COPE

La presencia y el tamaño de la cicatriz miocárdica predicen el riesgo de muerte súbita cardiaca

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:12

La presencia y el tamaño de la cicatriz miocárdica ayudan a predecir el riesgo de muerte súbita cardiaca, según ha puesto de manifiesto un estudio liderado por el especialista en arritmias del Instituto del Corazón Quirónsalud Teknon, Antonio Berruezo, y que ha sido publicado en la revista 'Europace'.

"Estudios previos habían demostrado que la presencia, extensión y características de la cicatriz miocárdica eran útiles para predecir eventos arrítmicos graves tanto en la miocardiopatía isquémica como en la no isquémica. Esto podría utilizarse para seleccionar los pacientes con mayor riesgo de arritmia, que se beneficiarían más de un desfibrilador automático implantable frente a la terapia de resincronización cardiaca aislada con marcapasos pero sin función de desfibrilación, tanto en el momento de la implantación como en el del recambio del dispositivo", ha explicado.

Se trata, prosigue, de algo "particularmente importante" en pacientes con fracción de eyección del ventrículo izquierdo severamente reducida. "Estos pacientes son candidatos para terapia de resincronización cardiaca, ya que se espera que esta mejore su estado clínico. El problema está en que después de superar el umbral del 35 por ciento muchos de ellos pierden la indicación para un desfibrilador automático implantable, que serviría para la prevención primaria de la muerte súbita", ha añadido.

De esta forma, en el estudio se ha podido comprobar que la presencia y el tamaño de la cicatriz miocárdica detectada por resonancia magnética con realce tardío con gadolinio determinaba la probabilidad de eventos arrítmicos graves independientemente de la respuesta a la terapia de resincronización y de la cardiopatía subyacente.

"Además hemos podido ver que únicamente la combinación de ausencia de cicatriz y respuesta positiva a la terapia de resincronización se asociaba con una supervivencia favorable a largo plazo", ha enfatizado Berruezo, para informar de que los hallazgos de este estudio también apuntan a posibles cambios en la clasificación de las miocardiopatías.

Tradicionalmente estas se han clasificado en isquémicas frente a no isquémicas, y esto se emplea para determinar, entre otras cosas, el riesgo de muerte súbita cardiaca y mortalidad por todas las causas en candidatos a terapia de resincronización cardiaca.

"Este trabajo que ahora hemos publicado y otros anteriores sugieren la necesidad de una reevaluación y de empezar a utilizar el concepto de miocardiopatía asociada a cicatrices en contraposición a la no asociada a cicatrices para estimar mejor el riesgo de muerte súbita cardiaca en los pacientes candidatos a terapia de resincronización cardiaca", ha zanjado el doctor.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo