También en directo
Ahora en vídeo

‘El Bueno, el Feo y el Malo’ de Jorge Bustos

Este será el último tiroteo de 2017, un año que yo estrené aquí pronosticando tiros para todos y al final no ha habido pólvora ni para la mitad de los que se la merecen. Ya solo el número de feos y de malos que ha dado Cataluña agotaría las municiones de cualquier justiciero, y en ello están nuestros tribunales, donde ya se habla catalán en los pasillos con mayor desparpajo que en la intimidad de Aznar. Pero además de golpistas este año hemos disparado –metafóricamente, por supuesto- contra fanáticos, corruptos, odiadores, alcaldesas, bocachanclas, tontos de Twitter, novatos, caínes, ciegos que no quieren ver y tuertos que reinan a costa de la invidencia general. Te confesaré, mi querido Juan Pablo, que la mayoría de las semanas el personaje que más me costaba encontrar era el del bueno, debido a su triste escasez. Pero haberlos haylos, y si después de mucho buscar no aparecen candidatos, siempre podemos nombrar bueno de la semana no a una persona, sino un concepto.

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

El Bueno: Tabarnia

Que como ya toda España sabe no es el nombre de una comarca mitológica inventada por Tolkien: es la región comprendida por Tarragona y Barcelona donde no hay mayoría independentista sino voluntad de seguir siendo una autonomía española y por tanto europea, a salvo del manicomio de la Cataluña interior adicta al procés. Tabarnia no es una reivindicación viable, ni tampoco deseable, porque ningún territorio español nos es ajeno por mucho que en él gane Puigdemont, caso de Lérida y Gerona. Pero sirve como operación de pedagogía inversa por el procedimiento de reducir al absurdo el argumentario indepe: ese derecho a decidir de una parte por el todo. Una pretensión buenista que, llevada hasta el final, muestra su verdadero rostro antijurídico y fratricida. Que el espejo tabarnés funciona lo prueba la reacción desquiciada del separatismo, cuyos portavoces no sólo han entrado solemnemente al trapo –alterados por el feo reflejo que descubren en él– sino que se defienden reivindicando ahora la cualidad indivisible de la nación. Ahora son ellos los unionistas. Poco les falta para reclamar el 155 contra Tabarnia. Así que bien está la broma si hace que algún fanático afronte la inconsistencia de su causa.

El Feo: Rafael Mayoral

A quien podríamos rebautizar como L'Osservatore. Mayoral es un observador, el perro del hortelano de la seguridad nacional, un mero espectador del Pacto Antiyihadista del que quiere participar sin tener que participar. Y al que incomprensiblemente sigue convocando Juan Ignacio Zoido. Yo creo que de un pacto han de participar aquellos que lo firman, y que el compromiso contra el terror no admite grados. Epi y Blas no eran del CNI pero nos enseñaron muy bien la diferencia entre dentro y fuera. Este invento de ir como observador que el Gobierno le concede a Podemos, no vaya a ser que le llamen facha por obligarles a rubricar su lealtad al Estado mediante firma o bien quedarse fuera, revela otro de los frentes en los que la contundencia de Ciudadanos le está comiendo la tostada al PP. Podemos ya ha tenido suficientes oportunidades para madurar; si prefiere seguir luciendo pañuelo palestino a lo Mayoral y rebeldía de póster, que se quede en Twitter.

El malo: Jordi Pujol Ferrusola

También llamado Júnior. O el capellán, según el criptolenguaje sacro de la Sagrada Familia de Catalonia, que ya está toda reunida para celebrar los Reyes, que en su caso no vienen de Oriente sino de Andorra. El primogénito del clan mafioso que confundió Cataluña con su cuarto de juegos durante décadas ha salido del trullo visiblemente desmejorado, parecía que iba directo a pedir el ingreso en la CUP. Pero que a nadie le engañe su aspecto: Jordi Pujol Ferrusola es un tipo capaz de ponerse a lavar 30 millones de euros en plena instrucción de su propio caso. Solo un sujeto habituado a una cósmica sensación de impunidad puede desafiar de ese modo a la Justicia, que finalmente ha accedido a soltarle en estas entrañables fechas previo pago de la fianza con la calderilla de “amigos y familiares”. Que apure esta Navidad la madre superiora, o sea doña Marta, porque en cualquier momento le encarcelan a otro niño. Es lo que tiene criar a una cuadrilla de ladrones emboscados en senyeras. Presuntamente, por supuesto.

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado