COPE

Científicos crean unos robots con forma de pez para eliminar los microplásticos del mar

Se estima que cada año acaban en el mar entre 9 y 14 millones de toneladas de plásticos. Para tratar de solucionar este problema, unos científicos han creado diminutos robots

Beautiful,Coral,Reef,With,Sea,Anemones,And,Clownfish,Polluted,With

Inés Escudero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:31

Se nos está constantemente diciendo y advirtiendo de que los microplásticos son un problema muy grave que está afectando al medioambiente. Se tratan de partículas procedentes de polímeros sintéticos que surgen con la degradación del plástico. Muchos terminan en el mar. El problema de los microplásticos es lo complicado que son de coger y es que su tamaño es diminuto. Sin embargo, la cantidad que hay actualmente en el planeta es enorme, ya que, según algunos estudios se calcula que se vierten entre 9 y 14 millones de toneladas cada año al mar.

El problema medioambiental surge porque se mezclan con la fauna y la flora marina. Los animales del mar acaban comiéndoselos y se crea una cadena que llega hasta nosotros. Por lo tanto, podemos decir que todos nos hemos comido alguna vez un microplástico. Es decir, que estos pequeños polímeros causan efectos negativos en la salud de los organismos. Es por este motivo por el que los expertos piden que se deben buscar alternativas para eliminarlos del medioambiente.

Pequeños robots

Ahora, un equipo de científicos pertenecientes a la Universidad de Sichuan, ha ideado la creación de pequeños robots con forma de pez para retirar los microplásticos del mar. En su proceso de creación, los expertos tomaron como referencia el nácar, un material precioso que puede hallarse en el interior de las conchas de algunos moluscos y que forman las perlas. El nácar está formado por un tipo de carbonato cálcico denominado aragonita. Esta se encuentra dividida en capas separadas por biopolímeros elásticos.

Los investigadores emplearon un compuesto conocido como β-ciclodextrina, junto con grafeno sulfonado. Después, expusieron la mezcla a diversas concentraciones de látex de poliuretano. Al montar la pieza de 1,5 centímetros de longitud, los científicos le otorgaron una forma de pez. El objetivo es que pueda internarse entre pequeños huecos y estrechas grietas. El movimiento del robot se controla con un láser de luz infrarroja, que calienta la cola y hace que esta se mueva e impulse al falso pez.

No obstante, esta no es la solución definitiva, ya que los robots no pueden almacenar grandes cantidades de microplásticos, debido a su pequeño tamaño. Por ello, los científicos han planeado que se utilice como un sensor para detectar la presencia de microplásticos en lugares de difícil acceso. Lo principal que debemos hacer a nivel individual es evitar que los plásticos lleguen al mar.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo TRECE al día

TRECE al día

Con José Luis Pérez e Inma Mansilla

Ver TRECE