Boletín

¿Quieres refrescos caseros y saludables? Sigue estos sencillos consejos

Hay momentos del día donde el calor aprieta y nos apetece un buen refresco, en Fuera de carta te explicamos cómo hacerlo fácil y saludable

¿Quieres refrescos caseros y saludables? Sigue estos sencillos consejos

 

Antonio Mateo
@matteos_a

Redactor informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:34

Al verano le queda unos días para llegar y el cuerpo pide bebidas frías. La cerveza, el tinto de verano o los refrescos azucarados que compramos en el supermercados son la salvación para esos momentos de calor donde nos sentimos como si estuviéramos asando castañas en el desierto del sahara.  

Estas opciones no son las más adecuadas si estás intentando tener hábitos saludables o si estás apurando al máximo la operación bikini. En Fuera de carta te ofrecemos una serie de consejos para poder hacer refrescos en casa y de forma saludable, aunque eso lo dejamos a tu elección.

Base dulce

Un refresco es una mezcla de sirope, agua gaseosa y un poco de zumo natural de una fruta. Así que lo primero de todo es elegir cómo vamos a endulzar nuestra preparación. Si quieres la versión clásica, sólo tienes que calentar en un cazo agua y azúcar a partes iguales (50 gramos + 50 gramos).

Pero existe otra opción si queremos hacerlo mucho más saludable. Sustituimos el sirope por el edulcorante que usemos normalmente. Si queremos hacerlo lo más natural posible, podemos  escoger stevia, y si es en hojas frescas mejor.

Refrescos

Hacer un refresco en casa es una de las preparaciones más fáciles, no vas a querer volver probar uno de un supermercado nunca más. El primer paso es fijarnos, por ejemplo, en uno de nuestros refrescos favoritos de naranja. Exprimimos la fruta, le sacamos todo el jugo. Lo ponemos todo junto en el vaso que incluye el hielo y el edulcorante. Y el toque de burbujas nos lo va a poner el agua con gas. Remover un poco y ya está, ya tienes tu refresco casero. ¿Sencillo verdad? Pues ya que sabes la teoría, ahora, puedes innovar.

Escoge tu fruta favorita, arándanos, maracuyá, fresas, uvas… cualquiera rica en agua y añádele el agua con gas y el edulcorante. Tendrás el refresco que elijas, en sólo cinco minutos.

Pero además hay otra forma de personalizar aún más nuestra bebidas. Le podemos añadir un poco de jengibre o hierbas aromáticas como la hierbabuena. Un refresco casero de limón y jengibre, con ese toque herbaceo te va a hacer replantear que has estado bebiendo estos dias.

Limonada de sabores

Si no te gustan los refrescos y quieres bebidas sin burbujas, puedes optar por hacer un refresco con agua sin gas o una limonada divertida. En Colombia es habitual hacer limonada de coco. Es una receta muy simple que se puede tunear con diferentes frutas. Sólo tienes que poner en la batidora los ingredientes clásicos de la limonada (limón, azúcar y agua) y añadir el producto que quieras, así de fácil tendrás una limonada de papaya, piña, melón, fresas o la fruta que elijas.

Si quieres que sea más sana, sólo tienes que cambiar el azúcar por un edulcorante.

La última bebida saludable que te puedes hacer es muy simple, sólo tienes que utilizar tu té favorito y añadirle hielo. Puedes ponerle un twist de limón o de naranja y ya lo tienes.

Lo más