COPE

Aprende a hacer el capuchino perfecto en casa: rápido y fácil

No necesitas ninguna máquina. Tan solo con leche y café podrás preparar el capuchino que más te gusta como si fueses un profesional

ctv-sug-coffee-2319107 1920

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:54

El nombre de capuccino o “capuccio” tiene relación con los monjes capuchinos, cuyo hábito tiene un color similar al que se obtiene cuando el café expreso se mezcla con la espuma de la leche. Estos monjes, estrechamente relacionados con los frailes franciscanos, no solían llevar la capucha de sus hábitos, motivo por el que los italianos los llamaban, scappuccini o, lo que es lo mismo, “desencapuchados”. La palabra ha ido evolucionando con el tiempo y, en la actualidad, cuando escuchamos esta palabra, nos viene a la mente un exquisito aroma a ese café que pedimos a menudo y que nos “despierta” en nuestro día a día.

El nombre tiene su origen en Italia; sin embargo, los primeros cafés capuchinos se hicieron fuera de las fronteras italianas, en concreto, es en la ciudad de Viena donde se puede localizar la creación del primer café “capuchino”.

La leyenda más extendida señala a que, el primer capuchino que se sirvió fue en un local vienés de 1683. Fue en ese año cuando tuvo lugar la Batalla de Viena, que ponía fin a la ocupación otomana en la ciudad, tras la marcha de los turcos, los vieneses encontraron varios sacos de café que los turcos habían dejado olvidados. Al prepararlos, el sabor de la bebida les resultó muy fuerte y amargo, así que, para suavizarlo, lo mezclaron con crema de leche y miel. Nació, de esa manera un café, al que denominaron “capuchino” por el color que adquirió la mezcla, ya que recordaba a los hábitos de los frailes capuchinos.

ctv-mxc-coffee-6154681 1920


El capuchino de hoy en día

Café, crema de leche y miel fueron los ingredientes del primer capuchino; sin embargo la receta actual es bastante diferente. Para realizar un buen capuchino solo se necesita el mejor café y espuma de leche a la temperatura adecuada (hecho por un buen barista). El secreto del éxito de los cafés capuchinos modernos es elaborar un buen expreso y añadir la espuma de la leche.

A continuación vas a ver cómo realizar ese capuchino que tanto te gusta y que tomas cada día, en casa, sin necesidad de comprar una cafetera y gastarte el dinero. Atento porque a partir de ahora, hacer el café será uno de los mejores momentos para disfrutar.

Cómo hacer el capuchino perfecto sin máquina

Si no tienes cremador de leche o una batidora para montar la leche, se puede hacer de manera manual. Y sí, sale bien, no como un profesional, está claro, pero muy aceptable. Para ello, echamos la leche fría de la nevera en un bote o frasco de cristal. Cerramos y lo agitamos con fuerza, aproximadamente medio minuto. Abrimos el frasco y lo metemos en el microondas sin tapa unos 20 segundos a máxima potencia, y así conseguirás que la espuma se quede arriba y la leche en el fondo, como un capuchino perfecto.

Cuando se está elaborando la leche, prepara un café expreso. Y cuando lo tengamos, echamos la leche por encima.

Por último, puedes espolvorearlo con cacao en polvo o canela molida, además de endulzarlo al gusto con azúcar, edulcorante o stevia.

Listo sencillo y exquisito, ya tendrás hecho el capuchino que siempre pides en tu cafetería favorita en nada y menos.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar