Maestro de ceremonias, estas son tus funciones en una boda - ¡Sí quiero!

Maestro de ceremonias, estas son tus funciones en una boda

Hay un día en tu vida que puede que no olvides nunca. El día en que tu mejor amiga o tu mejor amigo te dan la gran noticia: “¡Me caso!”. Y no solo eso. Los novios te comunican que han decidido que seas tú quien oficie su boda. Por el cariño que les tienes y por la amistad que os une te piden que seas su maestro de ceremonias. Y tú, claramente, aceptas. Y pasada la euforia del momento te preguntas: ¿Qué es un maestro de ceremonias? ¿Qué es lo que se supone que tengo que hacer?

Según el diccionario, un maestro de ceremonias no es más que una persona encargada de dirigir un acto público. Hasta ahí, todo bien. Pero ¿Cuáles son las funciones de un maestro de ceremonias? Alba Cagiao, es directora de la empresa de wedding planner Lluvia de Arroz, tiene las respuestas a tus preguntas.

¿Cómo tiene que ser un maestro de ceremonias?

Oficiar una ceremonia no se reduce a leer un guión, sino que el papel del oficiante va más allá. El maestro de ceremonias “debe orientar y asesorar a las parejas sobre los pasos a seguir en la ceremonia y su preparación”. A lo que hay que sumar, que tiene que encargarse de que todo salga bien.

Por otra parte, si hay algo fundamental en una boda, es la emoción. Por eso, un buen maestro de ceremonias debe “tener capacidad para emocionar y divertir a los invitados”. También debe “encargarse de escribir las lecturas a gusto de los novios y adaptarlas a ellos”. Razón por la que es imprescindible que conozca a la pareja en profundidad para preparar un guión bonito y emocionante. Así podrá diseñar una ceremonia personalizada para la pareja. Es importante que esté acostumbrado a hablar en público y que se desenvuelva bien. Si no es así, “se corre el riesgo de que la boda parezca más un espectáculo que una ceremonia”.

¿Cómo deben ser los discursos?

El momento en el que los familiares y amigos salen a leer sus discursos, es una de las partes más emotivas de las ceremonia. Aunque algunos son emotivos y otros divertidos, “lo ideal es que estén personalizados y que su duración sea la adecuada”.

Lo mejor para los discursos es que cuenten la historia de cómo se conoció la pareja. Pero aquí no hay nada establecido. Hay quien narra cómo ha llegado la pareja hasta ahí o que destaca cualidades de la pareja… En definitiva, lo importante del discurso es que cree un ambiente emotivo, que conecte con la pareja y los invitados y que celebre el amor.

Por otro lado, hay quien decide incluir rituales en sus discursos. Algunos de ellos, tal y como explica Alba, son estos:

  • Ceremonia de la arena: en la que la pareja junta tierra de un lugar representativo para ellos en un recipiente, con el fin de simbolizar su unión.
  • Ceremonia de la luz: en la que el novio y la novia tienen cada uno una pequeña vela con la que encenderán una más grande y guardarán como recuerdo en su hogar.
  • Y, en tercer lugar, la ceremonia de la plantación: consiste en sembrar un árbol el día de la boda. El árbol irá creciendo como lo hará simbólicamente el amor de la pareja con el paso del tiempo.

“Tan solo pueden celebrar una boda legal las personas que tienen competencia”

¿Se necesita algún papel que certifique que puedes oficiar la boda?

“Tan solo pueden celebrar una boda legal las personas que tienen competencia”. Si se quiere formalizar el sí quiero en ese preciso momento es necesario que estén presentes las personas cualificadas para ello. Si es tu amigo el que os casa, no tiene validez. Los artículos 49 y 51 del Código Civil establecen que las personas competentes para celebrar matrimonios son:

  • el Juez encargado del Registro Civil.
  • el Alcalde del municipio en donde se celebre el matrimonio o
  • el concejal delegado por el Alcalde para esa función.

Además, la ley también otorga esta competencia  a otras personas:

  • los funcionarios diplomáticos encargados del Registro Civil en el extranjero.
  • El capitán o comandante de naves o aeronaves, para el caso de los matrimonios
    realizados a bordo de las mismas.

Teniendo esto en cuenta, un amigo que hace de maestro de ceremonias “no está capacitado legalmente para declarar en matrimonio a una pareja. De modo que no necesita ningún papel”. Aunque, eso sí, esto no quiere decir que los novios no puedan casarse en un juzgado y que después su amigo oficie la boda.

¿Cómo organizar una boda de estas características?

Este tipo de ceremonias permiten muchas opciones de organización que “dependen del oficiante y de la pareja”. Cuando es un representante legal el que oficia la boda, se leen los artículos del Código Civil (66, 67 y 68) que son aceptados por los contrayentes. Sin embargo, si tu amigo es el maestro de ceremonias “no es obligatorio leerlos. Sí que es verdad que todos los oficiantes lo hacen para darle más solemnidad y realismo al acto”. Alba, también explica que además de esta lectura hay que tener en cuenta otras partes de la estructura de la boda como:

  • Entrada de los invitados.
  • La entrada del novio y la madrina.
  • Entrada de la  novia y el padrino.
  • Saludo del oficiante.
  • Discursos de algún familiar o amigo.
  • La lectura de otro discurso, en caso de que lo hubiese. Lo recomendado son 2 o 3 discursos como máximo.
  • Aceptación del matrimonio.
  • Intercambio de anillos.
  • Despedida y firma.

¿El maestro de ceremonias también está presente en el proceso de organización de la boda?

La respuesta es sencilla: el maestro de ceremonias debe estar junto a los novios durante el proceso de organización. Es esencial que se reúna con la pareja las veces que haga falta para diseñar la boda con la que ellos sueñan. Además, si los novios no pueden contar con una wedding planner, será el maestro de ceremonias el que deba guiarles en la preparación. También tendrá que saber qué otras personas van a leer en la boda y cómo serán sus discursos. 

En definitiva, Alba señala que “son muchas las parejas que vienen con esa idea”. Sin embargo, desde Lluvia de Arroz, quieren hacer entender que “oficiar una boda es muy importante y que hay que elegir a la persona correcta.

Por ello, Alba es partidaria de que “que la ceremonia quede en manos de una persona profesional y que las personas cercanas se encarguen de los discursos”. Teniendo en esto en cuenta, es hora de ponerse manos a la obra para convertirte en el mejor maestro de ceremonias.

0 0 0 0