• Martes, 20 de febrero 2024
  • ABC

COPE

Noticias

El ejercicio que debes incluir en tu rutina diaria si quieres mejorar tu visión: reducirás el riesgo

Un ejercicio que es sencillo y que puede ayudarte a no tener enfermedades ni fatiga ocular

El ejercicio que debes incluir en tu rutina diaria si quieres mejorar tu visión: reducirás el riesgo

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:25

A menudo nos explican qué es aquello que debemos incluir en nuestras rutinas para tener una mejor salud. Que si caminar media hora al día, que si beber dos litros de agua, que si hacer ejercicio… Son cosas que nos vienen bien porque nos permiten gozar de mejor salud y alargar, de hecho, nuestra vida un poco más de tiempo, pero pasa también, que nos bombardean con ellos y no sabemos a cuál hacerle caso.

Por eso, queremos dar en la diana con uno de esos ejercicios que deberíamos hacer sí o sí si queremos tener buena salud. Y no solo eso, sino para reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Y no, no te vamos a hablar de las típicas que ya conoces, como las enfermedades cardiovasculares, sino de aquellas enfermedades oculares que podemos evitar.

El ejercicio que debes incluir en tu rutina diaria si quieres mejorar tu visión: reducirás el riesgo


Y es que hay un ejercicio clave para evitar padecer ciertas enfermedades y cuidar nuestra visión. Por ejemplo, para evitar la fatiga ocular (que nos ocurre si miramos durante mucho rato las pantallas), la degeneración macular, o el síndrome del ojo seco, o la retinopatía diabética, que podría dejar sin visión a las personas diabéticas. Aparte de todo eso, reduciremos el riesgo de visión borrosa o pesadez en los ojos.

El ejercicio no es otro que caminar media hora al día. Y eso tiene beneficios en nuestra vista porque lo hacemos al aire libre, y eso nos ayuda a salir de mirar las pantallas, además, liberamos endorfinas y con ello, reducimos el estrés, por lo que se reduce también el estrés ocular. Además de ello, si salimos al sol, absorbemos más vitamina D y puede ser clave para producirla y mejorar nuestra visión.

La cantidad de pasos diarios que son necesarios

Aunque andar es bueno, lo cierto es que esta cifra no es la que creíamos. El cardiólogo deportivo, Luis López, ha explicado de donde viene esta creencia.

"El mito de los 10 mil pasos surgió en los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, con una campaña publicitaria de cuentapasos", revela. Este mensaje ha calado hasta la actualidad, sin pararse a pensar que esa cantidad se traduce en siete kilómetros. "Hay que hacerlos", apuntaba.

Este "mantra" se ha repetido una y otra vez respecto al ejercicio físico con el objetivo de mantenerse en forma. Sin embargo, la Universidad de Johns Hopkins, en Estados Unidos, realizó un estudio con "la mayor muestra en el campo hasta el momento", en la que participaron 226 mil personas.

Audio


Esta investigación desmontó la teoría "a base de rigor científico". Vieron como a los cuatro mil pasos diarios se reducía el riesgo de muerte prematura y a los tres mil, el riesgo cardiovascular. "Lo más importante es que cuanto más camines mejor y si lo haces una hora a día mejor", comentaba López.

¿Cuánto hay que caminar?

El cardiólogo ha establecido que lo mínimo que una persona debería caminar para tener estos beneficios es 30 minutos al día durante 5 veces a la semana. Este tiempo debe recorrerse a con un paso ligero, "no estamos hablando de ir viendo escaparates".

De esta manera, se reduce el riesgo cardiovascular en un 11%, además de liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad. También fortalecería el sistema inmunitario, mejoraría la tensión arterial y puede prevenir el cáncer. "Tiene un efecto maravilloso para controlar la diabetes, para la regulación de los que la sufren y, los que no, para que no aparezca", dice.

Por increíble que parezca, caminar puede tener mayores beneficios que correr. El cardiólogo ha contado que, aunque la carrera "tiene un mayor rendimiento energético, implica un 30% más de riesgo de padecer lesiones".

Según la World Heart Federation, correr puede disminuir la probabilidad de que aparezcan enfermedades cardiovasculares en un 5%. "Gastar la misma energía caminando reduce ese riesgo un 9%", comentaba. La clave está en ampliar en el tiempo la cantidad de energía que se consume.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado