SALUD SOLIDARIDAD (Crónica)

Una ola de solidaridad por Sarah

Sarah Almagro, de 18 años, ha sobrevivido a una meningitis meningocócica Y, pero con graves secuelas, entre ellas la pérdida de las extremidades, y su caso ha creado una gran ola de solidaridad para recaudar fondos para prótesis, que empezó en Marbella y se ha extendido por España y el extranjero.,El objetivo es que Sarah consiga recuperar su vida tal y como la dejó el pasado 24 de julio. Al menos lo más parecida posible, con la práctica deportiva entre sus h

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 12:27

Pilar Gómez.

Sarah Almagro, de 18 años, ha sobrevivido a una meningitis meningocócica Y, pero con graves secuelas, entre ellas la pérdida de las extremidades, y su caso ha creado una gran ola de solidaridad para recaudar fondos para prótesis, que empezó en Marbella y se ha extendido por España y el extranjero.

El objetivo es que Sarah consiga recuperar su vida tal y como la dejó el pasado 24 de julio. Al menos lo más parecida posible, con la práctica deportiva entre sus hábitos diarios, y su gran pasión, el mar, concretamente, el surf.

El pasado octubre nació la asociación "Somos tu ola", una entidad que pretende lograr fondos para adquirir las prótesis que necesita Sarah para disfrutar de un día a día lo más parecido al resto de jóvenes de su edad: ir a la universidad, en su caso estudiar Derecho, salir con amigos, ser independiente, conducir un coche y hacer deporte.

Esos eran los sueños de Sarah que el pasado julio se vieron congelados en el tiempo al ingresar por Urgencias en el Hospital Costa del Sol de Marbella, después de haber acudido el día anterior por fuertes dolores de estómago y malestar general.

En ese momento, los médicos no le dieron importancia, pero al día siguiente, al encontrarse peor, entró en el centro hospitalario donde permaneció en la UCI durante tres semanas, diez días en coma inducido, tras diagnosticarle una infección por la bacteria meningocócica tipo Y, cuya tasa de mortalidad es muy elevada cuando la infección deriva en una septicemia.

Sarah rompió todo pronóstico y, tras superar varias crisis, despertó del coma poco a poco, el 5 de agosto, justo el día del cumpleaños de su madre, que durante el tiempo transcurrido no dejó de pedirle que luchara y despertara" ese día "y así lo hizo, comenta a Efe su tía, Patricia Vallejo, portavoz de la familia a raíz de la repercusión que ha causado el caso de su sobrina.

La joven nacida y residente en Marbella volvía a la vida pero debía de afrontar la dura realidad: los médicos ante la falta de riego vascular en las extremidades, que había ocasionado necrosis, se vieron obligados a amputarle los cuatro miembros, por debajo de rodillas y codos, lo que se considera "todo un éxito", ya que conservar una parte de las articulaciones hace más fácil el uso de prótesis, ha explicado Vallejo.

Con ayuda psicológica, padres e hija han asimilado las secuelas, a las que Sarah suma sesiones de diálisis porque sus riñones no funcionan bien y más de seis intervenciones para implantarle injertos en las zonas amputadas.

Las redes sociales han sido la ventana por la que se ha dado a conocer el caso de Sarah, que aún no es capaz de hablar en público pero sí de escribir en Facebook, Twitter o Instagram a través de su madre. Como reconoce su tía, aún no es consciente aún del revuelo que se ha generado. Sí de que sus amigos, familiares y conocidos, están pendientes de ella.

Todavía queda un largo período hasta que Sarah pueda usar las prótesis pero sus padres han consultado y unas prótesis biónicas adecuadas para una chica joven "rondan cada una los 50.000 euros, así que hablamos de unos 200.000 euros para empezar, ya que dicha cuantía no incluye los gastos de mantenimiento.

La asociación, dirigida por dos economistas y una abogada, ha creado una web, aún en fase de construcción, www.somostuola.es, en la que se pueden conseguir los datos para contribuir con las iniciativas puestas en marcha, como la venta de pulseras a un precio de 2,5 euros.

Este colectivo tiene vocación de continuidad para ayudar a personas que pasen por situaciones similares y "reivindicar un cambio en el calendario vacunal", ya que en España no se vacuna a los bebés del meningococo Y, al contrario que en el norte de Europa.

Otras entidades como clubes deportivos y el propio Ayuntamiento de Marbella, promueven eventos con los que ayudar en la causa.

El apoyo es brutal y muy positivo, nos estamos encontrando mensajes y acciones de apoyo de lugares distintos del mundo, desde Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda, y también desde puntos de España, ha resaltado Vallejo, quien ha asegurado que el deseo de todos es volver a ver a Sarah sobre su tabla, navegando las olas del Mediterráneo.

Lo más