El presidente de ANPE, en COPE: "Los alumnos están muy sobreprotegidos, no resisten ni toleran la frustración"

Nicolás Fernández valora el ambiente complicado que se respira en las aulas españolas y que recoge el informe de El Defensor del Profesor 2019

Audio

 

Millán Cámara

Redactor de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22 nov 2019

La conflictividad cada vez resulta más preocupante en las aulas españolas. Así lo atestigua el informe de El Defensor del Profesor 2019, elaborado por el sindicato ANPE y presentado este miércoles. Su presidente, Nicolás Fernández, ha valorado en COPE ese dilema del acoso y la violencia creciente en los centros escolares.

“Los modelos de autoridad, tanto familiares como educativos, están en cuestión desde hace mucho tiempoHoy, cada día es más difícil educar, tanto en la familia como en el centro educativo, reconoce. Entre los numerosos datos recogidos por ANPE, destacan “un incremento notorio de la falta de respeto a los profesores, el ascenso de “las amenazas” y unos daños a la propiedad “significativos”.

El dato más preocupante es el que se refiere a los padres. Por ejemplo, el tema de las agresiones físicas, que han pasado de un 1 a un 3%. También han aumentado las denuncias de padres para intentar producir un cambio en las notas, y los casos de amenazas, que han pasado del 28 al 29%”, valora Fernández. Lo que más ha llamado la atención en ANPE es que “el acoso entre alumnos, entre menores, está aumentando considerablemente: agresiones y ciberacoso.

¿A qué puede deberse que los niños cada vez resulten más difíciles de manejar en los colegios? Fernández expone lo siguiente: “Existe mucha sobreprotección del alumnado. En casa, no se les ha educado en la autonomía, responsabilidad, respeto… Están muy sobreprotegidos: no resisten ni toleran la frustración. Ante cualquier contratiempo, suelen reaccionar de un modo brusco”.

El presidente de ANPE, en COPE: “Los alumnos están muy sobreprotegidos, no resisten ni toleran la frustración

Mariano Cieza Moreno / EFE

También ha habido una pérdida de autoridad del profesorado. “Hace 15-20-30 años, los modelos de autoridad no se cuestionaban políticamente ni socialmente, ni en la casa ni en la escuela. Hemos pasado de una situación de aceptarlo, sin cuestionárselo absolutamente, a cuestionarlo absolutamente todo”, se resigna Fernández.

Ante esta situación, los profesores son humanos. “Casi un 70% de los casos tuvieron situaciones de un alto estrés postraumático. Un 10% tuvimos de baja. Incluso hay un dato escalofriante: 16 profesores abandonaron totalmente la docencia”, cuenta el portavoz de ANPE. De ahí que haya que ir “un paso más allá en el respeto que la sociedad le debe a las personas a las que les encomienda la misión de educar y formar a los hijos”.

Y, a pesar de todo, “el aula ideal se puede conseguir”. “Nunca podemos resignarnos a conseguir erradicar cualquier tipo de violencia”, asevera Fernández, defensor de que “una buena educación tiene que ser el laboratorio que mejore la convivencia social en el futuro”.

Él también abandera el más importante de los mensajes en lo que al ambiente escolar se refiere: “Erradiquemos las conductas más graves. Lo que no tiene sentido, en ningún momento, es una agresión de un padre a un profesor, de un alumno a un profesor o de los alumnos entre ellos”.

Lo más