UNIVERSIDAD PLAGIOS (Previsión)

Guías de buenas prácticas y "software" para evitar plagios en la Universidad

Pilar Rodríguez Veiga y Olivia Alonso

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:25

Pilar Rodríguez Veiga y Olivia Alonso

El "cortapega" y las web como "el rincón del vago" se acaban para un alumno nada mas entrar en la Universidad, muy especialmente al hacer un trabajo de fin de máster o una tesis, pues los centros disponen ya de modernos sistemas informáticos y guías de buenas prácticas para combatir con firmeza el plagio.

Lo han destacado diversos expertos consultados por Efe después de que varios medios acusaran esta semana de plagio a la ya exministra de Sanidad, Carmen Montón, o al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Según la Real Academia Española (RAE), plagiar es "copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias".

Pero el significado práctico del término "en lo sustancial" puede variar, según el sistema informático antiplagio o el baremo que aplique cada universidad.

En el caso de la tesis de Sánchez, realizada en la Universidad Camilo José Cela de Madrid (privada), los "software" Turnitin, que se emplea en la Universidad de Oxford, y PlagScan, referencia en Europa, detectan un 13 % y un 0,96 % de coincidencias, respectivamente .

Y la propia ministra de Educación, Isabel Celaá, ha recordado hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que, por ejemplo, Turnitin solo considera plagio a partir del 25 % de coincidencias.

Fuentes del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades han señalado a Efe que "no hay requisito ni normativa estatal" sobre porcentajes que determinan los posibles plagios.

Han añadido que cada centro universitario puede establecer su criterio al respecto.

Para el presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Roberto Fernández, el actual sistema de lectura y defensa de tesis, "que está muy regulado y es bastante riguroso, es suficiente para garantizar la bondad de las tesis doctorales en España".

El término plagio "es muy delicado" e "incluso jurídicamente tiene muchas dificultades para ser demostrado", ha recalcado Fernández, quien ha subrayado: "no hay peor delito de 'lesa universidad' que el que haya plagio en el conocimiento científico" pues "en ello va el honor de muchas personas".

Por su parte, el director ejecutivo de la Escuela de Doctorado y subdirector de Calidad e Innovación de la Universidad de Navarra, Unai Zalba, ha explicado a Efe que además de las herramientas informáticas a disposición de los profesores de máster y tesis, existen en las facultades las Guías de Buenas Prácticas.

Estas guías, públicas, deben existir incluso para cada asignatura, afirma Zalba, ya que en ellas "se detalla de manera concreta los contenidos, el calendario, qué actividades formativas tiene que hacer el alumno presencialmente y cuáles no".

"Ellas dan garantías a los alumnos y los profesores deben cumplirlas a rajatabla, son las reglas del juego", ha enfatizado.

En las páginas webs de las propias universidades se puede encontrar estas Guías.

Por ejemplo, en la Universidad Camilo José Cela existe la Guía de buenas prácticas de estudios de doctorado de 2013 que afirma que en el caso de que se demostrara plagio en una tesis doctoral o en las publicaciones de ella derivadas "se procedería a establecer las sanciones correspondientes, pudiendo llegar éstas a anular el título de Doctor e inhabilitar al director para la dirección de tesis doctorales".

En la Universidad de Castilla-La Mancha, la Facultad de Periodismo dispuso en 2016 una Normativa antiplagio académico que especifica que el plagio consiste en "incluir texto ajeno en el nuestro pero no mencionar ni diferenciar la inclusión respecto a nuestro propio texto con intención de confundir sobre su autoría".

Esta universidad con sede en Cuenca usa el "software" denominado Compilatio que permite "medir el grado de similitudes con lo que es posible adquirir un criterio cuantitativo para la escala de sanciones".

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Aunque ese sistema propone una escala de sanciones de acuerdo con el nivel de plagio, la penalización corre a cargo del profesor, quien debe ponderar la gravedad de los casos.

Lo que está claro es que es la tecnología es la principal solución contra el plagio en el siglo XXI.

Precisamente, en el acto de apertura del curso académico de la a Universidad de Alicante (UA), su rector, Manuel Palomar, ha dicho que su centro dispone desde hace varios años de herramientas ya que para este asunto "la solución tiene que ser la tecnología".

Lo más