El Arcángel le rindió un sentido recuerdo antes del Córdoba-Girona del 8 de mayo de 2016.



Saizar: (540 minutos) El vasco defendió en seis partidos ligueros -todos saldados con derrota- la meta del Córdoba en Primera. Fueron sus primeros y últimos en la élite. Desde entonces pasó por Chipre -AEK Larnaca-, Numancia, Burgos y actualmente sigue dando guerra a sus 37 años en el Amorebieta. Toda la continuidad que le faltó en Córdoba la ha tenido en esos últimos dos equipos, llegando en el Burgos a establecer un impresionante récord de 865 minutos sin encajar.

Heldon Ramos: (529 minutos) Le dieron el dorsal número 9 y le apodaban “Nhuck”. El internacional caboverdiano que se sentía estrella apenas dejó algún destello en su primer partido ante el Celta. No marcó ningún gol y el club que ostentaba sus derechos -el Sporting portugués- lo fue cediendo al Río Ave y Vitoria Guimaraes hasta que hace dos veranos lo traspasara al Taawon de Arabia Saudí. Todavía se pueden ver sus highlights en youtube.

Zuculini: (384 minutos) El argentino -otro que iba para estrella- llegó a decir en una rueda de prensa en mitad de la temporada que desconocía a cuánto estaba el Córdoba de la permanencia. Se lesionó del menisco y regresó a Manchester -estaba cedido por el City- para operarse. Sorprendentemente, tras su casi invisible paso por el club blanquiverde, ha dispuesto de oportunidades en Middelsbrough, AEK Atenas, Rayo Vallecano, Hellas Verona y River Plate. En ese coloso bonaerense sigue jugando.

López Garai: (382 minutos) El vasco dejó el Córdoba en el mercado invernal de esa temporada de Primera a pesar de haber comenzado de titular y probó fortuna en Rumanía -Rapid de Bucarest- y luego en Chipre -Doxa-. Sus dos últimas temporadas como jugador las pasó en Reus con ascenso incluido y allí empezó su carrera como entrenador. Ha dirigido también al Numancia y al Tenerife.

López Silva: (348 minutos) Tras cinco temporadas en las que dejó pinceladas de una clase incuestionable, el “Pajarito” dejó el Córdoba en la 15-16 para firmar por el Alcoyano. Después de dos temporadas en Segunda B, el onubense sigue impresionando en el modesto Tamaraceite de Tercera canaria, que jugará el play-off exprés de ascenso en julio. A sus 37 años sigue disfrutando del fútbol.

Havenaar: (292 minutos) El neerlandés-nipón era el llamado a comandar el ataque del Córdoba del Chapi Ferrer. Apenas fue titular en los cuatro primeros encuentros hasta que se descubriera que el fútbol español de toque no iba con él. En diciembre de 2014 dejó el club e inició un tour bizarro por todo el mundo. En los últimos 6 años ha jugado en Finlandia (HJK Helsinki), Holanda (ADO Den Haag), Japón (Vissel Kobe y Vegalta Sendai) y Tailandia (Bangkok United). Ahora corre para el Ventforet Kofu de la segunda japonesa.

Xisco: (234 minutos) La salida del balear fue uno de los errores más graves del mercado invernal 2014-15. De hecho, fue capaz de marcar un gol en Primera como cordobesista y en esa misma temporada coló otros nueve con el Mallorca en Segunda. En la 15-16 su concurso fue decisivo para que el Córdoba entrara en play-off de ascenso, pero ese verano se marchó al Muangthong United tailandés. Posteriormente regresó a España para contribuir al ascenso de Osasuna en la 18-19. Actualmente es un jugador importante en uno de los clubs con más prestigio de Sudamérica como es el Peñarol de Montevideo. Acaba de renovar en la entidad mirasol.



Iago Bouzón: (226 minutos) Una grave lesión de cadera impidió que el gallego tuviera continuidad en Primera con el Córdoba. Tras salir de la entidad en ese verano, dio dos buenas temporadas en el Nàstic de Tarragona antes de retirarse. Trabaja en la representación de futbolistas.

Ryder Matos: (146 minutos) Otro de los grandes fiascos de esa campaña decepcionante. Brasileño que llegó de la Fiorentina a préstamo y que se marchó a mitad de la temporada tras haber jugado apenas tres partidos como blanquiverde al Palmeiras. Pasó luego por el Carpi, el Hellas Verona, Udinese y su última aventura fue en el Lucerna suizo, cedido por el Udinese.

Fran Serrano: (140 minutos) El joven central cordobés obtuvo el premio a su esfuerzo en el B con minutos en los postreros encuentros ante Rayo y Eibar. Salió sin casi tener oportunidades en el primer equipo al Granada, donde lleva tres temporadas en el filial rojiblanco esperando que le den la alternativa en el primer equipo de Los Cármenes.

Bijimine: (44 minutos)Después de debutar como futbolista del Córdoba en Éibar, el congoleño tuvo dos erráticas campañas como cordobesista en Segunda en las que alternó grandes actuaciones con pifias monumentales. Un accidente de tráfico y su fama de indisciplinado zanjaron sus opciones de progresar en estos lares y desde entonces ha buscado acomodo en Segunda B en clubes como Logroñés, Sanse y Algeciras.El 1 de marzo volvió a El Arcángel y se marcó un partidazo en la victoria (0-1) del cuadro algecirista de Salva Ballesta.

José Carlos: (19 minutos) Futbolista de mucha calidad, pero lastrado por las lesiones con un paso testimonial por el Córdoba. En los últimos cuatro años ha jugado en Llagostera (bajando a Segunda B), Nàstic y -ya en Segunda B- Castellón y Recreativo de Huelva, donde sigue tratando de encontrar su mejor versión a sus 32 años.

Sergio García: (12 minutos) El roteño, que era juvenil en 2015, puede presumir de haber jugado en Primera aunque hayan sido 12 minutos. García fue importante para el Córdoba B que ascendió de Tercera en la 15-16, pero salió en ese verano rumbo a Espiel. Militó dos temporadas en el Atlético Espeleño, otra en el Loja y ahora compite para el Torredonjimeno. Desde los doce minutos de Éibar no ha pasado de jugar en Tercera.

Caballero: (7 minutos) Carlos Caballero fue el futbolista con menos minutos de aquel Córdoba en Primera. Su escaso concurso en la élite fue más un premio a su paso como blanquiverde. Una trayectoria repleta de grandes actuaciones y de disgustos como el error en la tramitación de la ficha que le dejó media vuelta sin poder jugar tras regresar de su cesión en el Vería griego. Al país heleno se marchó cedido durante ese año 2014-15 y fue en la 17-18 donde terminó su trayectoria como cordobesista al marcharse al Fuenlabrada. Se retiró tras el ascenso de los madrileños a Segunda del año pasado.

También te puede interesar:

- El Córdoba C.F. pedirá que su masa social ceda objetos para el nuevo museo del club en El Arcángel

- Cuando a un jugador del Córdoba, estando en Segunda, le llamaron para jugar con la selección española

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo