• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

CAMBIO CLIMÁTICO

Centenares de estudiantes urgen medidas en Barcelona contra cambio climático

Centenares de estudiantes de secundaria y universitarios (2.000 según la Guardia Urbana) se han manifestado hoy en Barcelona para pedir que se decrete "el estado de emergencia climática" y se tomen medidas urgentes contra el cambio climático, secundando la huelga internacional del movimiento 'Friday for Future'.,La manifestación, encabezada por una pancarta con el lema "Emergencia Climática", ha comenzado a las doce del mediodía en la plaza Universitat y ha pasado por l

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:41

Centenares de estudiantes de secundaria y universitarios (2.000 según la Guardia Urbana) se han manifestado hoy en Barcelona para pedir que se decrete "el estado de emergencia climática" y se tomen medidas urgentes contra el cambio climático, secundando la huelga internacional del movimiento 'Friday for Future'.

La manifestación, encabezada por una pancarta con el lema "Emergencia Climática", ha comenzado a las doce del mediodía en la plaza Universitat y ha pasado por la plaza Catalunya y la Vía Laietana hasta llegar a la plaza Sant Jaume.

Los estudiantes han coreado lemas como "¡qué cambie el sistema y no el clima!", "ni un grado más ni una especie menos", "¡visca visca visca la lluita ecologista!" o "¿què passa? ¿què passa?, que contaminen massa".

Los manifestantes, entre los que también había madres y padres con sus hijos pequeños y gente mayor, han recordado que "no hay un planeta B" y han instado a la sociedad y a las autoridades públicas a que abandonen la indiferencia ante la emergencia.

"Si el planeta fuera un banco ya lo habrías salvado", han clamado también los participantes que han denunciado que "quienes más gases emiten son quienes más se lucran de ello y quienes más sufrimos las consecuencias de eso vivimos a su merced".

Además de los lemas denunciado la situación global, tanto de especies animales, ecosistemas, como seres humanos, también se han escuchado cánticos que hacían referencia a la situación concreta de los barceloneses como "Este calor en marzo no es normal" o "el aire de Barcelona es una vergüenza".

El llamado 15M Climático ha recuperado las formas de las manifestaciones de los indignados o del 8 de marzo con multitud de pancartas hechas a mano por los propios participantes así como la música y los grupos de percusión.

La originalidad de los estudiantes también ha convertido el famoso cántico "las calles serán siempre nuestras" para reivindicar, desde el ecologismo, que "el planeta no es solo nuestro".

En la lectura del manifiesto, los impulsores han denunciado que "las generaciones que están en el poder nos están robando el futuro", por lo que los jóvenes están "condenados a una dura inestabilidad social y ecológica", y han señalado que están "hartos de ver nuestra casa en llamas".

Las portavoces han recordado que, según el último informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, "nos quedan tan solo 11 años para evitar la catástrofe climática" y han lamentado que esta "emergencia mundial" no está siendo afrontada por unos gobiernos que "no están a la altura".

Así, han denunciado tanto el "negacionismo" del PP como la "eterna espera" por la ley de Cambio Climático y de Transición Energética del PSOE y han lamentado que la "lucha electoral interminable está dejando en segundo plano el desastre al que nos dirigimos".

En declaraciones a Efe, la portavoz del movimiento en Barcelona Andrea Muñoz ha celebrado la cantidad de personas que se han manifestado y ha admitido que no esperaban tanta afluencia, un impulso que les reafirma en su voluntad de seguir convocando cada viernes concentraciones o actos.

Según los datos de la conselleria de Educación, el seguimiento de la huelga en la educación secundaria ha sido desigual: en la ciudad de Barcelona la afectación ha sido del 13,96 %, los territorios con mayor eguimiento han sido las Tierras del Ebro con un 49,10 % y el Vallès Occidental con 39,22%, mientras que en Girona y Lleida no ha llegado al 5 %.

Lo más