TENIS | Laver CUP

Las victorias de Nadal y Federer mantienen la ventaja para Europa

El torneo llega a la última jornada con 7-5 para Europa. Nadal ganó a Raonic por 6-3 y 7-6 y cayó formando pareja junto a Tsitsipas con Sock y Kyrgios.

Nadal

Rafa Nadal, durante la jornada de este sábado de la Laver Cup.EFE

EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 23:58

Rafa Nadal y Roger Federer ganaron este sábado en sus duelos respectivos frente a Milos Raonic y Nick Kyrgios en la Copa Laver, el torneo entre Europa y el Resto del Mundo, por lo que el Viejo Continente mantiene su ventaja (7-5) y está a dos victorias de ganar el trofeo por tercera vez.

Los no europeos, sin embargo, conservaron esperanzas de cara a la última jornada de este domingo, gracias a la victoria de John Isner frente a Alexander Zverev y a la que Kyrgios y Jack Sock consiguieron en el último encuentro del día frente a la pareja formada por el propio Nadal y el heleno Stefanos Tsitsipas.

La jornada comenzó con la victoria de Isner ante Zverev por 6-7 (2), 6-4 y 10-1, pese a que el alemán comenzó el encuentro con mucha solidez en su servicio (en el primer set logró el 100 por 100 de los puntos en los que entró su primer saque). Con esta victoria el equipo del Resto del Mundo igualaba el torneo a 3 puntos, y era la primera vez en las tres ediciones de la Copa Laver que empataba con Europa en el marcador una vez iniciadas las competiciones.

A este partido le siguió el que disputaron Federer y Kyrgios, que el suizo, jugando en casa, se llevó con un marcador de 6(5)-7, 7-5 y 10-7 en un encuentro más difícil de lo esperado para el número tres mundial.

En un duelo de caracteres opuestos -la serenidad de Federer frente al gamberrismo de Kyrgios- el australiano intentó apoyarse en su saque y las rápidas subidas a la red para conseguir doblegar al suizo, pero éste acabó haciendo valer su experiencia.

El suizo tuvo como consejero de lujo en el banquillo a Nadal, quien le dio pistas sobre cómo superar a Kyrgios en los momentos más difíciles del partido. "Lo que me encanta de Rafa es que a menudo nuestras ideas se alinean", reconoció el suizo, quien añadió que el español "es un gran solucionador de problemas".

Menos contento se mostró en la rueda de prensa posterior el australiano, conocido por su fuerte carácter y que seguro le recordó a sí mismo de joven al capitán del equipo del Resto del Mundo, John McEnroe.

"No voy a sentarme a decir continuamente que Federer es el mejor, sí, es bueno en tenis y demasiado bueno para mí hoy, ¿me podéis preguntar otra cosa por favor?", espetó el australiano a los periodistas.

El siguiente partido marcó el regreso de Nadal a las pistas tras ganar su 19º Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos y las subsiguientes dos semanas de descanso, firmando hoy una trabajada victoria ante Raonic por 6-3 y 7-6(1).

El número dos mundial pareció salir algo frío en los primeros minutos del encuentro, sembrando dudas en sus tres primeros servicios y teniendo que remontar ocho puntos de break en ellos, pero hizo valer su experiencia y su gusto por jugar en situaciones límite.

Con esta victoria, el español acumula ya 11 partidos ganados de forma consecutiva, y no sabe lo que es la derrota desde mediados de julio, cuando cayó en semifinales de Wimbledon ante Federer, quien hoy, como compañero suyo en el equipo europeo, le dio también numerosos consejos y palabras de ánimo en el banquillo.

Tras el duelo de dos horas, Nadal apenas tuvo 30 minutos de descanso y saltó de nuevo a la pista para disputar junto al griego Tsitsipas el último partido del día frente a la dupla formada por el estadounidense Jack Sock y nuevamente Kyrgios, quien hoy se dio el gusto de tener frente a frente y tutear a dos leyendas del tenis.

Pese a la experiencia de Sock en los dobles -el norteamericano ha jugado los ocho encuentros por parejas que hasta ahora ha habido en las tres ediciones de la Copa Laver, ganando seis- el partido fue más igualado de lo esperado y se resolvió en tres ajustados sets con un marcador de 6-4, 3-6 y 10-6.

A falta de una jornada para el final del torneo, en la que los partidos valdrán tres puntos y ganará la primera selección que llegue a 13, los europeos necesitan ganar sólo dos de los cuatro encuentros restantes, mientras que los del resto del mundo únicamente pueden ganar si se imponen en al menos tres.

Los emparejamientos se decidirán el mismo domingo, y a diferencia de en las dos jornadas anteriores, el primer partido será de dobles. Europa por ahora ha ganado las dos anteriores ediciones de la Copa Laver, que se disputaron en Praga (2017) y Chicago (2018).

Lo más