COPE

TOROS TOLEDO

La terna se reparte nueve orejas en interesante tarde en Esquivias (Toledo)

Los diestros Cristian Escribano, Gómez del Pilar y Raúl Rivera fueron los grandes protagonistas de la interesante tarde de toros vivida este viernes en la localidad toledana de Esquivias, tras repartirse un total de nueve orejas.,Seria corrida la de Esquivias, y no solo por el trapío de los toros lidiados, que también, sino por la actitud de una terna que torea muy poco pero que demostró que no se aburren y que quieren subir peldaños en el e

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:04

Julio César Sánchez

Los diestros Cristian Escribano, Gómez del Pilar y Raúl Rivera fueron los grandes protagonistas de la interesante tarde de toros vivida este viernes en la localidad toledana de Esquivias, tras repartirse un total de nueve orejas.

Seria corrida la de Esquivias, y no solo por el trapío de los toros lidiados, que también, sino por la actitud de una terna que torea muy poco pero que demostró que no se aburren y que quieren subir peldaños en el escalafón de matadores.

Le faltó final a la corrida de Virgen María. El ímpetu mostrado durante los dos primeros tercios, incluidas notables peleas en el caballo, no tuvo tanta continuidad en la muleta, excepción hecha del bravo primero. Aún así la corrida fue variada e interesante en general, destacando primero y sexto. Los toros de la vacada sevillana lucieron una magnífica presencia; serios pero bien hechos.

Cristian Escribano torea poco. Muy poco. Pero sabe torear. Y bien. No solo con su ya conocida elegancia, sino también con compromiso. Estos componentes citados los puso sobre el tapete en Esquivias, su pueblo, frente a un bravo toro de Virgen María que abrió plaza.

La elegancia llegó tanto con capote -sobre todo en un bello quite de oro- como con muleta, en un trasteo correctamente hilvanado y que alcanzó sus mayores cotas al natural y en un bello cierre de faena. La entrega, además de con las telas, quedó patente en la contundente estocada cobrada al primer intento.

El cuarto se vino abajo muy pronto, impidiendo a Cristian Escribano redondear su tarde. Lo mejor, además de su firme y seria actitud, llegó en el saludo de capote por vistosas cordobinas.

La firmeza y el aplomo dominaron la faena de Gómez Pilar al segundo, un toro encastado al que le faltó continuidad y ritmo. Trasteo con verdad, sin alharacas ni dudas en el que el espada toledano no dudó cuando sí lo hizo su oponente.

Esperó con seguridad y sin aspavientos la irregular embestida del quinto de nuevo Gómez del Pilar en una faena sin brillo aparente, pero preñada de importancia, aguantando parones sin mover los pies, tirando con mucha verdad del serio toro de Virgen María. Puso la guinda con un espadazo cobrado al primer viaje.

Raúl Rivera derrochó ansias de triunfo delante de un ejemplar encastado y codicioso que se movió rebrincado y sin clase. Las ganas antes citadas entorpecieron la consecución de un trasteo más armónico, rubricado a la primera con los aceros, circunstancia que favoreció la generosa concesión del doble trofeo.

El sexto tuvo trapío de plaza de primera. Rivera lo banderilleó con solvencia y despliegue de facultades. Hubo fibra en una faena entonada de Rivera, que hacía su primer paseíllo vestido de luces en once meses, y que acertó en la suerte suprema al segundo intento.

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Virgen María, muy bien presentados. Bravo el primero, de nombre Gestor, número 22, premiado con la vuelta al ruedo. Segundo y tercero, encastados pero sin entrega. Venido a menos, el impetuoso cuarto. Manejable el quinto, y en mayor medida el sexto.

Cristian Escribano, dos orejas tras aviso y oreja tras aviso.

Gómez del Pilar, oreja tras aviso y dos orejas tras aviso.

Raúl Rivera: dos orejas y oreja.

La plaza registró casi media entrada respetando el distanciamiento social.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo