COPE

CORONAVIRUS PANDEMIA

Un estudio médico recomienda facilitar las visitas a enfermos de covid

El Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de Valencia, ha coordinado un estudio internacional que propone dejar de utilizar las benzodiacepinas en pacientes con covid e insiste en la importancia de favorecer un contacto más humano entre los familiares y los pacientes ingresados.,Este estudio, según ha informado la Generalitat, ha sido liderado por el jefe de Sección de Anestesia del Hospital Clínico de Valencia y profesor de la Universitat de V

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:39

El Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico de Valencia, ha coordinado un estudio internacional que propone dejar de utilizar las benzodiacepinas en pacientes con covid e insiste en la importancia de favorecer un contacto más humano entre los familiares y los pacientes ingresados.

Este estudio, según ha informado la Generalitat, ha sido liderado por el jefe de Sección de Anestesia del Hospital Clínico de Valencia y profesor de la Universitat de Valencia, Rafael Badenes, y se ha centrado en la prevalencia del coma y el delirium en pacientes con COVID-19 ingresados en Unidades de Cuidados Críticos (UCI).

En la investigación, cuyos resultados se reflejan en el artículo que acaba de publicarse en la revista Lancet Respiratory Medicine, han participado el Valderbilt University Medical Center bajo la coordinación de E. Wesley Ely, Pratik P. Pandharipande y Brenda T.Pun- y el proyecto HUCI, para la humanización de las Unidades de Cuidados Intensivos, impulsado y dirigido por el doctor Gabriel Heras.

Hasta la fecha, alrededor de 750.000 pacientes en el mundo con COVID-19 han requerido de ventilación mecánica, lo que supone un elevado riesgo de disfunción cerebral aguda (coma y delirium).

La investigación a la que se hace referencia en el artículo ha tenido como objetivos principales describir la prevalencia de este tipo de disfunción cerebral en los pacientes ingresados en una unidad de cuidados intensivos con COVID-19 y analizar, además, los factores de riesgo asociados al delirium, con el fin de desarrollar estrategias que mitiguen las secuelas asociadas.

Badenes detectó que pacientes ingresados en UCI por COVID-19, por diferentes motivos, permanecían más tiempo sedados que otro tipo de pacientes y que, en ellos, la prevalencia de delirium estaba siendo muy elevada.

Esta constatación le llevó a ponerse en contacto con el Valderbilt University Medical Center líder en el estudio del delirium- e impulsar una investigación sobre este aspecto contando, además, con la colaboración del proyecto HUCI.

Se realizó un estudio de cohortes retrospectivo, teniendo en cuenta los datos de 2.088 pacientes ingresados en 69 UCI el 50 % de ellos en centros españoles- de 14 países de todo el mundo, entre el 20 de enero y el 28 de abril de 2020, fecha que se marcó como de finalización ya que el 26 de mayo era la fecha tope para enviar los datos, que previamente se debían analizar.

La metodología de investigación partió de un protocolo de estudio, diseñado por Badenes, que fue enviado y trabajado conjuntamente con los investigadores e investigadoras de la Vanderbilt University Medical Center y del proyecto HUCI.

Entre los centros hospitalarios españoles, además del Hospital Clínico de València, han colaborado otros de los que más pacientes han atendido con COVID-19 durante el periodo de estudio, como el Hospital General, el Dr. Peset y el Hospital La Fe, de València; y Ramón y Cajal, 12 de octubre, Gregorio Marañón y La Paz, de Madrid.

El doctor Badenes, tras el estudio realizado, sugiere la posibilidad de intervención ante dos factores de riesgo de desarrollo de delirium que son modificables: el sobreuso de benzodiacepinas como sedantes, que propone retirar, y la ausencia de visitas de familiares y amigos, tanto en persona como virtuales, porque está asociada con mucho más delirium, y estas estrategias podrían mitigar el delirium y sus secuelas asociadas.

En este sentido, el especialista propone dejar de utilizar este tipo de sedantes, que se han administrado al 70 % de pacientes con COVID-19, e insiste en la importancia de favorecer un contacto más humano entre los familiares y sus amigos y los pacientes ingresados, si puede ser de un modo personal con todas las medidas de seguridad y, si no, de modo virtual.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo