Leer en público: así puedes preparar tu discurso sin nervios - ¡Sí quiero!

Leer en público: así puedes preparar tu discurso sin nervios

¿Eres muy amigo de una pareja que se va a casar? Si es así es posible que te pidan leer el día de su boda. Pero en el mundo hay dos tipos de personas: las que se ponen nerviosas al leer o al exponer en público y las que no. Seas como seas, lo mejor es que te lo tomes con calma y tengas en cuenta estos consejos.

Leer en una ceremonia

Si lo que te han pedido es leer en la ceremonia, la logopeda Carolina Vittar Paz te recomienda dar un mensaje breve y sencillo. “Debes utilizar un lenguaje claro y cotidiano -sugiere-, ya que si utilizas palabras que no son comunes, terminarás atascándote”. Lo mejor en estos casos, según Vittar, es que lo practiques una y otra vez hasta que lo tengas claro y si es necesario llévalo escrito en un papel.  

Llegado el día de la boda, en el que tú también eres protagonista, “intenta encontrar un tono de voz cómodo que no te canse. Crea un discurso con ritmo que sea divertido para escuchar, pero también para pronunciar”, aconseja la logopeda. Y para no aburrir a los invitados, juega con la entonación para evitar un momento monótono.

El discurso en el banquete

Si en lugar de leer en la ceremonia, lo vas a hacer en el banquete las reglas cambian. Ahí hay que tender hacia la brevedad y hacia la diversión. “Debes preparar de antemano una estructura coherente: introducción, nudo o desenlace y cierre”, señala Carolina Vittar. Para ello lo mejor es que introduzcas en tu mensaje, momentos que hayas compartido con los novios.

Haz un recorrido por lo que fueron los novios, por lo que son ahora y por lo que esperas que se conviertan en un futuro. Por último, indica Carolina, “une el cierre con la introducción retomando lo más importante que dijiste al inicio». Así, podrás finalizar con una proposición de brindis deseándoles lo mejor.

Pero ¿Cuánto tiene que durar un discurso?

Cuando escribas tu guión, debes calcular que normalmente decimos unas 150 palabras por minuto. Así lo señala Carolina Vittar y aclara que el tiempo máximo no debe superar los cinco minutos.

Cuanto más extenso sea el discurso, más probabilidad hay de que la gente deje de prestarte atención en algún momento. Por eso es importante comunicar y no solo leer lo que has preparado. “Si lo lees no se sentirá natural ni espontáneo”, afirma Carolina. Un truco que te puede venir bien es “ensayar frente a un espejo como si conversaras con otra persona”, sugiere.

«Si lo lees no se sentirá natural ni espontáneo»

Cómo calmar tus nervios

La película El Discurso del Rey refleja claramente que tu mensaje adquiere mayor poder si calmas los nervios y ensayas.

Si te pones nervioso al hablar en público, los consejos de la logopeda Carolina Vittar Paz te ayudarán:

  1. Practica: solo repitiéndolo una y otra vez te sentirás seguro de tenerlo claro y de poder transmitir con confianza.
  2. Habla de temas que conozcas.
  3. Rompe el hielo: crea un inicio que impacte. El primer minuto será determinante para que te escuchen con atención o simplemente permanezcan esperando a que termines pronto.
  4. Intenta pensar en diferentes situaciones que puedan presentarse y cómo las resolverías de manera exitosa. Por ejemplo: quedarte en blanco, olvidarte una parte de tu mensaje… etc.
  5. Usa tu cuerpo para expresar: el lenguaje corporal es muy importante para transmitir sentimientos. Además, es fundamental para tener éxito en tu discurso. Practica frente a un espejo y fíjate la forma en que te mueves, los gestos que realizas y la manera en que tus manos acompañan tu discurso.
  6. No te olvides de hacer pausas para que los oyentes puedan seguir tus ideas. También te ayudarán controlar mejor el aire para que tu tono de voz sea cómodo.

Por todo esto, cuando llegue tu momento en la boda ten en cuenta que no todo es leer. Igual de importante es lo que vas a decir, tu entonación, el tiempo que vas a hablar y tu lenguaje corporal. Porque tal y como determinó en sus estudios el psicólogo y profesor de la Universidad de UCLA, Albert Mehrabian, un 38% del impacto del mensaje es la voz, el 55% el cuerpo y solo un 7% las palabras.

0 0 0 0