Boletín

FERIA DE SAN BLAS

Puerta Grande para la capacidad de Escribano frente a la ‘miurada’ de Valdemorillo

El diestro sevillano Manuel Escribano paseó dos orejas y salió a hombros tras lidiar cuatro astados de Miura por cogida de su compañero Pepe Moral.

Manuel Escribano en su salida a hombros este domingo en Valdemorillo

 Manuel Escribano en su salida a hombros este domingo en Valdemorillo@InfoMESCRIBANO

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Valdemorillo (Madrid)

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11 feb 2019

La cara y la cruz de la Fiesta se vivió en el cierre de la Feria de San Blas en Valdemorillo. Manuel Escribano salió a hombros y demostró que sigue siendo un torero a tener en cuenta. La cruz fue para Pepe Moral, que no pudo completar la lidia de su lote por el percance que sufrió en su primer toro. Y todo, en una plaza de La Candelaria que casi se llenó al reclamo de los toros de Miura, que debutaron en Valdemorillo con un encierro interesante pero al que le faltó rematar en la muleta las buenas sensaciones que dejó en los primeros tercios.

Escribano lidió un primer toro al que se ovacionó de salida. El de Miura había puesto en solfa a más de uno en el encierro matinal y su viveza se mantuvo durante la lidia. El astado ya cortó al diestro de Gerena en banderillas, un tercio que solventó con facultades y recursos. Con la muleta, el toro mostró su falta de recorrido por ambos pitones. Muy firme el torero pese a que fue sorprendido en un par de ocasiones. Alargó la faena Escribano en busca de un lucimiento que no terminó de llegar. Estuvo hábil con la espada.

Pepe Moral abría en Valdemorillo su décima temporada de alternativa y no pudo tener peor suerte. Su primer toro se le llevó por delante cuando le saludaba de capote. Fuerte el golpe en la rodilla izquierda del que salió con una cornada interna. No podía apoyar la pierna el de Los Palacios, que aún así, se mantuvo en el ruedo para pasaportar con dignidad al de Miura.

El tercero traía unas hechuras tremendas. Ancho de sienes y largo como un tren.  Escribano volvió a estar contundente con los palos, especialmente en un tercero al quiebro en los medios en el que dio todas las ventajas al toro. Tuvo nobleza y buen son por el pitón derecho el de Miura y la faena de Manuel mantuvo el nivel en el primer tramo de la misma. Pero después el toro se rajó y todo fue a menos. Pero una estocada contundente puso en bandeja la primera oreja para el torero.

Pepe Moral salió de la enfermería con la rodilla vendada e infiltrada. Pero el castaño que hizo cuarto le hizo pasar un mal rato. Toro complicado que pidió una firmeza que no pudo ofrecerle el torero hispalense. Además, se le atragantó tanto la espada como el descabello. Un milagro que el toro no se fuese vivo a los corrales. Moral se fue de nuevo a la enfermería, de donde ya no pudo salir a lidiar su tercer toro.

Por este motivo, Escribano tuvo que hacerse cargo de los dos últimos toros. El quinto tuvo alegría y se empleo en las dos varas que tomó. En banderillas el de Gerena montó un nuevo alboroto en una demostración de facultades y conocimiento de los terrenos. El runrún que dejó este tercio se desvaneció en el inicio de faena cuando el toro comenzó a quedarse corto y sin romper a embestir con largura. El mérito del diestro fue ser paciente, aplicar temple y mando y terminar haciendo embestir al de Miura por donde al principio no quería. Trasteo siempre a más que terminó de un perfecto volapié. Una nueva oreja le servía de pasaporte para la salida a hombros.

El sexto fue un ejemplar de lavada expresión que ofreció poco juego. Escribano quiso porfiar con él, pero las escasas prestaciones del animal le hicieron desistir pronto de buscarle las vueltas. El objetivo estaba cumplido con creces y la puerta grande asegurada.


FICHA DEL FESTEJO 

Valdemorillo (Madrid), domingo 11 de febrero de 2019. 3ª de Feria. Más de tres cuartos.

Toros de Miura, bien presentados, entipados aunque de distinta tipología. De juego desigual, bravos en los primeros tercios pero más complicados en el de muleta. Destacó el quinto.

Manuel Escribano, ovación, oreja, oreja y silencio.

Pepe Moral, ovación y ovación tras dos avisos.

Parte médico de Pepe Moral: “Cornada interna con trayectoria de 10 centímetros que sufre por encima de la rodilla de su pierna izquierda. Una vez operado ha sido trasladado al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda donde se valorarán otras posibles lesiones”.

Lo más