COPE

PERÚ

Lima se queda sin su Feria del Señor de los Milagros por primera vez en 74 años

La COVID-19 ha logrado lo que no pudieron hacer años de presión animalista: por primera vez en 74 años se suspenderá la feria taurina del Señor de los Milagros.

La plaza de toros de Acho en Lima no abrirá sus puertas este año por culpa de la pandemia

La plaza de toros de Acho en Lima no abrirá sus puertas este año por culpa de la pandemiaARCHIVO

Redacción TorosAgencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:51

Acho, el coso taurino más antiguo de América y uno de los más antiguos del mundo (1766), no recibirá este año a ninguna de las épicas figuras del toreo que desde 1946 han pisado, ininterrumpidamente, su arena en los meses de octubre y noviembre, y seguirá albergando "La Casa de Todos", un hogar municipal para proteger de la COVID-19 a personas en situación de calle.

Con los espectáculos públicos aún prohibidos y sin vuelos internacionales, así como con severas restricciones sanitarias y una cada vez mayor presión social y política sobre el mundo taurino en Perú, la suspensión de la feria ha caído como un jarro de agua fría entre los aficionados limeños.

Pero también se ha convertido en un acontecimiento "emblemático" para los defensores de los animales, que durante años han peleado por poner fin a la tauromaquia en el país.

Para los aficionados taurinos, la suspensión de la feria que por unos meses hacía de Lima el centro del mundo del toreo, con matadores de la talla de Luis Miguel Dominguín, Curro Romero, Manuel Benítez "El Codobés" o, más recientemente, Andrés Roca Rey, limeño e ídolo de local, la reacción ha sido de "frustración".

"Esta feria se espera con mucha ansiedad. Las corridas de Acho tienen nombre y tradición, y son las más esperadas. Es una desilusión grande, pero es la situación que se da y hay que afrontarla. No hay espectáculos con público, y los toros son un espectáculo en donde el aficionado forma parte esencial del mismo. No hay opción", dijo a Efe Jaime de Rivero, cronista taurino y miembro de varias peñas de la capital peruana.

Sin embargo, para De Rivero, esta suspensión es tan solo un bache en una larga y poderosa tradición, que incluso puede llevar a que la gente quiera regresar el próximo año a los toros con "mayor ansiedad y ganas de feria".

"El toreo tiene más de 300 años en Perú, un año no hará daño a una tradición cultural. Ya en otras épocas hubo cierres, un año no debería mellar nada", consideró.

En ese sentido, el cronista apuntó que, de hecho, la más afectada será la Beneficencia, cuya red de albergues, comedores populares, escuelas o residencias de ancianos se financia en gran parte con el uso de la plaza de toros.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo