Los móviles, el mayor enemigo de los fotógrafos de bodas - ¡Sí quiero!

Los móviles, el mayor enemigo de los fotógrafos de bodas

Los móviles nos han transformado la vida. Ya no sabemos salir de casa sin ellos. Nos lo solucionan todo y han cambiado nuestro modo de vida. Y si antes hacíamos las fotos con una cámara, el móvil ahora ha ganado terreno. Y hasta calidad porque los fabricantes van sacando nuevos modelos que superan los anteriores. Lo que provoca que prácticamente todo el mundo capte sus instantáneas con este dispositivo. Que nos gusta un paisaje, sacamos el móvil. Si estamos posturetas, nos hacemos un selfie. Que estamos en un concierto, grabamos con el móvil. Que estamos en una boda y nos puede la emoción: móvil, más móvil y otra vez fotos con el móvil. 

Hasta aquí todo bien. Querer guardar estos recuerdos en nuestra mente y en la memoria de nuestro teléfono está fenomenal. Sin embargo, a veces, estamos tan inmersos en nuestro afán por hacer fotos que es difícil caer en la cuenta de que podemos fastidiar el trabajo de alguien ¿Que de quién? El trabajo de los fotógrafos que los novios han contratado para su boda. Una gran cantidad de dinero que los novios pagan para que las fotos que les hagan sean las más bonitas del mundo.

Pensar en los demás es la clave

“Los móviles son una pequeña maldición del tiempo en el que vivimos” afirman con contundencia desde Liven Photography. Enrique Álvarez – Sala es CEO de esta empresa de fotografía y explica que los móviles ayudan a que todo el mundo tenga más instantáneas. Sin embargo, “el problema está cuando intentan hacer la misma foto que el fotógrafo”. Ahí es cuando se estropean.. “Mucha gente se olvida de que hay profesionales contratados para inmortalizar ese momento – cuenta Enrique – y se ponen en medio, detrás de la pantalla”. 

Y ya no es que los invitados se cuelen delante de los objetivos, sino que también esto ralentiza el trabajo de los fotógrafos. En especial, cuando hacen fotos en grupo. Si durante ese momento, los invitados también sacan su móvil “se traduce en que los novios se pierden su cóctel”, declara el CEO de Liven Photography.

El momento Iglesia, el que más se estropea

Pero si existiera un ránking con las situaciones que más se estropean por culpa de los móviles, estaría liderado por “la entrada o salida de los novios de la Iglesia”. Enrique señala que “es donde, lamentablemente, más ocurre”. Otro momento en el que más molesta el teléfono es el del baile nupcial. Tal y como cuentan desde Liven, “la gente graba activando la interna del móvil también y eso puede interferir en la foto”.

Todo esto no quiere decir que se esté totalmente en contra de los móviles en las bodas. Pero sí, que se trate de pensar en el trabajo que hacen los demás. En Liven Photography “están a favor de un uso moderado. Creo que los invitados – continúa Enrique – deberían usar el móvil para hacerse fotos a sí mismos. O sino en momentos donde no esté el fotógrafo profesional presente”.

Bodas sin móviles, todo un reto

Lo más difícil es despegar a alguien de su teléfono móvil. Pero hay quien lo ha logrado. Según cuentan desde Liven, han tenido bodas en las que los novios han prohibido el uso de los móviles. Y te lo creas o no, “los invitados – dice Enrique – disfrutaron muchísimo más que en otras bodas que hemos hecho”. Es cuestión de sumarse a esta acción. Sabiendo, además, que por que no saques tu teléfono móvil no va a pasar nada. Va a haber fotógrafos expertos de sobra que no van a dejar escapar ningún detalle de ese día. Y, todo además, con una calidad mayor. 

0 0 0 0