Imágenes míticas de la historia del deporte: el primer Roland Garros de Arantxa Sánchez Vicario - Las Merinadas Deportivas de Edu

Imágenes míticas de la historia del deporte: el primer Roland Garros de Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario (Barcelona, 18 de diciembre de 1971) entró en la historia del tenis el 10 de junio de 1989. Faltaban unos meses para que cayese el Muro de Berlín y ella tiró otro muro que parecía infranqueable. Hasta ese día, las españolas no habían sido capaces de sumar un torneo de Grand Slam. Solo tenía diecisiete años y seis meses y ganó Roland Garros. Años más tarde volvería a ganarlo en otras dos ocasiones. Arantxa y su “¡vamos!” forman parte de las páginas doradas del deporte español. Fue una jugadora excepcional que disputó ocho finales de Grand Slam y ganó la mitad. Sin duda, la mejor tenista española de todos los tiempos, superando a la pionera Lili Álvarez. Aquel histórico sábado, España se quedó sin siesta, pero se emocionó viendo ganar a su nueva campeona. En ese momento, la más joven ganadora del torneo parisino.


Posiblemente nadie, salvo Arantxa, esperaba que ganase Roland Garros en 1989. Ella lo había soñado mil veces, en su cama, acompañada de su peluche. Las apuestas estaban a favor de su rival, Steffi Graf. La tenista alemana llegaba a la final de París como máxima favorita, como la número uno mundial. En 1988 se convirtió en la primera y única tenista de la historia en ganar el Golden Slam. Todo lo que tocó lo convirtió en oro. Ganó los cuatro Grand Slam (Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open) y además fue campeona olímpica en Seúl. Hasta aquella jornada, sumaba seis grandes torneos. Por eso, era muy difícil que la española venciese aquella final. Graf terminó su carrera con veintidós títulos de Grand Slam y es una de las mejores tenistas de la historia. Quizá la mejor, a la par que la estadounidense Serena Williams.


Una emocionante final

Era la primera final para la española y la tercera consecutiva para la alemana, campeona en 1987 y 1988. El partido comenzó igualado Se llegó al desempate, en el que la española se impuso por 8 a 6. Por tanto 7 a 6 para Sánchez Vicario en el primer set, tras haber remontado dos puntos de set de Graf.

Arantxa comenzó ganando en el segundo por dos juegos a uno. Graf remontó y se puso cinco a dos. La tenista española solo pudo sumar un juego más y la alemana ganó el segundo set por 3 a 6. Partido igualado con todo por decidir en el tercer y definitivo set.

El último set fue muy emocionante. Hubo oportunidades para las dos finalistas. Continuos cambios en el marcador. Sánchez Vicario comenzó ganó los dos primeros juegos, gracias a una rotura del servicio de Graf. Una ventaja considerable para una final. Pero estando enfrente la número uno del mundo nada estaba decidido. Tres a uno a favor de la española, que se situaba a tres juegos de la gloria. La alemana hizo cuatro juego seguidos, rompiendo el break en dos ocasiones y se colocó con cinco a tres a favor. Pero de nuevo, salió la garra y el carácter ganador de la española. Seis a cinco a favor y Graf se dirige al baño con problemas estomacales. Arantxa, que lleva una muñequera con los colores de la bandera de España se seca el sudor y mira hacia el vestuario. Está a solo un juego de ganar.

Y Arantxa hizo historia

Y ganó. Arantxa Sánchez al servicio para ganar Roland Garros. 15-0 para la española. Igualó Graf 15-15. 30-15 y de nuevo iguala la alemana. Graf se dirige a su banquillo para hidratarse, el público pita porque lo hace en medio del juego. 40-30 para Arantxa. Punto de set, de final y de torneo. Arantxa saca bien y Steffi tira la bola a la red. Campeona de Roland Garros, la española lo celebra lanzando la raqueta al aire, levantando los brazos y tirándose al suelo. La tierra batida de París le mancha la camiseta y la falda de Reebok, pero da igual. Arantxa Sánchez Vicario es historia del tenis y del deporte español.  Los números para recordar: 7-6 3-6 y 7-5 en dos horas y cincuenta y ocho minutos de una vibrante final. Fue la segunda derrota de Steffi Graf aquel año, solo la argentina Gabriela Sabatini había podido con ella.

 

 

“Gracias por todo” dijo la heroína nacida en Barcelona.“Ha sido una bonita final. Doy las gracias a mis padres, a mi familia, a mi entrenador y a todos ustedes. Gracias por decir ‘adelante Arantxa, es todo tan bonito” “He llorado por primera vez” “Ha sido muy emocionante” “El día más importante en mi vida y un paso más muy notable en mi carrera. Un partido en el que estaré pensando todos los días de mi vida. Inolvidable.”


 

 

Fotos: Getty Images
0 0 0 0