7ª FERIA DE AGOSTO

Ponce y Roca Rey prenden la Malagueta en una entretenida tarde

Tres orejas pasearon el valenciano y el peruano mientras Manzanares sigue a la baja.

Enrique Ponce y Andrés Roca Rey en su salida a hombros este sábado en Málaga

 Enrique Ponce y Andrés Roca Rey en su salida a hombros este sábado en Málaga EFE

Agencia EFE María M. Alba

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 19 ago 2018

Accidentado comenzó el festejo teniendo que parar Enrique Ponce hasta tres toros después de que el primero de Juan Pedro fuera devuelto por inválido y el sobrero que salió en su lugar tuviera que ser apuntillado tras lesionarse por su paso por el caballo.

Salió otro sobrero de La Palmosilla que también adoleció de pocas fuerzas por lo que Ponce tuvo que hacerle todo a media altura. Con su maestría fue haciéndole las cosas poco a poco, con temple y con los detalles que suele imprimir el de Chiva a las faenas. No fue una faena rotunda pero el público quedó encantado. Oreja.

El cuarto, otro impresentable "juanpedro", lo exprimió al máximo Ponce. Con el capote fue saliéndose hacia el tercio para rematar con una media. Brindó al publico y se emborrachó de toreo. Comenzó con doblones por bajo sobre ambos pitones, ganándole terreno al animal. Prosiguió a media altura para, a mitad de faena, ir bajándole la mano y obligándolo.

El de Juan Pedro fue un buen toro que aguantó la larga faena que le propinó el valenciano, que tiró de técnica y sabiduría para hacerle las cosas perfectas y sacar lo mejor de este buen animal que fue premiado con la vuelta al ruedo.

El segundo de la tarde no tuvo ni fuerzas ni entrega. Manzanares no se confió en ningún momento durante la faena, y el toro cada vez fue a menos, mirando una y otra vez a las tablas. Una pequeña parte del público le recriminó en varias ocasiones al alicantino la colocación de la muleta para citar al animal.

Otro cantar fue el quinto en el que se vio a otro Manzanares totalmente distinto al de su primero. Con ganas, con temple y moviendo el capote con suma belleza. Con la pañosa el alicantino realizó una faena de tono basada en la mano derecha, el pitón bueno del astado. Detalles de torería y empaque.

Roca Rey lidió en primer lugar a un impresentable toro, impropio de una plaza de primera categoría, de hecho las reses lidiadas en la novillada de la feria tenían mucho más presencia que este torito.

Ya con la muleta brindó a un público totalmente entregado con el peruano y se fue al tercio para empezar por estatuarios, muy quieto, con las zapatillas clavadas en el albero. En la segunda tanda con la derecha ya lo obligó por abajo y el animal iba detrás del paño humillando y con prontitud.

Con la izquierda llegó el animal más venido a menos, pero aún así siguió embistiendo a la muleta del limeño con prontitud. Cerró la faena por manoletinas y unos adornos por bajo que terminaron de explosionar La Malagueta. Dos orejas.

En el sexto, un remiendo de Parladé, hubo pique en el tercio de quites entre Ponce y Roca Rey. El valenciano, por chicuelinas; mientras que el del peruano fue muy variado.

El brindis fue para Victoria Federica, hija de la Infanta Elena, que se encontraba en la primera fila de uno de los tendidos de sombra. Con estatuarios saliéndose hacia el centro del ruedo comenzó una de más a menos debido a la condición del Parladé. que se fue apagando como una vela, Buscó las tablas al final pero Roca Rey fue tras él para pegarse el arrimón y arrancarle los últimos muletazos.

Un último apunte: El tercio de varas brilló por su ausencia, quedando relegado a un pequeño picotazo en todos los toros. No se debería admitir que un tercio tan importante terminase desapareciendo debido a la condición del tipo de toro que se lidia actualmente. El de las figuras. El de las rebajas.


FICHA DEL FESTEJO 

Málaga, sábado 18 de agosto de 2018. 7ª de Feria. Lleno.

Cuatro toros de Juan Pedro Domecq, uno de Parladé (6º) y uno de La Palmosilla (1º tris que sustituyó a otro sobrero de Juan Pedro Domecq) de escasa presentación, nobles y de juego variado. El cuarto de nombre "Montero", número 19, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Enrique Ponce, oreja y dos orejas tras aviso.

José María Manzanares, silencio y ovación.

Roca Rey, dos orejas y oreja tras aviso.

Lo más