COPE

Jordi Sánchez rompe el tabú y explica las terribles alucinaciones que sufrió en la UCI: "Mi hijo muerto"

ctv-qeu-1615552675342

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:31

El actor catalán Jordi Sánchez, conocido por su papel de Antonio Recio en la serie de Telecinco 'La que se avecina' se encuentra ya en casa y ultimando su recuperación tras sufrir un tremendo caso de coronavirus que lo mantuvo 21 días ingresado en la UCI. Una experiencia muy traumática que afortunadamente ha dejado atrás, aunque algunos recuerdos lo acompañarán de por vida.

Sánchez es uno de los actores más queridos de nuestro país y, a lo largo de las últimas semanas, son muchos los compañeros de profesión que han querido transmitir su fuerza y cariño al intérprete, que llegó a vivir momentos muy complicados.

Este fin de semana, su amiga Silvia Abril confesaba lo mal que lo han pasado: "Estos 24 días que ha estado intubado, boca abajo en una UCI, le hinché el móvil a mensajes, a canciones... Le hablaba de su mujer y de cómo lo estaba viviendo...", confesó la actriz, viéndose obligada a parar de hablar al entrecortarse por las lágrimas, dado que no había podido evitar derrumbarse.

"Estábamos llamando continuamente", afirmó tras contar que muchos actores del reparto de 'La que se avecina' se pusieron en contacto con la mujer de Sánchez para saber cómo se encontraba.

"Cuando encendió el teléfono, el WhatsApp estaba sepultado de amor", declaró Abril con una sonrisa mientras se secaba las lágrimas, mostrando así lo contenta que se puso cuando se enteró de que a su compañero le habían dado el alta. La entrevistada también contó a Pardo cómo vivió el actor su paso por el hospital: "Él se despertó fatal, cuando se ven, eso tiene que ser... Se vio desubicado".

Las duras alucinaciones de Jordi Sánchez en la UCI

El actor ha roto su silencio en Catalunya Ràdio, donde ha explicado cómo vivió en primera persona está traumática experiencia. Jordi Sánchez ha explicado que los primeros síntomas "son como una gripe. Yo tampoco tuve mucha fiebre, pero no terminaba de encontrarme bien".

En lugar de mejorar con el paso de los días, su situación empeoró, hasta que se vio con una neumonía. Es entonces cuando tuvo que ingresar en la UCI, donde su vida estuvo pendiente en un hilo. En coma inducido, comenzó a sufrir terribles alucinaciones que vivía como si fueran reales: "Pensé que mi hijo estaba muerto. Estaba triste y hecho una mierda. Hasta el tercer día no me atreví a preguntar si lo que había soñado era verdad. Luego me dijeron que no y me puse a llorar". "Viví en un mundo paralelo durante esos 24 días. Estás tan drogado que todo lo que sueñas te parece real. Es terrible. Pierdes la noción del tiempo y alucinas. Incluso llegué a hacer los papeles para enterrar a mi hijo", ha confesado.

El actor cree que pudo haber contraído la enfermedad durante un rodaje: "Nos ponían el palito por la nariz y nos miraban con lupa, pero hay un momento en el que tienes que trabajar sin mascarilla. Cuando te la quitan no sabes si la persona que tienes delante está contagiada o no".

Afortunadamente ya está mejor y ahora lo que queda es superar también las terribles secuelas psicológicas de la enfermedad.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo