COPE

Las redes contagian odio y ahondan en la depresión pero, ¿pueden ser también una solución ante el suicidio?

El anonimato que ofrecen facilita la petición de ayuda o la voluntad de ser escuchados de usuarios con depresión o en soledad, la principal causa de suicidio

Audio

Javier HerreroMadrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:17

En 2020 en España 3.941 personas se quitaron la vida. 2.930 fueron hombres, 1.011 mujeres y del total, 14 fueron niños menores de 15 años. En Europa la cifra global de muertes anuales por suicidio aumentan a 60.000 y según apunta la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, la mitad de ellas tras un cuadro depresivo. Los expertos apuntan a la soledad como el principal factor de riesgo asociado al suicidio y señalan los 90% de las personas que cometen suicidio tienen un problema de salud mental, principalmente depresión”, apuntaba el catedrático en Medicina Preventiva de la Universidad Rey Juan Carlos, el doctor Ángel Gil, a la Agencia EFE.

Del desánimo se puede llegar a fatalidad y el camino previo a la depresión en muchos casos es la soledad. Así lo apunta un estudio llevado a cabo por el hospital Sant Joan de Deu de Barcelona que señala que las personas en soledad multiplican hasta por cinco el riesgo de sufrir depresión.

De este modo, si se lucha contra la soledad, se lucha en mayor o menor medida contra el suicidio. Es aquí donde pueden jugar un papel fundamental las redes sociales y más concretamente los servicios de mensajería instantánea. “De momento no existen grupos con interacción bidireccional. Solo ese tipo de grupos unidireccionales donde alguien publica contenido y los suscriptores lo consumen, pero estamos trabajando en ello”, lo dice el psicólogo Luis Fernando López, codirector del programa ISNIS de prevención del suicidio de la UNED. En España, solo la aplicación Whatsapp tiene más de 35 millones de usuarios. A eso hay que sumarles que existen otras que están cada vez más en auge como pueden ser Telegram o Signal.

Actualmente este tipo de aplicaciones ofrecen vías de escape o de acompañamiento a personas que puedan sentirse en soledad. Es tan fácil como teclear la palabra para encontrar grupos relacionados con el tema en Telegram. El más grande cuenta con más de cinco mil suscriptores que leen los contenidos que publica el creador del grupo. La descripción lee “Hola! Te doy la gracias por unirte. Éste es un canal dedicado a la depresión, habrá textos, imágenes, videos y cosas deprimentes como también ayudas, espero que os guste”. No engaña, lo que promete es lo que ofrece: imágenes oscuras, textos sobre la muerte y cómo seguir adelante.

Si uno va viendo los mensajes anteriores se encuentran textos de todo tipo que esconden en la mayoría de los casos, un mensaje de esperanza y las ganas de seguir viviendo de fondo. Así, deslizando para arriba con el dedo se llega a un documento compartido: 'Estás pensando en suicidarte_.Pdf', en él, consejos para evitar que acabes con tu vida.

Este grupo es solo un ejemplo de las vías que ofrecen las redes sociales. “Uno de los factores más importantes para la prevención del suicidio es el del apoyo social. En este aspecto las redes sociales juegan un papel crucial por la ventaja del anonimato: el saber que se puede expresar el sufrimiento sin ser juzgado o señalado”, apunta López.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar