Los Premios Princesa de Asturias de los Deportes se olvidan de las mujeres - Las Merinadas Deportivas de Edu

Los Premios Princesa de Asturias de los Deportes se olvidan de las mujeres

El miércoles 15 de mayo se anunciará el Premio Princesa de Asturias de los Deportes. ¿Quién debería ganarlo?. Hasta el día anterior no se hará pública la lista de candidatos de unos galardones que comenzaron a entregarse hace más de tres décadas. Sebastian Coe se convirtió en el primera ganador en 1987. A partir de ahí, mayoría absoluta de hombres premiados. Solo cinco mujeres (tres de ellas tenistas) se han llevado el premio en treinta y dos años. Unos premios que se olvidan de las mujeres.

Ocurre muchas veces. La mayoría de premiados en muchos ámbitos son los hombres. En el deporte pasa lo mismo. Desde 2009 una mujer no recibe un Premio Princesa de Asturias de los Deportes. Por eso, he hecho una encuesta en mi cuenta de Twitter proponiendo cuatro nombres de deportistas españolas que podrían ser galardonadas. Por los votos recibidos la ganadora ha sido Mireia Belmonte, seguida de Carolina Marín. Lydia Valentín y Teresa Perales han empatado. 

Cualquiera de las cuatro podría ser la ganadora de este año. Sus trayectorias deportivas, su ejemplo de lucha, esfuerzo, perseverancia, saber estar y sus valores humanos han quedado demostrados a lo largo de los últimos años. Y ya va tocando que una mujer sea la elegida para recibir el premio. Será en octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo.

Solo una española ha ganado estos premios

Solo una de las cinco mujeres que se han hecho con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes es española. Arantxa Sánchez Vicario lo ganó en 1998. ¿Por qué la premiaron? La tenista española ha ganado en 1998 por tercera vez el torneo de Roland Garros. Como deportista es una ejemplo de constancia y sacrificio y un modelo a imitar por los profesionales del mundo entero. Se ha distinguido también por sus condiciones humanas. Arantxa Sánchez Vicario ha creado una Fundación de ayuda a los jóvenes tenistas, caso infrecuente entre las grandes estrellas del deporte mundial.

La primera galardonada fue la también tenista Martina Navratilova en 1994. El jurado dijo: legendaria campeona del tenis con dieciocho títulos del Grand Slam que ha estado más de una década al frente del tenis mundial. Asimismo ha destacado por sus labores humanitarias significándose especialmente en la creación de una Fundación de Ayuda a la Infancia.

Tres tenistas y dos atletas

En 1995 el premio fue para la atleta argelina Hassiba Boulmerka. El Jurado estima en esta designación los valores deportivos de la atleta y los humanos que la adornan. Boulmerka es representante de un país y de un mundo en el que las facilidades para la práctica del deporte no son las más favorables para las mujeres.


Steffi Graf fue premiada en 1999. El Jurado decidió entregarle el Príncipe de Asturias por esto: se acaba de retirar tras una larga y exitosa carrera profesional en la que alcanzó 22 victorias en torneos de Grand Slam. Fue, durante 377 semanas, líder de la lista de jugadoras profesionales del tenis. En el momento de su retirada, ha anunciado la creación de una Fundación llamada “Niños para el mañana” a la que va a dedicar una atención preferente.

Diez años sin que gane una mujer

Una década más tarde llegó el último premio para una mujer hasta hoy. La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva fue premiada por esto en 2009:  “además de la ejemplaridad de su vida y obra, a que haya conseguido nuevas metas en la lucha por superarse y contribuir con su esfuerzo al perfeccionamiento, cultivo o promoción de los deportes”.

Cada premiado recibe una reproducción de una escultura diseñada por Joan Miró, 50.000 euros, un diploma y una insignia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0 0