Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’
https://www.cope.es/blogs/palomitas-de-maiz/2019/08/15/catedra-lanza-su-documentado-no-do-el-tiempo-y-la-memoria-franquismo-cine/

La editorial Cátedra lanza ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’, lúcida reflexión sobre el franquismo y el papel del cine documental como instrumento de propaganda

¡Mis queridos palomiteros! Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’. La aparición de este documentado estudio de Rafael R. Tranche y Vicente Sánchez-Biosca -incluido en la colección Filmoteca Española, Serie Mayor-, ha devuelto a la actualidad un episodio de la historia del cine español.

Portada del libro NO-DO, de Rafael R.Tranche y Vicente Sánchez-Biosca | Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’
Portada del libro NO-DO, de Rafael R.Tranche y Vicente Sánchez-Biosca | Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’

Estoy convencido de que muchos lo tenían ya olvidado, pero tiene una importancia capital por tratarse de la única iniciativa oficial del régimen de Franco en el terreno de la propaganda cinematográfica.

En realidad, hablar del NO-DO es también replantearse la forma con que el franquismo utilizó los medios de comunicación para crearse una imagen y propagar su ideología. No obstante, el primer problema que surge al estudiar la propaganda franquista deriva de eso precisamente: ¿qué imagen y qué ideología se quería difundir?

Aunque en algunos escritos y películas todavía se identifica el franquismo como una secuela de los dos autoritarismos de derechas de los años treinta, una visión más rigurosa demuestra que de ningún modo se copiaron de forma literal los modelos italiano y alemán.

El Noticiario Cinematográfico Español, popularmente conocido como NO-DO, vio las pantallas cinematográficas por vez primera en enero de 1943. Creado como instrumento audiovisual del nuevo Estado, gozó durante décadas del privilegio de su exclusividad y su proyección fue obligatoria en todos los cines de España.

Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’, un estudio profundo y riguroso sobre el franquismo y el cine como vehículo de propaganda

A pesar de los numerosos cambios que experimentó la sociedad española, el Noticiario permanece hasta bien entrada la democracia, en 1981. Pero NO-DO no fue sólo un instrumento de propaganda política. Su condición de noticiario cinematográfico hace de él un dispositivo informativo, bien que sesgado, de entretenimiento y de variedades que acompañaba puntualmente los programas de las salas de proyección.

Careta del NO-DO | Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’
Careta del NO-DO | Cátedra lanza su documentado ‘NO-DO: El tiempo y la memoria’

A través del conjunto de su producción (Noticiario, revista semanal titulada “Imágenes” y documentales), NO-DO constituye el arsenal audiovisual más importante, y hasta la fecha inexplorado, para documentar la vida del franquismo, al menos hasta la llegada de la televisión, con la que comparte protagonismo desde finales de los años cincuenta.

Por otro lado, el estudio de la propaganda franquista abarca varios campos, de los que el cine no fue precisamente el más favorecido: la actuación más decidida fue a nivel de la prensa y la radio, creándose publicaciones y emisoras destinadas exclusivamente a vehicular los intereses del estado.

En España, el cine no recibió la misma atención que en el Tercer Reich, donde Joseph Goebbels dedicaba muchas horas a controlar la producción y distribución de películas, con un fervor digno de cualquier directivo de una gran empresa de Hollywood.

¿Es que en la España de Franco no había gente como Goebbels o, a menor nivel, Vittorio Mussolini? Desde luego, no. Franco tenía unas ideas bastante primarias sobre el poder del cine, aunque no puede negarse que fue un buen crítico del séptimo arte. Y si había algunos intelectuales que las tenían más elaboradas –García Viñolas, por ejemplo, no pudieron o no quisieron (quizá ni pudieron ni quisieron) llevarlas a la práctica.

En España, el cine no recibió la misma atención que en el Tercer Reich, donde Joseph Goebbels dedicaba muchas horas a controlar la producción y distribución de películas

El volumen que se analiza, cuya edición cuenta con esmeradas reproducciones tomadas directamente de los originales, consta de 648 páginas. Además viene con un DVD en el que se incluye una antología de noticias del NO-DO entre 1943 y 1976, el primer número íntegro de 1943, la revista Imágenes: Semana Santa en Castilla (1947) y la historia del NO-DO contada por los autores.

Un ejemplo más de las virtudes que caracterizan el estilo y la rigurosidad de tan aclamada editorial, de la que a menudo nos hacemos eco desde estas pantallas.

0 0 0 0