COPE

¿Qué precio se paga por el agua en el mundo?

En este Día Mundial Del Agua conocemos las costumbres de consumo de distintos paíes 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 11:31

“No dejar a nadie atrás”, este es el lema de las Naciones Unidas para este #DíaMundialdelAgua. Con este slogan recuerdan que el agua es un elemento necesario para todo el mundo.

Muchos países tienen la suerte de contar con un gran abastecimiento, mientras que en otros es tan escasa que provoca la muerte de millones de personas. Como refleja el último informe, 'Agua bajo el fuego’, de UNICEF.

Con los corresponsales de COPE recorremos distintos países para conocer sus costumbres a la hora de consumir agua, si la beben del grifo o prefieren el agua embotellada. Teniendo en cuenta también, los riesgos que supone en algún país consumir agua corriente.

Sorprenden los datos que nos ofrecen sobre el precio, tanto en botellas como el del agua corriente. Sin olvidarnos de algunas curiosidades que nos cuentan.

Así podremos comparar y conocer las costumbres de Bélgica, Alemania, Italia, Portugal, Reino Unido, China, EE.UU, México, Argentina y África.

También conocemos, en el caso de los países europeos, cómo han sentado las nuevas medidas que pide la Comisión Europea para fomentar al agua corriente, como el de ‘obligar’ a los restaurantes a servir agua de grifo y gratis a los clientes

Seis euros por un litro de agua en Bélgica

Agua embotellada

Agua embotellada

En primer lugar hay que dejar claro que el agua corriente en Bélgica es potable. Tiene más cal de lo habitual pero se puede beber sin problemas. El verdadero drama viene cuando se pide agua mineral en los bares y restaurantes del país. Jamás te servirán agua del grifo y lo peor de todo, el precio de un litro de agua no baja de los seis euros. Una barbaridad a la que nadie se acaba de acostumbrar, de hecho, es habitual que visto estos precios, los clientes cenen con vino o cerveza, en la práctica más barato que pedir un litro de agua embotellada, nos cuenta José Luis Concejero, corresponsal de COPE en Bruselas. 

El precio del agua en los supermercados baja considerablemente pero aun así sigue siendo elevada. El litro de agua mineral roza el euro algo que demuestra que el agua en Bélgica es un bien muy preciado y eso que no es un país seco, todo lo contrario.

Los bares y restaurantes no quieren ni escuchar las nuevas medidas que pide la Comisión Europea para fomentar al agua corriente, el agua embotellada es negocio muy preciado que no quieren perder.  

Alemania, uno de los países más caros del mundo para consumir agua

Agua del grifo

Agua del grifo

Alemania es uno de los países más caros del mundo para el consumidor de agua. La que sale del grifo es potable en todo el territorio y su calidad perfectamente comparable a la embotellada, además de más barata. Según datos estatales, el precio medio es de 70 céntimos de euro el litro si procede de la estantería del supermercado, frente a los 0,5 céntimos si se sirve directamente del grifoEl usuario que emplee agua de corriente para su negocio paga 1,91 euros por metro cúbico de media. Pero a pesar de todo esto,  el consumo de agua embotellada está muy enraizado y a menudo esa agua es agua con gas.

En cualquier cafetería o restaurante, apunta Rosalía Sánchez (corresponsal de COPE en Alemania),  una consumición de 0,2 litros de agua cuesta fácilmente 2,5 euros, aunque dependiendo del establecimiento puede tratarse de precios muy superiores de hasta 5 y 6 euros. No hay gran diferencia entre lo que se paga por una botella de agua, casi siempre de cristal, que por cualquier refresco. Hoy por hoy, sería difícilmente pensable obligar a los empresarios a servir gratis el agua, a menos que se tratase de un servicio añadido a cualquier otra consumición.

En los colegios y entidades públicas, dependiendo de los estados federados, sí es muy frecuente la presencia de expendedores gratuitos de agua potable.

En Italia se consume mucha más agua embotellada

Italia

Italia

En Italia no se han tomado medidas legislativas “drásticas” respecto a la obligatoriedad de servir agua del grifo a petición del cliente. En principio cualquier persona tiene el derecho de solicitar agua del grifo para acompañar su consumición, pero si el restaurador se niega, lo más que se puede hacer es exponer una queja, pero no se trata de un hecho denunciable.

Eso sí, no es muy frecuente que en los restaurantes se solicite beber agua del grifo. Más bien resulta extraño y suele ser habitual que los propietarios no conciban ofrecer a los clientes agua que no sea embotellada. Normalmente no se oponen, pero la petición les sorprende. En algunos establecimientos ofrecen agua que ha sido tratada previamente, aunque no proceda de una botella, nos dice Eva Fernández, corresponsal de COPE en el Vaticano e Italia. 

Y aunque el agua de Italia tiene muy buena calidad y el país está plagado de fuentes potables, el Ministerio de Sanidad realiza constantes y estrictos análisis y controles sanitarios. Son los propios italianos quienes, a pesar de disponer de agua potable de muy buena calidad, prefieren comprar agua embotellada.

Según los últimos datos, cada italiano consume la cifra récord de 208 litros de agua mineral al año, lo que les convierte en los mayores consumidores de Europa.

En estos momentos el precio medio de una botella de agua de litro y medio solicitada en restaurantes ronda los 3 euros. Las cifras hablan por sí solas: el agua mineral italiana es muy apreciada al extranjero. En los últimos 5 años la tendencia de crecimiento de las exportaciones ha ido aumentando considerablemente. Los principales mercados fuera del continente europeo son los Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón.

En Inglaterra prefieren el agua del grifo

Jarra de agua con limón, tradicional en Inglaterra

Jarra de agua con limón, tradicional en Inglaterra

Nos cuenta Iván Alonso, corresponsal de COPE en Inglaterra, que en Reino Unido los bares y restaurantes ofrecen agua del grifo sin coste alguno desde hace años. En muchos de ellos, dan la posibilidad de pedirlo o de auto-servirte tú mismo de una garrafa que está a la vista de todos donde puedes rellenar tu vaso y que, muchas veces, contiene un limón, ya que aquí es muy común.

El litro de agua en suelo británico está alrededor de los 30 peniques, unos 34 céntimos. También es muy consumida aquí el agua con gas (“sparkling wáter”) cuyo coste de esta cantidad ronda el precio del agua mineral.

En Londres y la mayoría de Inglaterra es muy consumida el agua de grifo pero en otras partes del país, debido a un peor sistema de abastecimiento, es más común consumir agua mineral embotellada o agua con gas.

Agua mineral con gas, uno de los productos más populares en Portugal

Lisboa, Portugal

 Lisboa, Portugal

En Portugal, una botella de agua mineral embotellada de un litro cuesta de media dos euros, en los bares y restaurantes de las principales ciudades lusas, y el precio puede llegar a subir hasta los tres o cuatro euros en las zonas más turísticas de Lisboa, Oporto y el Algarve. En el caso de las botellas de 200 ml, las más consumidas, el precio oscila entre un euro y un euro œ, y se dispara hasta los dos o tres euros en las terrazas de las zonas más visitadas en el país por los turistas, como la Baixa y la Plaza del Comercio de Lisboa o la Marina de Vilamoura, en el Algarve.

La nueva propuesta de la Unión Europea para que el agua del grifo se ofrezca gratis en los bares y restaurantes ha pasado totalmente desapercibida de norte a sur del país, ya que en la casi totalidad de los establecimientos de hostelería el agua del gripo es gratis y cuando cualquier persona pide a un camarero un vaso de agua no tiene que abonar ninguna cantidad por él.

Señala Begoña Íñiguez, corresponsal de COPE en Portugalque los portugueses presumen de tener una de las aguas minerales con gas embotelladas mejores de Europa, Agua das Pedras. Tienen por hábito consumirla entre las comidas, a mitad de la mañana, como aperitivo o a media tarde acompañando al típico café portugués. Es uno de los productos más populares y no hay portugués que no haya bebido alguna vez. Agua das Pedras.

La moda generalizada en muchas ciudades europeas de servir en los restaurantes el agua declorada a un precio más bajo que la mineral todavía no se ha instalado en Portugal.

Obligatorio y gratuita el agua en los restaurantes de EE.UU

ctv-tuk-agua-estados-unidos

En Estados Unidos es  obligatorio  que  los  restaurantes  ofrezcan  a sus clientes  agua filtrada y  fría sin  ningún  cargo  adicional.  Algunos  restaurantes –principalmente  aquellos  de  mayor  categoría-  ofrecen  a sus clientes  la  posibilidad  de  cambiar  esa  agua  por  agua  embotellada que  por supuesto  se  le  carga  en  su cuenta.

El   precio  de  una  botella  de  agua  mineral   en   un  supermercado  medio se  sitúa entre   el dólar  y  medio y  los dos  dólares  de  precio,  entre 1,33  y  1,77  euros.  Esa  misma  botella en un  restaurante  fácilmente supera  los  cinco  dólares (4,46 euros) en  la cuenta final, explica Juan Fierro, corresponsal de COPE en Estados Unidos. 

En China, agua embotellada o en dispensadores por la contaminación

China

China

Una de las cosas que más sorprende a los chinos que visitan España es que se pueda beber el agua del grifo. Eso sería impensable en China, a menos que uno quisiera suicidarse envenenado. Con unos altos índices de contaminación tanto en el aire como en el agua por su frenética industrialización, nadie se atreve a beber del grifo en este país. A tenor de datos oficiales, se calcula que el 70 por ciento de ríos y lagos están contaminados, así como el 90 por ciento de las aguas subterráneas, lo que significa que más de 300 millones de personas no tienen este suministro. A este grave problema se suma la sequía que sufre el norte del país, señala el corresponsal de COPE en ChinaPablo M. Díez. 

En su gran mayoría, los chinos compran agua embotellada, que oscila entre los 8 yuanes (1,05 euros) que cuesta una garrafa de la marca local Nongfu hasta los 19 yuanes (2,5 euros) que vale un litro y medio de la francesa Evian. Para ahorrar, lo más común es tener en casa un dispensador para garrafas de 19 litros de agua purificada, que cuestan 20 yuanes (2.6 euros). Además, dichos dispensadores permiten servir el agua tanto fría como caliente, lo que es muy útil para los chinos por su afición al té. O incluso a beber agua caliente en invierno, que es una de los cosas que más sorprenden a los extranjeros que visitan China.

En muchos restaurantes se suele servir agua gratis, ya sea caliente o fría, que viene de esos grandes dispensadores. Para cocinar o lavar la verdura y el pescado, la mayoría usa el agua del grifo, pero usando filtros para depurarla y volverla apta para el consumo humano. A pesar de todas estas precauciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el 75 por ciento de todas las enfermedades de China se debe a la contaminación del agua, que causa unas 100.000 muertes al año.

El derecho al agua en México está protegido por la Constitución

Yucatán (México)

 Yucatán (México)

México es uno de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde el agua es más barata: aproximadamente medio dólar el metro cúbico. Tanto, que la recaudación por el pago del agua apenas cubre el 30% de los costos de operación de toda la red hidráulica, según la propia OCDE.

Además, en México el derecho al agua está protegido por la Constitución, cuyo artículo 4 dice que “toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible”. Sin embargo, más del 70% de la población de las ciudades prefiere consumir agua embotellada, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), lo cual convierte a México en el país del mundo que más agua embotellada consume.

La principal razón que dan los encuestados, que por consumirla embotellada llegan a pagar hasta 40% más por el agua, es la poca confianza en la red pública de distribución. No en vano, la OCDE advierte de que más de 11 millones de mexicanos carecen de agua corriente y de que hay infraestructuras en malas condiciones, que generan pérdidas del 40% del suministro por fugas, nos explica Yaiza Santos, corresponsal en México de COPE. 

En Argentina la falta de agua está estrechamente ligada a la pobreza

Cataratas del Iguazú, Argentina

Cataratas del Iguazú, Argentina 

Un trabajo de la Universidad Católica Argentina (UCA) refiere que en la provincia de Santiago del Estero (al norte del país), por ejemplo, cuatro de cada diez hogares no tienen conexión con el agua corriente. Algo similar sucede, en provincias vecinas como Formosa y Chaco, y en diferentes zonas rurales del país donde los pobladores deben caminar entre 4 y 6 horas para obtener agua potable. Como contracara, en otras zonas, el agua se derrocha. Apenas un dato. Mientras el consumo promedio del país es de 180 litros de agua, en la ciudad de Buenos Aires se superan los 560 litros por habitante.

'Agua Libre'.-

Nos explica Ernesto Coco, corresponsal de COPE en Argentina, Desde hace ya un año en el Parlamento Argentino descansa el Proyecto de Ley “Agua Libre”. Allí se propone aplicar una legislación a nivel nacional que garantice el suministro ilimitado de agua potable gratis, apuntando directamente, al sector gastronómico y de entretenimientos.

El texto indica que en los bares y restaurantes se deberá colocar una jarra o envase similar con agua fresca. En locales bailables, recitales o fiestas electrónicas el abastecimiento libre del agua deberá ser durante la totalidad de la jornada mediante dispensadores o cualquier otro medio ubicado, siempre, en lugares visibles y accesibles, durante todo el tiempo en que se desarrolle el evento. Como de es de prever, la aceptación y el rechazo de esta medida son diametralmente opuestos entre consumidores/clientes y comerciantes/organizadores.

Con este Proyecto de Ley, que llegó a la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados en abril de 2018, se intenta respaldar y acompañar el proceso que se está llevando a cabo en varias comunidades de interior del país.

En la Ciudad de Córdoba, por ejemplo, desde hace cuatro años rige una ordenanza que obliga a los bares y restaurantes a ofrecer a sus clientes una jarra de agua apta para el consumo. Sin embargo, de los más de 1500 establecimientos gastronómicos que hay en la ciudad, un 40% de ellos aún se resiste a incluir el agua de grifo en su menú de bebidas, con el riesgo de enfrentar multas previstas en torno a los 20 euros y hasta 90 días de clausura.

“Los establecimientos aceptan entregar un vaso de agua solo a pedido del cliente, pero estiran mucho el tiempo en llevar la bebida a la mesa”, dice Anibal Faccendini, Director de la Cátedra del Agua de la Universidad nacional de Rosario.

África y las cinco 'P' del agua

Niños bebiendo agua en un país africano

Niños bebiendo agua en un país africano 

«No dejar a nadie atrás» cuando se trata del acceso al agua. Bajo este eslogan, el corpus de Naciones Unidas espolea desde hace días al mundo para considerar el agua como un valor preferencial que necesitan las Personas y el Planeta afín de engendrar Prosperidad, Participación colectiva y Paz. Las cinco P vinculadas al agua como un instrumento vital que ha pasado de ser un derecho natural del individuo a una herramienta excluyente en muchas partes de África

El agua no llega a todos, su acceso divide las sociedades entre las élites y las parias, su difícil consumo podría ocupar las nuevas agendas de los conflictos y, por tanto, su progresiva escasez podría desencadenar en un horizonte no muy lejano catástrofes sociales y ambientales. Los expertos advierten de que a pesar de la estabilidad del volumen del agua en su globalidad, las cantidades de agua limpia están cayendo en picado por el mal uso que el ser humano le da y las implicaciones que tiene para el cambio climático. La realidad del calentamiento global y sus efectos en el ciclo de las lluvias empiezan a provocar una degradación de pueblos y aldeas. 

El agua es un recurso natural mal tratado y mal usado en países desarrollados en donde parece que se trata de una fuente inagotable. Sin embargo, mientras en Europa el agua se descuida por su supuesta abundancia, en países del África se mima como un paño que envuelve a un recién nacido porque infinitas poblaciones africanas difícilmente acceden a este recurso, en especial las zonas rurales. ¿Qué hacen, por tanto, las familias que no cuentan con agua de río, lago o embalse?, pues deben recurrir a la construcción artesanal de sus propios pozos para sobrevivir. 

Y eso lo hacen asumiendo el riesgo de la contaminación del agua que extraen directamente del suelo. Un pozo es motivo siempre de alegría para cuantas familias africanas con economías muy delgadas dependen del campo para subsistir. Según un estudio de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)la agricultura necesita alrededor de un 70% de la extracción de agua en todo el mundo y entre los países menos desarrollados puede superar el 90%

Sin agua no hay campo y sin agricultura se estarían vaciando miles de estómagos de niños y adultos que gritan a voces por una «alimentación segura» porque cualquier catástrofe natural termina impactando la base de la economía africana y esto trae como consecuencia desastre humano, a veces irreversible: más de 800.000 muertos anualmente por consumir agua no potable o con mala higiene y un 10% de las muertes de menores de cinco años se producen igualmente por las carencias del agua, según denunció Ayuda en Acción. Las previsiones de 2030 tampoco permiten ver luz al final de un desconocido túnel porque más de la mitad de la población mundial tendrá problemas para acceder al agua limpia.

Nos describe Beatriz Mesa, corresponsal de COPE en Marruecos, que todo hace pensar que las nuevas guerras del próximo siglo estallarán por el control del agua--sobrada experiencia se tienen con los hidrocarburos-- y todo hace presagiar que las nuevas clases sociales se distinguirán por el acceso al agua embotellada. En Marruecos, por ejemplo, ya se está viendo que el agua clorada, a través de las plantas potabilizadoras, aun consiguiendo calidad, termina contaminada en el vaso del consumidorSe debe a los sucios canales por los que transcurren el agua que será el verdadero oro del mundo cuando se democratice su acceso y  se alcance su sostenibilidad. De lo contrario, serios riesgos asumen las personas, el planeta, la prosperidad, la participación colectiva y la paz. 

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar