Boletín

#SANISIDROCOPE

Perera: "Abrir seis Puertas Grandes de Madrid es un privilegio"

El torero pacense se mostraba exultante tras conquistar una nueva salida a hombros este miércoles en la plaza de Las Ventas.

Miguel Ángel Perera con las dos orejas cortadas este miércoles en Las Ventas

 Miguel Ángel Perera con las dos orejas cortadas este miércoles en Las VentasEFE

Redacción TorosAgencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:53

"Estoy tremendamente feliz, más que un sueño, abrir seis Puerta Grandes en Madrid es un auténtico privilegio", así de exultante se mostraba Miguel Ángel Perera pocos minutos antes de ser aupado a hombros para cruzar el umbral de la gloria que conduce a la madrileña calle de Alcalá.

"Hacía mucho tiempo que no sentía Madrid tan entregada. Me han venido muchos recuerdos, y ahora mismo no me cambio por nadie. Esto es la gloria y quiero saborearla", apostillaba.

Pero, antes, hablando sobre la corrida, Perera agradecía "la raza" que sacó el toro del triunfo, el tercero, de nombre Pijotero, al que Madrid también rindió tributo con una sonora y merecida ovación.

"Fíjate que en los primeros tercios no lo veía nada claro. No se definía. Pero he optado por darle distancia, lucirlo, y él me lo ha agradecido sacando un torrente de raza que me ha permitido cuajarlo y reencontrarme con esta afición tan maravillosa", confesaba.

Pero hubo cierto sector que no le estuvo tan de acuerdo con la concesión del doble trofeo: "Hay opiniones para todos los gustos. Madrid es así. Lo respeto, claro está, pero yo estoy muy tranquilo y satisfecho de lo que he hecho", reconocía.

Lástima que con el sexto no se pudiera redondear aún más la tarde para él: "Se ha acabado muy pronto. Yo he tratado de hacerlo tirar hacia adelante pero no ha podido ser", concluía.

Diego Urdiales se marchaba de la plaza visiblemente contrariado al estrellarse con un lote de pocas opciones.

"Es una pena, porque esta ganadería venía con una racha muy buena y hoy no ha podido ser. Mi primero ha sido un toro que no se ha entregado y al otro le faltaban finales y mejores intenciones. Con los dos he hecho el esfuerzo y eso es lo que me llevo al hotel, que me he vaciado y lo he intentado por activa y por pasiva", declaraba el riojano.

Y el director de lidia, Finito de Córdoba, compartía casi las mismas declaraciones de decepción.

"Venía con mucha ilusión pero no ha podido ser. Mi primero hacía cosas muy raras, muy incierto, y, aunque le he pegado alguno, no he podido redondear. El cuarto era muy probón, nada claro, y con él he intentado ponerme pero ha sido muy difícil", finalizaba.

Lo más