Boletín

#SANISIDROCOPE

Román sufre una cornada muy fuerte por el tercer toro en Las Ventas

El torero valenciano ha sufrido una cornada muy fuerte al entrar a matar al quinto toro de la corrida que se ha celebraba este domingo en Las Ventas

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:14

El torero valenciano Román ha sufrido una cornada muy fuerte al entrar a matar al quinto toro de la corrida que se celebra este domingo en Las Ventas, vigésimo séptima de la Feria de San Isidro.

El toro, de Baltasar Ibán, cogió certero a Román en el momento del embroque, levantándolo por el muslo izquierdo y zarandeándolo con violencia en el aire con el pitón dentro durante unos eternos y angustiosos segundos.

Una vez caído el torero en el albero se vio enseguida que la cornada era fortísima por el boquete que le hizo en la pierna y la cantidad de sangre que manaba. También por cómo quedó el pitón del toro, cubierto de sangre hasta la misma cepa.

Las caras de las cuadrillas eran un poema, y la del propio Román, que, con claros gestos de dolor y totalmente pálido, fue conducido a toda prisa en la enfermería.

Fue llevado a toda prisa a la enfermería, donde fue intervenido por el equipo médico que dirige el doctor Máximo García Padrós.

La herida, cuya trayectoria es hacia fuera y hacia abajo, produce destrozos en "vasto interno, musculatura aductora, contusión con vaso espasmo de arteria femoral, rodea el fémur por su cara posterior produciendo contusión en nervio ciático, presentando orificio de salida por cara externa, tercio inferior del mismo muslo", reza el parte médico que firma el doctor García Leirado.

Parte

 

Al terminar el festejo, los toreros Curro Díaz y Pepe Moral se dirigieron a la enfermería para conocer el estado de Román, que acababa de abandonar la plaza en ambulancia tras ser operado de la grave cornada.

Los diestros no quisieron abandonar la plaza sin saber cómo se encontraba Román. Curro Díaz brindó el cuarto toro de la tarde a Román, dejando la montera sobre las tablas frente a la enfermería, para desear lo mejor a su compañero recién herido.

Lo más