Una gallega de La Isla. - Saboreando

Una gallega de La Isla.

Elvira Loureiro, «La Gallega» con Alfonso García (a su izquierda), fundador del Bodegón Andalucía y a la derecha de éste su hijo Alfonso («Alfonsito»), quien regenta actualmente el establecimiento que heredó de su padre, quienes frecuentan asiduamente «La Gallega»

Han pasado algo más de seis meses. Durante este medio año que cerrara las puertas  de “La Gallega” en la Plazoleta Las Vacas, los amantes de esa cocina típica y tradicional gallega con reminiscencias isleñas o isleña con reminiscencias gallega, propios de unos fogones de fusión entre el norte y el sur, con la que Elvira Loureiro nos sorprendía gratamente alegrándonos la vida a través de las papilas gustativas, hemos echado en falta sobremanera esa forma de disfrutar del placer que nos proporcionaba uno de esos bocados sublimes con los que esta gallega de La Isla siempre nos maravillaba con su entrañable y cordial simpatía;  y la excelsa  profesionalidad de  Jesus Miguez –el hijo de Elvira–  unida a esa especial amabilidad que le caracteriza.

Pero estamos de enhorabuena porque las puertas de “La Gallega” han vuelto abrirse. Y en otra ubicación de la ciudad mucho más accesible como es la de Hornos Púnicos.  Una zona moderna, transitable, diáfana, cómoda, y, además, sin problema de aparcamiento, como es concretamente la Avenida Almirante León Herrero número 1(frente al Bodegón Andalucía).

Aunque Elvira ya disfruta de su más que merecida jubilación  y por lo tanto está apartada totalmente de la actividad laboral y profesional, podemos disfrutar su entrañable y grata compañía. Porque ella se da su vueltecita por el nuevo local para saludar a los muchos y fieles clientes que iban a la Plazoleta de Las Vacas y que ahora lo hacen acudiendo a Hornos Púnicos como amigos de la casa, “como una estrella de jolivú”, como apunta Pepe Monforte con esa gracia y ese punto irónico que caracteriza determinados pasajes de sus textos,   en su sensacional trabajo dedicado a “La Gallega” en la revista gastronómica Cosas de Comé, que él dirige.

Para satisfacción de todos los que tanto quieren a esta gallega tan isleña, entre los que se incluye este que suscribe, tras enviudar con treinta y muy pocos años y quedar  con dos hijos pequeños, lejos de plantearse retornar a su tierra con su familia, cosa que estaba dentro de lo posible, tomó las riendas de aquel local donde solo se servía café, coñac, aguardiente, etcétera para los madrugadores del palenque y poco a poco, discretamente fue “metiendo” cositas para comer con las que acompañar a esos quintitos  de cruzcampo que precedía, por la hora, a los café y copas.   Y así los incondicionales de aquella cantina fueron descubriendo las sensacionales dotes culinarias de Elvira, corriéndose la voz. Por lo que a medida que se iba descubriendo las joyas culinarias que atesoraban los fogones de la gallega, iban acercándose más y más gente ávidos de conocer y deleitarse  con esas exquisiteces de la guisandera del norte en aquella diminuta cocina en dimensiones per  grande en Arte Culinario por la superlativa artesanía comestible que salían de aquellos fogones , hasta convertirse en uno de los establecimientos más frecuentados tanto por isleños como por muchísimas personas del resto de Andalucía e incluso de otros muchos lugares de la geografía española en busca de esas delicias recién llegadas de las costas gallegas como las almejas de carril de las que, por cierto, no he visto ninguna igual, de esos berberechos gigantes, de las navajas, de la zamburiñas, de las vieiras, del tortillon de patata, de la tortilla rellena de zorza, del pote gallego, de las papas a la gallega, de los huevos de chocos, de esa inconmensurable ternera gallega, o la última creación de Jesus  como ese delicioso plato muy bien equilibrado como es el  “Mi arma” (langostinos al ajillo con patatas fritas sobre una discreta base de alioli y rematado por unos huevos frito coronando el contundente plato), entre otras muchas delicatesen con las que podemos disfrutar en este templo de la cocina gallega-isleña. Pues por suerte podemos disfrutar de nuevo con esas sublimes viandas además del agrado y la simpatía de Elvira y  su hijo Jesus, en la nueva ubicación de Hornos Púnico, gente buena como tan buena es  toda esa sinergia maravillosa  con las que podemos disfrutar en la nueva ubicación de La Gallega, que no la nueva gallega.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0
0 0 0