Boletín

CRISIS CLIMÁTICA

Ribera respalda la llamada a una dieta sostenible global en defensa del clima

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha respaldado este jueves el llamamiento de los expertos en favor de una dieta más sostenible en el mundo, con nuevos hábitos frente a "modelos cada vez más hiperproteicos" y cultivos que no ayudan a mitigar las emisiones contaminantes en la atmósfera.,Este jueves se publicó el informe sobre el uso de la tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) dependiente de la ONU y entre cuya

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:54

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha respaldado este jueves el llamamiento de los expertos en favor de una dieta más sostenible en el mundo, con nuevos hábitos frente a "modelos cada vez más hiperproteicos" y cultivos que no ayudan a mitigar las emisiones contaminantes en la atmósfera.

Este jueves se publicó el informe sobre el uso de la tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) dependiente de la ONU y entre cuyas recomendaciones se incluye mejorar la gestión del suelo en el uso agrícola y ganadero con sus consiguientes efectos también en los hábitos de consumo alimenticio.

Los fertilizantes en la agricultura y las emisiones de metano y óxido de nitrógeno asociadas al ganado son una fuente significativa de emisiones de gases invernadero, según los científicos.

El problema con el suelo es que, debido a sus nuevos usos, está dejando de ser el gran sumidero de carbono que mitigaba las emisiones de efecto invernadero y el impacto del cambio climático, ha advertido la ministra en declaraciones a EFE y TVE.

Con la deforestación y los nuevos usos del terreno para cultivos, actividades industriales o construcción de infraestructuras de áreas urbanas el suelo se está convirtiendo en generador de emisiones de efecto invernadero en lugar de absorberlas.

El 72 por ciento de la superficie no helada en la Tierra está destinada a actividades humanas, preferentemente a agricultura, ganadería y construcción de infraestructuras, de acuerdo a las cifras.

El suelo tiene un papel ecológico muy importante para el ecosistema y el bienestar ambiental y la calidad de vida en el planeta, por lo que "debe evitarse su degradación" y aquellos cambios en su uso que incidan "muy significativamente" en el ciclo del carbono, ha asegurado Ribera.

Según la ministra, todavía se está "a tiempo" de preservar un suelo que no contribuya al cambio climático, sino que lo siga mitigando y no ponga en riesgo la seguridad alimentaria de las personas, aunque ello requiere "cambios importantes" de comportamiento y pautas sociales.

"Son fundamentales -ha destacado- los hábitos alimenticios y la disminución de sus residuos", y asimismo tomarse en serio cómo destinar parte de ese suelo hasta ahora poblado por selva primigenia o bosques a otro tipo de actividades.

La ministra ha instado a recuperar alimentos de la dieta mediterránea, con los carbohidratos, las hortalizas y las frutas como parte fundamental de la pirámide nutricional mientras "las proteínas de origen animal se mantienen en el porcentaje clásico".

Ribera ha lamentado "la paradoja" alimentaria de la actual población mundial: mientras un gran porcentaje afronta problemas de malnutrición "severos", otra gran parte padece cada más obesidad por modelos alimentarios muchas veces "sobredimensionados" que perjudican la salud personal y la del planeta.

La ministra ha emplazado a "la recuperación de prácticas tradicionales en explotaciones agrarias menos intensivas, con menos presencia química, y a la recuperación del consumo asociado a cultivos de proximidad y de temporada".

Unas mejores pautas benefician al medio ambiente y al mundo agrario y a los ganaderos en términos de sostenibilidad y calidad de vida, ha dicho la ministra.

Lo más