COPE

Se disparan las fianzas y los avales para alquilar una vivienda

La dificultad para recuperar la vivienda con un inquilino moroso, y la inseguridad económica ha hecho que aumenten las exigencias de garantías por parte de los propietarios

Se disparan las fianzas y los avales para alquilar una vivienda

EFE/Zipi

@susmoneo

Redactora Economía Informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:23

En momentos de crisis es cuando mas se saltan las normas tanto inquilinos como propietarios. Los primeros ante las dificultades económicas por las que pasan y los segundos para evitar impagos o destrozos de su vivienda. A esto se ha añadido la imposibilidad de realizar desahucios, norma dictada por el Gobierno para personas vulnerables con dificultades económicas y sociales derivadas del Covid, el llamado escudo social, que estará vigente hasta el 21 de octubre tras sucesivas prórrogas.

Así, se han disparado los impagos, es el principal problema en las relaciones arrendador arrendatario, ha morosos profesionales que quieren eludir los pagos y morosos forzosos con voluntad de pagar pero no pueden hacerle frente. El segundo problema detectado son los daños en la vivienda ocasionados por los inquilinos.

Varios meses sin pagar y con la casa “hecha un asco”

Elvira tiene 84 años, vive con su hija y alquiló su piso “de toda la vida”. No ha tenido problemas con la primera familia pero los nuevos inquilinos “dejaron de pagar muchos meses y un día desaparecieron y me dejaron la casa hecha un asco, no sé cómo la gente puede vivir con tanta suciedad”.

Cuenta a COPE que sus hijos han recurrido a un abogado para intentar recuperar los siete meses de alquiler no abonados y una indemnización por los daños a la vivienda. Cuando “desaparecieron” habían iniciado los trámites de desahucio pero éstos, cómo poco, se dilatan seis meses en condiciones normales. Durante la pandemia todo ha sido mucho más complicado. Si el inquilino tiene el aval de vulnerabilidad de los Servicios Sociales, se paraliza el proceso.

El buen inquilino

Con este panorama “no podíamos hacer nada -dice Elvira- porque no se querían ir”, los arrendadores piden muchas más garantías, quieren un buen inquilino, que es el estable, que paga y cuida la casa. Se están reclamando hasta 5 meses de fianza, es decir el dinero que se deposita para cubrir posibles desperfectos de la vivienda, cuando la Ley establece un mes, más los dos reconocidos en la norma como garantía adicional, y un aval. Son condiciones muy difíciles de cumplir para muchos ciudadanos.

¿Quién tiene ese dinero para adelantar? Se preguntan muchos, sobre todo los jóvenes, son quienes más alquilan ante la imposibilidad de comprar en un país como en el nuestro en el que se sigue prefiriendo la vivienda en propiedad.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar