De Pujol a Torra. Así han sido las visitas de los presidentes de la Generalitat a Moncloa

Quim Torra

 

  • item no encontrado

Redactora 'Mediodía COPE'

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 03:00

27 de junio de 1977. Esa es la fecha en la que un presidente de la Generalitat visita a un presidente del Gobierno por primera vez en la Moncloa. Adolfo Suárez recibe a un Josep Tarradellas al que los medios llaman ‘presidente en el exilio’. El encuentro dura dos horas y está marcado por las exigencias de Tarradellas para que Suárez restablezca la Generalitat y el Parlament. La reunión es tensa y complicada aunque las dos partes lo niegan y a su salida, el propio Tarradellas asegura que el encuentro ha sido “cordial”.

Añade una frase que marca precedente: “No volveré a Cataluña hasta que lo haga como presidente efectivo de la Generalitat”. Es la primera exigencia de un presidente catalán tras visitar Moncloa.

Jordi Pujol y la época dorada de CiU: Pactos con González y Aznar

Jordi Pujol es el presidente que más ha pisado Moncloa ya que está 23 años al frente del gobierno autonómico. Una etapa en la que los votos del CiU son fundamentales para la gobernabilidad de España. Con Felipe González visita Moncloa unas 17 veces. La comunicación es directa y permanente, aunque su relación va de menos a más. Todo lo contrario que con el siguiente inquilino de Moncloa.

De hecho, José María Aznar llega a la presidencia del Gobierno gracias al Pacto del Majestic que el PP firma con los nacionalistas catalanes y que pone fin a 13 años de gobiernos socialistas a los que CiU también había dado apoyo. Un pacto que acaba con un apretón de manos entre Aznar y Pujol y con foto incluida. Una imagen que los independentistas todavía reprochan a lo que queda de la extinta Convergencia.

Apretón de manos entre Pujol y Aznar

Apretón de manos entre Pujol y Aznar

En cualquier caso, los nacionalistas catalanes empiezan a ser imprescindibles y lo saben. Pujol se reúne varias veces con Aznar e incluso en una de esas reuniones baten el récord de duración: El 14 de enero de 1998 se ven durante seis horas. La buena relación salta por los aires cuando Aznar consigue la mayoría absoluta y los nacionalistas catalanes dejan de ser imprescindibles para la gobernabilidad del país.

PSOE en la Moncloa, el PSC en la Generalitat

Las elecciones de 2003 en Cataluña traen aires nuevos al Palau: CiU vuelve a ganar las elecciones pero el PSC forma gobierno gracias a una unión de fuerzas de izquierda. Un poco antes, en el acto central de la campaña electoral que hará president a Pasqual Maragall, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, había lanzado una frase histórica: 'Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlamento catalán'. Meses después, quien llega a Moncloa es Rodríguez Zapatero. Las buenas palabras y el hecho de que dos socialistas ocupen ambos despachos hacen pensar que las relaciones entre el gobierno central y el autonómico serán las mejores. Y así fue, hasta que se coló en el panorama político esa reforma del Estatut que centró la mayoría de encuentros que mantuvieron. Maragall defiende una relación especial de Cataluña con el resto de España, algo que también marcará el mandato de José Montilla.

De hecho, las reuniones entre Montilla y Zapatero también están centradas en la financiación, el traspaso de competencias y de nuevo, una reforma del Estatut tras la sentencia que tumba parte del texto y que desata las primeras manifestaciones convocadas por Òmnium Cultural. Bajo el lema 'Nosotros decidimos, somos una nación' la marcha llena las calles de Barcelona. Asisten tanto Pasqual Maragall como José Montilla.

Rajoy-Mas: PP y CiU repiten historia

Cuando Mariano Rajoy llega a Moncloa, Artur Mas lleva ya unos meses en el Palau de la Generalitat y ya ha confirmado su total desengaño con Rodríguez Zapatero. CiU no perdona la campaña del PP contra el Estatut, pero Mas está convencido de que las relaciones serán mejor con un presidente popular, especialmente, porque es el PP catalán quien sustenta al gobierno de la Generalitat. 

Como pasó en época de Aznar y Pujol, la relación fue de más a menos. En este caso, a la nada. La primera de las tres reuniones públicas que celebran Rajoy y Mas –mantuvieron al menos otro dos encuentros secretos- fue cordial y relajada. Mas incluso compareció en Moncloa –por primera y única vez- tras la reunión.

Artur Mas y Rajoy en La Moncloa

 

Es la época más dura de la crisis y también de los recortes que los dos presidentes aplican con contundencia. Pero la crisis del Estatut se cerró en falso y la situación económica vuelve a alimentar el discurso del “España nos roba”. En septiembre de 2012, Artur Mas va a Moncloa a pedir un pacto fiscal que Rajoy califica de inviable. A partir de ahí, las relaciones entre Moncloa y Generalitat se tensan y tras la consulta del 9 de noviembre de 2014, se rompen. Artur Mas y Convergencia avanzan hacia el independentismo y empiezan sus acercamientos a ERC y la CUP.

Rajoy y Puigdemont, de la DUI al 155

Carles Puigdemont es el primer presidente de la Generalitat que se declara independentista desde siempre y que llega además al Palau por imposición de la CUP. La primera reunión en Moncloa entre Puigdemont y Rajoy ya evidencia lo inevitable: "Le he traído el compromiso de convertir a Cataluña en un país independiente y Rajoy ha asegurado que no hay ningún margen de acuerdo". Son las palabras de Puigdemont tras ese primer encuentro que dará paso a pocos más, alguno de ellos secretos.

El final, lo conocemos. Puigdemont está huido en Alemania y Rajoy es ya expresidente del Gobierno. Ahora, es el turno de Pedro Sánchez y Quim Torra.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Lo más