El día que Juanito Oiarzabal hizo historia en el Himalaya - Las Merinadas Deportivas de Edu

El día que Juanito Oiarzabal hizo historia en el Himalaya

Juanito Oiarzabal es un héroe. Una persona de aquellas que decimos que están hechas de otra pasta. Nacido en Vitoria (Álava) el 30 de marzo de 1956. Su nombre completo es Juan Eusebio Oiarzabal Urteaga. El 29 de abril de 1999, se convirtió en el primer español y sexto del mundo en alcanzar las catorce cimas más altas de la Tierra. Es la tercera persona en la historia que lo hizo sin la ayuda de oxígeno artificial. Uno de los mejores alpinistas de todos los tiempos. Un loco de la montaña.

Subió el primero en 1985

Todo empezó el 15 de mayo de 1985. Oiarzabal alcanzó la cima de su primer “ochomil”. Fue el Cho Oyu de 8.201 metros de altitud. Cuentan que al llegar, Juanito sacó un paquete de Ducados de uno de sus bolsillos y se sentó a disfrutar del paisaje que le rodeaba.

Después llegaría el Gasherbrum II en 1987. De 1992 a 1998 acumuló doce cimas de más de 8.000 metros. Nanga Parbat en 1992, Everest (con oxígeno, la única vez que lo hizo así) en 1993, K2 en 1994. En 1995 hizo tres, el Makalu, el Broad Peak y el Lhotse. El Kanchengjunga llegó un año después. En 1997 llegó a la cima de Hidden Peak y del Manaslu. Y en 1998 subió a lo más alto del Dhaulagiri y del Shisha Pangma.

Un día para recordar toda la vida

Solo le quedaba un “ochomil” para llegar a los catorce. La temperatura es de -25º en la cima del Annapurna. Son las 8:06 hora española del 29 de abril de 1999. En ese momento Juanito Oiarzabal de 43 años, se convirtió en el primer español y en el sexto hombre del mundo que alcanzaba las 14 cimas más altas del mundo. Ocho horas de ascensión desde el campo III, y 22 días de duro esfuerzo con final feliz.

El objetivo que Oiarzabal llevaba persiguiendo desde que coronó el Cho Oyu en mayo de 1985 se había cumplido. Pero Juanito, el rey de las montañas, quería más. Son las once de la mañana del 23 de mayo de 2001. El alpinista vasco se quita la espinita que tenía clavada desde hacía ocho años. “Ahora es cuando estoy disfrutando realmente de los 14 ochomiles” dijo el vitoriano tras coronar sin oxígeno artificial, la cumbre más alta de la Tierra, el Everest.

Portada de Marca

Más de doce horas de ascensión, con temperaturas de -30º y vientos de 80km/h. Después llegaría un descenso agónico en el que se temió por su vida. A partir de ese momento nada volvió a ser lo mismo. El día después de aquella gesta fue portada del diario Marca: Un héroe. “De ser solo conocido entre mis compañeros, en el medio montalero y en Euskadi comencé a serlo a otro nivel”. “La portada de Marca marcó la dimensión de mis ascensiones”. Se trata de la persona que más “ochomiles” ha subido en el mundo, 26. Fue el primer hombre en subir dos veces a las tres cimas más altas del planeta (Everest, K2 y Kanchengjunga).

La cabezonería de Oiarzabal le hizo seguir sumando grandes cimas. El Cho Oyu  en tres ocasiones (dos de ellas con menos de 15 días de diferencia), de nuevo el K2, el Annapurna… y así hasta llegar al récord mundial de 26. Una cifra descomunal. No contento con esas 26 hazañas, Juanito ha ascendido varios “seismiles” y “sietemiles” de Alaska, Argentina y Ecuador. Además del monte Kenia. O el Elbrús (5.642 m) la cima más alta de Europa.

“Lo normal es que yo ya estuviera muerto” dice el alpinista vasco. No le falta razón. Muchos han subido, pero no han podido bajar. Otros han descendido, pero no lo han contado. Oiarzabal no tiene dedos en los pies, se los tuvieron que amputar. Ha visto fallecer a amigos que vivían como él la aventura del montañismo. Pero él sigue enamorado de la montaña, la que tantas alegrías le ha dado. La que tanto sacrificio y esfuerzo le ha supuesto. Cuando le dicen que se retire a descansar, contesta contundente: “¡Y a qué me voy a dedicar si no sé hacer otra cosa!”.

 

Entrevista en Herrera en COPE

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0 0